Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Trucos simples con sal que puedes hacer en tu casa y te facilitarán la vida

Hace solo unos años, un estudio indicó que el 99 % de la población mundial consumía más sal de la necesaria. Esto, además de indicar que hay que moderar el consumo, significa que si hay algo que podemos encontrar en gran parte de los hogares del mundo, es sal. Entonces, si hay que reducir su ingesta y si la mayoría de nosotros la tenemos en nuestra casa, lo que podemos hacer es utilizarla para otras cosas. Si te preguntas para qué puedes usarla, este es el artículo indicado.

Genial.guru se puso al corriente de todas las posibles aplicaciones que tiene este producto tan común y preparó una lista de trucos que te ayudarán en tu día a día, además de un bono especial.

1. Enfría bebidas rápidamente

¿La lata o botella de tu bebida favorita está más caliente de lo que te gustaría? Una solución para acelerar el proceso de enfriamiento es utilizar agua, hielo y sal. ¿Cómo? Pon estas tres cosas en un recipiente, agrega lo que quieras enfriar, mezcla un poco todo y deja reposar. En 5 minutos podrás disfrutar de una bebida fresca. ¡De nada!

2. Evita que la nieve se convierta en hielo

Si vives en un sitio donde son habituales las nevadas, puedes tener en cuenta este truco: arroja puñados de sal sobre la nieve acumulada. ¿Qué efecto produce esto? Evita que se formen bloques de hielo, ya que lo que hace la sal es disminuir el punto de congelación del agua. En condiciones habituales es de 0° Celsius, pero con este truco puede bajar a −10°,-15° o −20°, según la cantidad de sal que utilices.

3. Desempolva tus flores artificiales

Solo necesitas dos cosas: una bolsa de plástico y sal gruesa. Pon las flores dentro de la bolsa, agrega una buena cantidad de sal y sacude (con cuidado). Gran parte del polvo adherido a las flores será atrapado por la sal, dejando así tus arreglos decorativos mucho más limpios.

4. Reduce el hollín de la chimenea

Cuando prendas el próximo fuego en tu chimenea, agrega un puñado de sal sobre la madera ardiente. Esto puede ayudar a quitar olores y a disminuir el hollín acumulado.

5. Prepara plastilina casera

Necesitas harina, sal, aceite y agua. Las proporciones son las siguientes: tres tazas de harina, una taza de sal fina, una taza de agua a temperatura ambiente, entre 2 y 5 cucharadas de aceite y, si quieres darle un toque especial, colorante apto para consumo. El procedimiento es simple: pon todo junto (menos el colorante) en un recipiente con solo 2 cucharadas de aceite y amasa. Si ves que queda muy dura, ve agregando aceite de a media cucharada hasta encontrar la consistencia ideal.

Una vez que tengas lista la masa, opcionalmente, agrega unas gotitas de colorante y amasa hasta que la plastilina tenga un color uniforme. Tienes un producto que no lleva cocción ni es tóxico con el que puedes entretener a los niños. Lo último que tienes que saber es que debes guardarla bien cerrada (para que no se seque) y fuera de la heladera. ¡Puede durarte semanas e incluso meses!

6. Deja como nueva tu lavadora

Vierte un poco de sal y un poco de vinagre dentro. Luego toma un cepillo y restriega todo el interior aprovechando la pasta que forman los ingredientes. Después, con un poco de agua, ve removiendo los residuos que van quedando. Cuando termines, sécala y verás que todo se ve más brillante. Puedes repetir el proceso completo hasta que tu lavadora parezca recién sacada de fábrica.

7. Elimina las manchas de la madera

El tiempo y las reuniones en tu hogar van dejando marcas sobre tus muebles que se vuelven difíciles de eliminar. Utilizando una mezcla de sal y aceite de oliva, puedes dejar como nueva la madera. ¿Cómo? Pon un poco de sal, un poco de aceite y, con la ayuda de un paño, frota durante unos minutos. Luego pasa otro paño húmedo y seca la superficie. ¡Listo, tienes un mueble reluciente de nuevo!

8. Quita manchas de transpiración

Con tan solo 1 cucharada de sal y los elementos habituales de lavado, puedes renovar tus prendas de vestir. El procedimiento es el siguiente: humedece la tela y vierte la sal sobre toda la mancha. Pon la prenda en remojo y déjala 12 horas. Cuando pase este tiempo, frota la tela para que la sal penetre mejor. Luego solo queda lavar y enjuagar normalmente.

9. Cura tus calambres

Este truco lo usa ni más ni menos que el tenista Rafael Nadal. Cuando los calambres aparecen en su cuerpo, toma un poco de agua con sal diluida y eso lo ayuda a recuperarse de los dolores. No siempre será la solución, pero puede que te ayude si debido a un cambio en tu alimentación o por transpirar mucho, tu cuerpo pierde la sal necesaria para funcionar correctamente.

10. Alarga la vida de tus escobas

¿Tu escoba ya está vieja y necesitas cambiarla? Bueno, cuando compres una nueva, haz esto antes de utilizarla por primera vez. Prepara una solución de agua con sal en un balde y sumerge el cepillo durante unos minutos allí. Esto prolongará la vida útil de un artefacto clave para la limpieza de tu hogar, la amada escoba.

Bono: Reduce las bolsas de tus ojos

En este caso no se trata de una aplicación concreta, sino de que lo que se aconseja para que las bolsas debajo de tus ojos desaparezcan es que reduzcas tu consumo de sal. ¿Por qué? El consumo de alimentos muy salados hace que tu cuerpo retenga más líquidos y esto potencia la hinchazón ocular. Lo bueno es que la sal que quites de tu dieta puedes utilizarla para algunos de todos los trucos que te dimos en esta lista. ¡Todo resuelto!

Ciertos cambios pequeños en nuestro día a día pueden modificar positivamente nuestro humor. ¿Qué trucos cambiaron tu vida desde que los comenzaste a emplear?