Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Personajes de libros famosos cuyos prototipos muchos desconocen

El arte no nace de la nada. Necesita de ideas e imágenes de la vida real o, por lo menos, de otro tipo de arte. Por eso los pintores dibujan peatones, los músicos escuchan los sonidos de las aves y los escritores dedican libros a sus seres queridos. Cualquier cosa puede convertirse en una fuente de inspiración, incluso historias bastante aterradoras, pero vale la pena conocerlas para que tu obra favorita se revele desde otra dirección. ¿Sabes por qué Dumas escribió La dama de las camelias y no usó otro tipo de flor?

Genial.guru decidió revelar las historias de 10 personajes detrás de los cuales se esconden hechos inusuales.

1. John Silver el Largo, La isla del tesoro

“...se me ocurrió algo divertido para John Silver, lo cual prometía darle unos minutos divertidos: elegir a un conocido mío a quien quisiera y respetara, despojarlo de sus virtudes y todas sus dignidades superiores, no dejarle nada, excepto su fuerza, valentía, sabiduría, sociabilidad, y tratar de encontrar su personificación en el nivel de un marinero grosero”.

En la infancia, William Ernest Henley se enfermó de tuberculosis debido a lo cual le amputaron la pierna izquierda hasta la rodilla. Hasta el final de sus días, se movió con muletas. Sus conocidos lo describen como un gran barbudo con una voz fuerte. Uno de esos conocidos fue Robert L. Stevenson.

Más tarde, el autor le escribió una carta a William: “Es hora de hacer una confesión. John Silver el Largo nació mientras contemplaba tu lisiada fuerza y autoridad... La idea de un lisiado que comanda e inspira miedo con un solo sonido de su voz nació exclusivamente gracias a ti”.

2. Margarita Gautier, La dama de las camelias

El personaje principal de La dama de las camelias está inspirado en Marie Duplessis, la amada de Alexandre Dumas, hijo. La tuberculosis la obligaba a rechazar las flores con un fuerte aroma, por ejemplo, las rosas. Por eso adoraba las camelias, las cuales casi no tienen olor.

3. Daisy Buchanan, El gran Gatsby

Ginevra King nació en la familia de un rico empresario de Chicago y era una soltera codiciada. A los 16 años, ella andaba en trineo con sus amigas cuando conoció a F. Scott Fitzgerald, quien tenía 18 años. Ellos inmediatamente gustaron el uno del otro, el romance se desarrolló rápidamente y duró dos años, pero después, Ginevra se casó con el hijo de uno de los socios de su padre. Ella le comunicó a Fitzgerald sobre el compromiso en una carta.

Los biógrafos consideran que Fitzgerald escuchó la frase “Los chicos no deben pensar en casarse con mujeres ricas” precisamente del padre de Ginevra.

4. Van Helsing, Drácula

El doctor austríaco de origen holandés Gerard van Swieten se encargaba de la salud de la emperatriz María Teresa I de Austria y no dudó en aprovechar su alto estatus en beneficio de la ciencia. Él inició una serie de reformas, creó en Viena un sistema de educación de médicos de vanguardia, gracias a él, se crearon un jardín botánico y un laboratorio químico.

Gerard también fue un apasionado enemigo de las supersticiones y, cuando una parte de los Balcanes se unieron a Austria, personalmente se dirigió a Moravia para investigar “los ataques de vampiros” de los cuales se quejaban los habitantes locales. Después de este viaje, Swieten publicó un informe en el cual explicó todos estos casos desde un punto de vista científico, demostrando que no había ningún tipo de vampiro. Los demás doctores lo apoyaron y la emperatriz oficialmente prohibió el asesinato de sospechosos de vampirismo clavándoles estacas o demás aparatos tradicionales.

Se considera que Bram Stoker se inspiró precisamente en él para la creación del doctor holandés que examinaba casos de vampirismo.

5. Bárbol, El señor de los anillos

C. S. Lewis fue un extraordinario orador con un buen tono de voz. Cuando Lewis daba conferencias, su voz se escuchaba incluso detrás de las puertas cerradas. Y J. R. R. Tolkien le obsequió esta buena voz a uno de los más viejos ents.

6. Santiago, El viejo y el mar

Gregorio Fuentes conoció a Ernest Hemingway en 1928, 24 años antes de la primera edición de El viejo y el mar. Durante este tiempo, Gregorio fue capitán del yate del escritor y cocinaba para él. En reiteradas ocasiones, incluso pescó con él (una vez juntos atraparon un marlín de 300 kilos) y rastrearon submarinos durante la Segunda Guerra Mundial. No es de sorprender que precisamente Gregorio fuera considerado para el prototipo del personaje cuya historia le trajo a Hemingway una gran cantidad de premios.

Por otra parte, Fuentes no quedó sin recibir algo a cambio: hasta el final de sus días (él murió a los 104 años), periodistas llegaban a entrevistarlo y todas las sesiones le eran pagadas.

7. Tintín, Las aventuras de Tintín

En honor al 100 aniversario de Julio Verne, el periódico danés Politiken proclamó un concurso entre los adolescentes en 1928. El ganador del concurso recibió la posibilidad de dar la vuelta al mundo a expensas de la editorial, pero para hacer esto, tenía solo un máximo de 46 días. Podía elegir cualquier medio de transporte excepto el aéreo. De cientos de participantes, fue elegido un joven de 15 años llamado Palle Huld. Él logró realizar su tarea en 44 días y 20 mil personas salieron a recibirlo de vuelta en Copenhague. Durante su viaje, Palle visitó Alemania, Gran Bretaña, Polonia, URSS, China, Corea, Japón y Canadá. Los cómics sobre Tintín comenzaron a salir en 1928, después del primer viaje de Huld.

Tintín, al igual que su prototipo, le dio la vuelta al mundo y se vio involucrado en todo tipo de aventuras. Visualmente, Palle y Tintín también son parecidos: ambos con rostros regordetes, con un mechón que sobresale, usan pantalones cortos y una gabardina.

8. Lisbeth Salander, La chica del dragón tatuado

Stieg Larsson no ocultó que se inspiró en su colega y compatriota Astrid Lindgren para los personajes de su libro. Frecuentemente, el periodista Mikael Blomkvist es llamado Bill Bergson en los libros, que es un niño detective del libro de Lindgren. La imagen de Lisbeth se basó en lo que podría haber sido una Pippi Långstrump en versión adulta. Eso incluso se refleja en la apariencia: Lisbeth es pelirroja por naturaleza.

9. Ichabod Crane, La leyenda de Sleepy Hollow

Durante la guerra anglo-estadounidense de 1812, Washington Irving trabajaba como ayudante de campo del general Thompkins. Entonces, acompañándolo en una de las inspecciones, conoció al capitán Ichabod Crane. Sin embargo, el escritor solo tomó prestado su nombre. Pero la imagen del maestro provincial la copió de Jesse Mervin, quien enseñaba en la aldea Kinderhook, donde Irving vivió durante varios meses en 1809. De esto dio testimonio el entonces presidente de EE. UU. Martin Van Buren, quien conocía muy bien tanto a Irving como a Mervin.

Pero a diferencia del maestro de Literatura, Mervin vivió tranquilamente hasta la vejez, disfrutando de un respeto universal.

10. Capitán Quint, Tiburón

Peter Benchley, quien escribió Tiburón, tuvo la idea de un tiburón gigante durante mucho tiempo, pero no podía escribir un guion decente. Únicamente se atrevió a hacerlo en 1964. En ese entonces, en las revistas estadounidenses se escribió sobre un extraordinario y suertudo pescador llamado Frank Mundus, quien había logrado atrapar varios tiburones blancos. Uno de ellos pesaba casi 3 toneladas. Benchley incluso conoció a Mundus en persona y pescó con él. Posteriormente, tanto Frank como Peter comenzaron a dar discursos en protección de los tiburones.

Cuando le preguntaron a Mundus qué opinaba sobre la adaptación a la pantalla de Tiburón, la venganza, criticó los detalles de la película al notar, por ejemplo, que ningún tiburón podría tirar de un barco de esa manera.

¿Qué otro personaje conoces que crees que se podría haber basado en una persona real? ¿Conoces a alguien cuya vida podría ser inspiración para un buen libro o guion?

Compartir este artículo