Genial
Genial

10 Escenas que no fueron planificadas pero que quedaron igual en la película

El proceso de grabar una escena para una peli puede ser laborioso. Encontrar la toma perfecta puede llevar a que se realicen varios intentos hasta llegar al resultado que el director desea. Sin embargo, hubo momentos en los que los actores tuvieron reacciones tan naturales y coherentes con el personaje que, pese a no estar en la planificación, terminan siendo parte de la película.

En Genial.guru te enseñamos algunas recordadas escenas de grandes películas que surgieron de la espontaneidad del rodaje.

1. Hechizo en el tiempo

En Hechizo del tiempo, Bill Murray se veía forzado a vivir el mismo día una y otra vez, y así aguantar al irritante Ned Ryerson interpretado por Stephen Tobolowsky. En un momento de la película, habiendo pasado por varias cosas, el protagonista se reencuentra en la misma circunstancia que vivió una y otra vez con Ned, solo que esta vez decidió darle un abrazo. Las líneas que Murray dice después del acto de abrazarlo, fueron total improvisación por parte del actor.

2. El diablo viste a la moda

El diablo viste a la moda es una película que gozó de la gran impronta que Meryl Streep supo darle a la villana, Miranda Priestly. En la escena final de la película, se da una conversación muy interesante entre ella y la protagonista, interpretada por Anne Hathaway, en la que la antagonista afirma que “todos quieren ser como nosotras”.

El guion original decía “todos quieren ser como yo”, pero Streep terminó cambiando la línea y su significado, durante una lectura de guion.

3. Ni idea

Ni idea es una película inolvidable de mediados de los años 90′, que significó un gran momento para Alicia Silverstone. En la memorable escena en la que la protagonista brinda un discurso sobre la vida en América, menciona a los haitianos, pronunciando mal (en inglés) la palabra “Haitianos”.

Esta mala pronunciación no estaba prevista en el guion, pero aunque el resto del equipo intentó corregirla, la directora Amy Heckerling permitió que continuara con el discurso por la confianza con la que lo decía.

4. El fugitivo

El fugitivo es una película de culto para muchos, quienes recuerdan especialmente la gran persecución que Tommy Lee Jones le presentaba al inocente Harrison Ford. Para reforzar el desconcierto del protagonista, se le indicó a Ford que rodara la escena del interrogatorio sin guion, por lo que su reacción de frustración y desesperación al no saber qué sucede, es totalmente genuina.

5. Harry Potter y la cámara secreta

Uno de los roles más interesantes de la saga de Harry Potter, es sin dudas el de Tom Felton como el odioso Draco Malfoy. Curiosamente, una de sus mejores líneas, formó parte de una improvisación del actor. En la escena en la que se encuentra con su amigo Goyle utilizando lentes (siendo en realidad, Harry transformado) le pregunta por qué usaba lentes, a lo que cuando Goyle le responde que eran para leer, él se sorprende, diciéndole que no sabía que pudiera leer.

Aunque tan ingeniosa respuesta pegue perfecto con el personaje de Malfoy, la misma se dio porque Tom se olvidó de su diálogo original, dando pie a ese tan logrado momento.

6. Django sin cadenas

Es conocido el gran compromiso que Leonardo DiCaprio pone para cada papel, pero en Django sin cadenas sin dudas llevó la compenetración con su personaje hacia otro nivel. En la escena en la que su villano da un monólogo despiadado frente a sus protagonistas, en un momento golpea la mesa con su mano, que empieza a sangrar.

La sangre que salía de la mano del actor, lejos de ser de utilería, era real; pero sin embargo continuó con la escena hasta el final, más allá del dolor.

7. Buenos muchachos

Buenos muchachos es uno de los clásicos más grandes de la carrera de Martin Scorsese. En un recordado momento en el que el trío protagonista tiene una cena en la casa del personaje de Joe Pesci, quien interpreta a su madre es ni más ni menos que la mamá real del director. Y como si fuera poco, ella improvisó cada una de sus líneas, dándole a la escena una naturalidad increíble.

8. Batman: El caballero de la noche

El personaje del Joker, interpretado por Heath Ledger, fue uno de los aspectos más elogiados de Batman: El caballero de la noche. Uno de los momentos que refuerzan el gran trabajo que hizo el actor se da en la escena de la comisaría, cuando los policías empiezan a aplaudir al Comisionado Gordon.

La aterradora idea de que el villano también aplaudiera, fue parte de una improvisación del actor, que quedó tan bien que formó parte de la película.

9. Spider-Man: De regreso a casa

Spider-Man: De regreso a casa fue la primera entrega con Tom Holland protagonizando al papel del popular superhéroe. En el comienzo de dicha película, el personaje de Tony Stark se inclina sobre Peter Parker y él decide abrazarlo, a lo que Tony responde que solo le estaba abriendo la puerta para que saliera del auto.

Tanto el intento de abrazo por parte de Peter, como la rápida respuesta de Stark fueron improvisaciones de Tom Holland y Robert Downey Jr. respectivamente.

10. Titanic

Todos sabían que el agua sería fría a la hora de rodar las escenas del choque del iceberg en Titanic. Pero Kate Winslet no esperaba que estuviera tan helada, por lo que sus constantes temblores y labios azules durante la escena en la que Rose salva a Jack, son totalmente reales.

Si fueras director de cine, ¿qué truco se te ocurriría para que tus actores demuestren emociones genuinas?

Genial/Arte/10 Escenas que no fueron planificadas pero que quedaron igual en la película
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos