12 Artículos que abarrotan nuestros hogares y que deberíamos tirar, pero los seguimos guardando

A veces parece que no importa lo limpia que esté la casa, de alguna manera se siente incómoda. El confort del hogar depende de muchos factores, y uno de ellos es la cantidad de objetos innecesarios que se han acumulado en él. Una tetera vieja pero todavía utilizable o una gran cantidad de tarjetas de descuento de plástico son cosas de las que nos da lástima deshacernos: todo parece ser necesario.

En Genial.guru estamos familiarizados con esta situación. Y también queremos ordenar nuestro hogar. Por lo tanto, decidimos averiguar qué artículos ya no deberían seguir ocupando espacio en los estantes y en los roperos.

Ropa que te queda chica

Casi todos pasamos por esto: compramos alguna prenda hermosa y la lucimos un par de veces, pero luego perdimos la forma y el atuendo comenzó a quedarnos chico. ¿Qué decimos? “Perderé peso y lo usaré”. Pero esta “pérdida de peso” a menudo se prolonga por muchos meses y años. Es mejor actualizar tu guardarropa para que se ajuste a tu figura actual, y el vestido que alguna vez fue tu favorito se puede regalar a una amiga, venderlo en un sitio de anuncios o llevarlo a una tienda de segunda mano, pero no guardarlo en el armario durante años.

Hermosos pero incómodos artículos del guardarropa

Una situación común: nos entusiasmó un descuento o el hecho de que solo quedara nuestra talla. Pero resultó que los hermosos zapatos rozan el talón y no puedes caminar ni un metro con ellos, y la lujosa ropa interior aprieta el pecho. Usar esas prendas es una tortura. ¿Para qué guardar los zapatos si después de ponértelos una vez, tienes que caminar en pantuflas durante una semana mientras sanan las ampollas? Con la misma seguridad, puedes deshacerte del sujetador que es incómodo e incluso doloroso de usar.

Accesorios para pasatiempos abandonados

Digamos que nos entusiasmamos con los bailes de salón, nos apuntamos a clases y compramos zapatos. Pero después de asistir un par de veces, nos rendimos. Y los zapatos, que dieron dos vueltas por el suelo en su vida, quedaron guardados en el armario. Y cada vez que nos encontramos con ellos, pensamos: “¿Y si de repente empiezo a bailar de nuevo? Mejor guardarlos por las dudas”. Pero en lugar de seguir confiando en volver a un pasatiempo abandonado, un artículo que no se usa se puede vender o donar.

Muestras de perfumería y cosmética

En las tiendas de cosméticos, las versiones en miniatura de cremas, champús o perfumes a menudo se ofrecen como regalo por la compra. Pero ¿cuántas de estas muestras usamos realmente? Solo se acumulan en el estante del baño, y la mitad de ellas probablemente hayan caducado. Solo hay dos opciones: usar finalmente todo (mientras aún se pueda) o tirarlo sin piedad.

Tarjetas de descuento de plástico

Todos tienen tarjetas de descuento y bonificación de sus tiendas favoritas. Se obsequian en farmacias, supermercados, tiendas de mascotas o en una cafetería que uno visita periódicamente. Al final se acumulan tantas que la billetera simplemente se hincha. O, lo que es aún más inconveniente, están todas metidas en los bolsillos. Para no acumular plástico innecesario, todas las tarjetas de descuento que uno necesita se pueden vincular al servicio de Google Pay o a una aplicación como Wallet.

Prendas sin su par

Ya no será posible usar calcetines o guantes cuyo par fue absorbido por la lavadora. Las prendas incompletas ya no son adecuadas para su uso, no importa cuánto las amemos. Pero por alguna razón, muchas personas continúan guardándolas. Parece que no ocupan demasiado espacio, pero al fin y al cabo, ya no tienen ninguna utilidad. Por lo tanto, es mejor ordenar tu cómoda en tu tiempo libre y deshacerte de los calcetines o guantes que no tienen par.

Especias viejas

La mayoría de las especias tienen una fecha de vencimiento larga, pero existe. Además, si guardas las especias en las bolsas en las que se venden en lugar de usar un recipiente hermético, perderán su sabor antes de la fecha de vencimiento. Revisa los condimentos de tu cocina y deshazte de los que llevan ahí mucho tiempo; los que aún están bien se pueden pasar a unos pequeños recipientes con tapa hermética.

Regalos que no se ajustan a tu gusto

En la vida de cualquiera de nosotros, existe una categoría de regalos “por obligación”: están hechos por cortesía y no de todo corazón. Kits con gel de ducha o un jarrón voluminoso obsequiado en una fiesta corporativa: todo esto solo ocupa espacio, porque no lo usamos, pero nunca pensamos en tirarlo. Y no hay nada de malo en sacar de la casa algo que no se ha utilizado. Las cosas que no son útiles para ti pueden ser necesarias para otras personas.

Alimentos olvidados en el congelador

Si bien la mayoría de nosotros mantenemos limpio el refrigerador, a menudo dejamos desatendido el congelador. Aunque los alimentos almacenados allí pasen su fecha de caducidad, no comenzarán a desprender un olor desagradable. Por este motivo, podemos dejar durante mucho tiempo un paquete abierto de ravioles o carne picada casera preparada para un futuro. Vale la pena verificar si los productos que quedaron en el congelador están vencidos y además deshacerse de los “olvidados”, si los hubiera.

Cuchillos desafilados que no se pueden afilar

Seguro que en la cocina de cualquier persona hay cuchillos que han servido durante tanto tiempo que ya no volverán a su aspecto anterior. Por ejemplo, los de cerámica no cuestan mucho dinero y son fáciles de cuidar. Pero en comparación con el acero, se deterioran más rápido y no son fáciles de afilar en casa. Una visita al afilador es más cara que comprar un cuchillo nuevo, por lo que a veces es mejor revisar los utensilios de la cocina y reemplazar los que ya se han deteriorado.

Joyas no preciosas obsoletas

Muchas chicas tienen en casa innumerables piezas de joyería hechas de cuproníquel y otras aleaciones no preciosas. La joyería se ve atractiva, es económica, pero desafortunadamente, no le sirve a su dueña por mucho tiempo. El metal se oscurece rápidamente y, a diferencia de las joyas verdaderas, es más difícil de limpiar: existe una alta probabilidad de que el revestimiento solo se desgaste con más rapidez. Revisa tu joyero y descarta tus aretes o anillos gastados.

Objetos duplicados

Alguna vez hace mucho tiempo adquiriste una tetera o una sartén, y después de un tiempo compraste un artículo nuevo, más moderno y de mejor calidad. Sin embargo, no te deshiciste del antiguo, sino que lo guardaste en una alacena o en el entrepiso. Piensa: si reemplazaste algún elemento viejo por uno nuevo, significa que había una razón por la que ya no te convenía. Un artículo obsoleto puede regalarse o, si la unidad está en excelentes condiciones, venderse. Y un objeto irremediablemente estropeado, por supuesto, es mejor tirarlo.

¿Qué eliminarías de nuestra lista o, a la inversa, qué agregarías?

Compartir este artículo