Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Una anciana tenía un cuadro en la cocina de su casa sin saber que era una obra maestra que vale una fortuna

Si tienes algún objeto antiguo en tu casa y piensas que no tiene ningún valor económico, puede ser que te lleves una grata sorpresa al consultar con una casa de subastas. Por lo menos eso es lo que le pasó a una anciana francesa que tenía en la cocina de su casa un cuadro del siglo XIII valuado en aproximadamente 7 millones de dólares.

Genial.guru te trae los detalles de su historia con la esperanza de que tengas la misma suerte que ella.

Una obra maestra prerrenacentista en la cocina

La historia comenzó cuando una mujer de 94 años que vive en Compiègne, al norte de París, decidió vender su casa y llamó a un especialista en subastas para que valuara sus pertenencias. Entre ellas estaba una pintura que tenía colgada en su cocina, sin esperanzas de que tuviera mucho valor artístico ni económico. Pero la mujer estaba equivocada: resultó ser una obra maestra del prerrenacimiento pintada por el artista florentino Cimabue, también conocido como Cenni di Pepo.

El Cristo burlado mide 25,8 por 20,3 centímetros y fue pintado en el siglo XIII sobre madera de álamo. Formaba parte de una serie de paneles en los que el artista plasmó escenas de la pasión de Cristo y retrata a Jesús rodeado por un grupo de hombres con una apariencia agresiva y con un rostro gesticulante.

Unos 7 millones de dólares colgados cerca de la estufa

El cuadro estuvo en los últimos años colgado sin ningún resguardo especial, cerca de la estufa. Sin embargo, su estado de conservación es excelente, de acuerdo a la reflectografía infrarroja, un método de investigación que permite analizar el interior de la obra sin dañar su superficie.

La pintura será subastada el próximo 27 de octubre en la localidad francesa de Senlis por la casa Actéon. Constituirá la primera venta de un cuadro de Cimabue en décadas, por un precio que se estima estará alrededor de los 7 millones de dólares.

Las huellas de unas larvas comprobaron su autenticidad

Hasta ahora, se conocían solamente otros dos paneles del mismo díptico: La flagelación de Cristo, conservado desde 1950 en la colección Frick de Nueva York, y La virgen y el niño con dos ángeles, comprada en el 2000 por la Galería Nacional de Londres.

El parecido de esas obras con la hallada recientemente es “evidente”, de acuerdo con Erick Turquin, un experto en arte antiguo y medieval que analizó su autenticidad. Además, el álamo de la pintura encontrada en la cocina de la anciana tiene las mismas huellas de larvas devoradoras de madera que las otras, lo que confirma también que provienen del mismo panel.

Un tesoro que no se sabe cómo llegó a sus manos

La mujer de 94 años y su familia, quienes decidieron permanecer anónimos, desconocen cómo llegó a sus manos la pintura. Cuando se contactaron con la casa de subastas, les comentaron que estaba en su posesión desde hace años y que creyeron que se trataba de un ícono religioso antiguo originario de Rusia.

Otros 100 objetos de la casa se vendieron por un total cercano a los 6 000 euros (6 500 dólares), mientras que los que no encontraron comprador terminaron en el basurero local. Muy distinto al destino de El Cristo burlado que, detrás de un vidrio blindado y resguardado en un cofre, espera conocer en qué parte del mundo será exhibido.

¿Hay algún objeto que conservas que tenga un valor especial económico o simbólico? ¿Qué harías primero si de repente te ganas unos 7 millones de dólares? Comparte tus pensamientos con nosotros en los comentarios.