Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Pruebas de que incluso la moda se volvió loca durante la imprudente década de 2000

Al recordar las tendencias de la década de 2000, solo viene a la mente una expresión: “comprender y perdonar”. Las tendencias de la moda de esos años se parecían más a una mescolanza de sopa con vinagreta. Pero, a pesar de esto, muchos recuerdan esa época con especial calidez, lo que significa que también había motivos para amarla.

Genial.guru decidió disfrutar una vez más de los sentimientos nostálgicos y recordó las cosas por las que todos solían volverse locos, pero ahora se preguntan por qué.

1. Ropa interior a la vista

Las tangas que acentuaban los muslos eran populares gracias a Gucci, Jean Paul Gaultier y Christian Dior. Estas marcas lanzaron colecciones de lencería que se podía y se debía mostrar. Fueron apoyados activamente por muchas celebridades mundiales: Christina Aguilera, Paris Hilton y otras.

Las bragas decoradas con pedrería, flores y mariposas se consideraban un estilo chic especial entre los amantes de la moda.

2. Estos pantalones

Sorprendentemente, durante la década de 2000, estos pantalones eran populares tanto entre las chicas como entre los chicos. Se usaban no solo con camisas y camisetas, sino también con chaquetas, chaquetas de cuero e incluso tacones. Poca gente sabía que estos pantalones provenían de los barrios pobres de los Estados Unidos, donde florecía el crimen, y eran muy cómodos para esconder armas.

3. Piercing en el ombligo

En los años 90, este tipo de piercing se volvió tremendamente popular gracias a las top models Christy Turlington y Naomi Campbell, quienes lo mostraban en todo su esplendor. Y en la década de 2000, esta tendencia fue adoptada por estrellas tan brillantes como Paris Hilton y Britney Spears.

La posibilidad de ocultar fácilmente el piercing debajo de la ropa también influyó en su adopción generalizada, especialmente entre los jóvenes de 12 a 15 años. Muchos padres ni siquiera sabían que sus hijos tenían piercings.

4. Botas con piel en el exterior

Tales zapatos estaban presentes en el vestuario de toda fashionista que se preciara. Las botas se usaban con jeans, faldas, vestidos y, a veces, incluso con pantalones cortos. El prototipo eran las botas altas de piel, que es el calzado diario de quienes habitan en las zonas más boreales del planeta, y que están hechas de lana y piel de animales.

5. Tatuaje en la espalda baja

Los tatuajes en la espalda baja se convirtieron en una de las formas más populares de enfatizar la individualidad, a pesar de que la actitud hacia los tatuajes en esta parte del cuerpo ha sido siempre controversial. Los temas más populares fueron todo tipo de inscripciones, adornos, mariposas, flores y estrellas.

6. Película dorada en el coche

El tuning aficionado emocionó en ese momento la mente de muchos propietarios de automóviles. Los más atrevidos cubrían sus autos con láminas doradas para demostrar a los demás su estatus y originalidad.

7. Falda o vestido encima de los pantalones

La combinación no estándar de pantalones y faldas fue muy popular, especialmente entre las celebridades. Los fanáticos de tales combinaciones desfilaban con orgullo por la alfombra roja vestidos de esta manera, demostrando su excelente gusto.

8. Jeans de tiro extremadamente bajo

Esta prenda puede considerarse una tarjeta de visita a la década de 2000. Los jeans de tiro bajo se convirtieron en tendencia gracias al diseñador Alexander McQueen. “Quería alargar el cuerpo, y no solo mostrar las nalgas. Para mí, esta parte del cuerpo (la región inferior de la columna vertebral) es la zona más erótica, tanto en los hombres como en las mujeres”, dijo.

Y solo nuestras madres y abuelas no compartían el deleite general, porque en su opinión, con esos pantalones era demasiado fácil recibir un golpe de frío en la espalda o en el abdomen.

9. Gorros en forma de animales

Estos gorros fueron bastante populares en la década de 2000, especialmente aquellos que tenían forma de lobos y osos. El diseño inusual animaba no solo al dueño del gorro, sino también a quienes lo rodeaban. Las orejas largas reemplazaban a la bufanda y los guantes, y el tocado en sí se parecía a una piel de animal puesta encima de uno.

10. Fundas de piel para el volante del coche

Los propietarios de automóviles estaban felices de “decorar” el interior de sus coches con tales accesorios. Además, las fundas eran de todo tipo de colores: desde el negro hasta el rosa.

11. Bandas de terciopelo para el cabello

En Occidente, se las conoce como scrunchies. Estas bandas para el cabello fueron un accesorio básico en las décadas de 1990 y 2000. Las usaban ​​todas: niñas, adultas y hasta las mujeres más sofisticadas.

Pero después de un episodio de la famosa comedia Sex and the City (sexta temporada, cuarto episodio), en el que Carrie Bradshaw calificó a las bandas de terciopelo como provincianas e indignas de las verdaderas neoyorquinas, su reputación se deterioró enormemente.

12. Fiestas en una limusina

Celebrar un cumpleaños, una graduación de la universidad, una despedida de soltera o de soltero en una limusina se consideraba algo especial y elegante. Las empresas de alquiler de estos coches marcaron una gran diferencia en ese momento, ya que la gente usaba sus servicios en todas partes. Hoy en día este tipo de entretenimiento todavía tiene demanda, pero no tanta como en la década de 2000.

13. Cejas finas

A principios de la década de 2000, estaban de moda las cejas delgadas como hilos. Las chicas elegantes tenían que empuñar sin piedad las pinzas de depilar para cumplir con los estándares de belleza. Muchas dieron un suspiro de alivio y finalmente dejaron de atormentarse con este desagradable procedimiento, cuando la naturalidad, es decir, las cejas anchas, se volvió a poner de moda.

14. Rubor color bronce

A principios de la década de 2000, era importante resaltar los pómulos y las mejillas tanto como fuera posible. La prioridad eran los tonos de rubor color ladrillo y bronce. Se aplicaban directamente en los pómulos; se creía que esto hacía que la cara se viera más expresiva. Una de las mejores combinaciones era la piel pálida y las mejillas color bronce.

15. Piercing de cejas

En los 90, la perforación de las cejas era una especie de marca de diferentes subculturas. En la década de 2000, tal piercing ya no significaba pertenecer al estilo punk. Lo principal era el deseo de expresarse, de destacarse entre la multitud y darle a la imagen un poco de estilo gamberro.

¿Qué cosas u objetos asocias tú con ese período?