Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Trucos eficaces para devolverles la vida a las ollas quemadas después de un incidente en la cocina

5-42
428

La cocina es un mundo amplio con posibilidades infinitas que nos invitan a experimentar con sabores, colores, olores y texturas; sin embargo, hay momentos en que las cosas no salen bien y un plato, ya sea sencillo o elaborado, puede terminar en un desastre culinario, con ollas quemadas incluidas. Lo bueno es que hay una solución para todo, y es posible volver a dejar los utensilios como si nada hubiese pasado.

En Genial.guru hemos hecho una recopilación de 10 trucos valiosos para limpiar ollas quemadas sin dejar evidencias del desastre en el que estuvieron involucradas.

1. Agua caliente

Un método muy efectivo es contrastar la temperatura de la olla con agua. El truco consiste en poner la olla en cuestión al fuego y, una vez que esté bien caliente, se le añade una taza de agua fría y se deja hervir a fuego lento. Si lo deseas, también le puedes añadir jabón lavaplatos o bicarbonato, pero esto es opcional. Luego, se raspa la zona quemada con una cuchara de madera o con una espátula de silicona para despegar lo quemado con la ayuda del agua.

2. Vinagre y bicarbonato

La combinación de vinagre y bicarbonato es maravillosa y funciona muy bien para estos fines. Lo que necesitas es verter partes iguales de vinagre y agua en la olla y ponerla a hervir. Luego, llévala al fregadero para añadir el bicarbonato sin hacer un desastre en la cocina. Una vez añadido, deja que la mezcla repose unos minutos y procede a raspar las partes quemadas de la olla con una espátula o una cuchara de madera. Finalmente, lava tu olla como de costumbre.

3. Sal

La sal es una gran aliada cuando de limpiar se trata, por eso también se puede usar para recuperar ollas quemadas. El proceso consiste en llenar la olla con agua tibia y añadirle de 2 a 3 cucharadas de sal común, removerla un poco y dejar reposar. Luego, hay que poner la olla a hervir durante 15 minutos; transcurrido ese tiempo, es necesario bajar la llama y dejar el agua burbujear. Si aún quedan residuos de quemado, hay que tirar el exceso de agua, dejar que cubra apenas la zona quemada, añadir dos cucharadas más de sal y restregar con una esponja hasta que salgan todos los residuos.

4. Hojas de secadora

Si bien este no es el uso para el que se crearon, las hojas de secadora pueden resultar muy útiles en estas circunstancias. El truco está en verter agua sobre la superficie quemada, añadir unas gotitas de jabón para lavar platos y una hoja de secadora sumergida bajo el agua. Luego, hay que dejar reposar durante alrededor de una hora y proceder a tirar el agua de la olla. Finalmente, puedes pasar un paño para retirar los últimos residuos.

5. Refresco

Últimamente se ha descubierto que los refrescos tienen usos muy particulares, y uno de ellos resulta oportuno para esta lista. Para limpiar ollas quemadas con refrescos, hay que verter el líquido en la olla, ponerla a hervir a fuego lento y luego raspar la parte quemada con una cuchara o una paleta de madera. El ácido del producto hará que la comida quemada se afloje y salga de la olla. Genial, ¿no?

6. Alka-Seltzer

Además de aliviar la indigestión, el Alka-Seltzer resulta óptimo para limpiar una gran cantidad de elementos en el hogar, incluyendo las ollas quemadas. Para ver su efecto, es necesario añadirle agua caliente a la olla, agregar unas 6 pastillas de Alka-Seltzer y dejar que hagan efervescencia. Luego de dejar una hora reposando, hay que tirar el líquido y lavar la olla con agua caliente, jabón para platos y una buena esponja.

7. Salsa de tomate

Aunque este método puede parecer un poco extraño, la verdad es que el ácido acético presente en la salsa de tomate es perfecto para quitar el óxido de las ollas cuando se queman. Si bien este truco no te ayudará a remover todas las partes quemadas, sí les devolverá el brillo a tus ollas. Todo lo que tienes que hacer es esparcir salsa de tomate en la superficie, dejarla reposar entre 30 minutos y 1 hora y luego restregarla con una esponja. Finalmente necesitarás limpiarla con una toalla para ver los resultados.

8. Pastillas de lavavajillas

Para este truco, necesitarás esperar a que la olla quemada se enfríe. Luego, debes llenarla con agua, añadir una pastilla de lavavajillas y ponerla a hervir. Una vez que alcance su punto de ebullición, deberás bajar la llama y dejarla hervir a fuego lento durante 10 minutos. Empezarás a ver cómo las capas de comida quemada comienzan a flotar. Finalmente, puedes tirar el agua y, en caso de que aún queden residuos, es recomendable repetir el proceso.

9. Limones

Otro truco fabuloso y muy sencillo incluye solamente limones y agua. Para hacerlo, necesitarás cortar varios limones en 4 trozos, los necesarios para cubrir la superficie quemada, añadirlos a la olla, agregarles agua y ponerlos a hervir. A medida que el agua suelte el hervor, empezarás a ver la comida quemada flotando junto a los limones. Luego de tirar el agua sucia y los limones, te encontrarás con una fina capa color marrón en el fondo de la olla. Deberás restregarla con una esponja y listo, tu olla habrá vuelto a la vida.

10. Papel de aluminio

Este truco novedoso consiste en esparcir una buena cantidad de bicarbonato de sodio sobre la superficie quemada y añadir un poco de agua para formar una pasta. Luego, toma un trozo de papel de aluminio y haz una bolita con él. Como si se tratara de una esponja, empieza a restregar la zona quemada con el papel de aluminio hasta que todas las partes quemadas estén limpias. Finalmente, lava tu olla como de costumbre con agua y jabón.

¿Conocías alguno de estos trucos? ¿Cuáles has probado y qué tal te funcionaron? ¿Tienes algún otro consejo para limpiar ollas quemadas?

5-42
428
Compartir este artículo