13 Trucos para usar las toallitas de bebés que podrían sacarte de un apuro

Si tienes hijos seguro acostumbras a tener uno o varios paquetes de toallitas húmedas para limpiar el cuerpo de tu bebé a la hora de cambiarle el pañal. Pero, ¿sabías que ese producto puede ser utilizado para solucionar algunos pequeños problemas cotidianos? Desde combatir el calor un día de verano, hasta quitar manchas de café, estos paños húmedos reutilizables pueden convertirse en verdaderos aliados.

Genial.guru ama descubrir usos alternativos de los productos populares y preparó esta lista con 13 trucos para utilizar las toallitas para bebés en situaciones cotidianas.

1. Sonar tu nariz

¿Te ha pasado de estar resfriado durante varios días y sonarte la nariz casi constantemente? Seguro que sí. Se trata de una situación muy incómoda, no solo por el malestar general que produce el resfrío, sino también porque la zona de la nariz se paspa, se pone levemente colorada y puede llegar a arder. Reemplazar los pañuelos de papel por toallitas húmedas podría hacer que la zona no se reseque tanto y se sienta más suave e hidratada. Además, puedes procurar llevar siempre un paquete de toallitas en tu bolsa para cuando te sorprenda un estornudo o alguna pequeña alergia.

2. Evitar el cabello grasoso

A veces sucede que sentimos el cabello un poco grasoso, sobre todo en la parte de su nacimiento. Incluso podemos llegar a verlo un poco brilloso al mirarnos al espejo. Una buena idea para combatir este problema es pasar una toallita húmeda en las raíces del pelo. Al contener alcohol, este producto ayuda a eliminar el exceso de aceite. Eso sí, aplica este truco antes de irte a bañar o de lavar tu melena.

3. Sacar manchas de café y de crayón

Las alfombras son objetos que suelen mancharse fácilmente. De pronto apoyas una taza de café en la mesa, la empujas sin querer y... ¡todo el café va a parar a esta superficie tan suavecita y decorativa! Si te ocurre, no dudes en utilizar una toallita de bebé para limpiar la zona ya que te servirá para absorber el líquido y remover la mancha. Lo mismo si a tu hijo se le ha dado por pintar con crayones algunos sectores de la casa, soluciona el problema en forma simple con este paño reutilizable.

4. Limpiar restos de desodorante en la ropa oscura

Algunos desodorantes en aerosol o en barra suelen dejar pequeñas manchas en la ropa que se notan mucho más si la prenda es oscura. ¡Pero no desesperes! Toma una toallita húmeda y frótala en la zona de la axila para remover completamente la marca blanca. Es aconsejable utilizar paños de bebé y no los desinfectantes ya que podrían contener algún químico que dañe la prenda.

5. Mantener limpias las hojas de tus plantas

Cuidar las plantas no solo tiene que ver con regarlas y colocarlas en un sector de la casa en el que estén a gusto. También implica mantener limpia la superficie de sus hojas para evitar que se acumule polvo y facilitarles la absorción de la luz. Los métodos más tradicionales para limpiarlas consisten en utilizar agua o un pincel. Sin embargo, las toallitas húmedas de bebés también pueden facilitar y agilizar la tarea. Las hojas se verán mucho más verdes y brillantes.

6. Higienizar el cubo de basura

Si bien el cubo de basura siempre está cubierto por una bolsa, puede ocurrir que, al arrojar los desechos, algunos se escapen y vayan a parar al fondo del recipiente. Esto genera algo de suciedad y, en ocasiones, mal olor. Usa una toallita húmeda para quitar cualquier resto de basura que pueda haber quedado adherido en el cubo. En este caso sí es recomendable optar por los paños desinfectantes ya que removerán mucho mejor las bacterias.

7. Combatir el calor

Durante los días de calor transpiramos mucho más y podemos sentir la cara y el cuello un poco más grasosos y húmedos que de costumbre. Un truco para sobrellevar mejor las altas temperaturas es colocar un paquete de toallitas húmedas en el refrigerador durante un tiempo y luego pasar el paño por las partes del cuerpo que necesitemos limpiar o refrescar.

8. Quitar la suciedad del teclado

Si trabajas con la computadora sabrás que suele ensuciarse con facilidad y el teclado se va llenando poco a poco de pequeñas migajas. Sacudirlo un poco es una buena idea para quitar los restos de suciedad que podrían quedar entre las teclas pero, si quieres limpiarlo un poco más a fondo, puedes recurrir a las toallitas húmedas y pasarlas suavemente por cada uno de los rincones. Procura hacerlo con la computadora apagada para evitar dañarla. Otra recomendación importante es no pasar este producto por la pantalla, ya que con el tiempo podría opacar la superficie.

9. Lustrar zapatos

Las toallitas húmedas son una excelente opción para quitar el polvo de tus zapatos de cuero. Frótalas suavemente por todo el calzado si quieres que luzca brilloso y limpio. Para obtener un mejor resultado, puedes aplicar alguna pomada o crema que resalte los zapatos y los proteja.

10. Sustituir el papel higiénico

Las toallitas húmedas a base de agua y alcohol pueden funcionar perfectamente para sustituir al papel higiénico. Si bien podrían ser un poco más costosas, son ideales para las personas que tienen piel sensible porque no irritan ni dejan restos en el cuerpo. El único recaudo que deberías tomar es no utilizar las toallitas que tienen desinfectantes ya que alguna de las sustancias que las componen podrían dañar tu piel.

11. Limpiar superficies

Si en casa tienes varios muebles de madera y quieres hacer una limpieza rápida pero efectiva, puedes pasar una toallita de bebé por las superficies para remover el polvo, lograr algo de brillo y obtener un aroma fresco. Otra opción es utilizar estos paños para limpiar la grifería del baño o de la cocina y cualquier objeto de metal que tengas en tu hogar.

12. Compañeras de viaje

El auto es uno de los espacios en los que pasamos una gran cantidad de tiempo. Llevar un paquete de toallitas húmedas en el vehículo servirá no solo para limpiar cualquiera de las superficies de su interior, sino también para desinfectar nuestras manos o rostro luego de haber comido algún snack.

13. Desinfectar el celular

El celular es uno de los objetos que más manipulamos y, por ende, acumula muchas bacterias. Para desinfectarlo, evita recurrir a pulverizadores con sustancias desinfectantes porque podrías dañarlo. Tampoco se recomienda limpiarlo con algodón o hisopos ya que podrían dejar pelusas en sus cavidades. Lo mejor es, con el teléfono apagado y las manos limpias, tomar una toallita húmeda y pasarla por toda la superficie con cuidado de no introducirla en los bordes ni puertos. Déjalo secar unos segundos y pasa un paño de microfibra seco para terminar.

¿Utilizas toallitas húmedas en tu hogar? ¿Conoces algún otro uso que se les pueda dar a estos paños? ¡Súmalo a la lista!

Compartir este artículo