8 Consecuencias de tirar la cadena del inodoro irresponsablemente que podrían impactar en tu salud

El inodoro es un artefacto que inevitablemente utilizamos todos los días desde que aprendemos a usarlo en nuestros primeros años de vida. Pero algo tan sencillo como contestar el llamado de la naturaleza tiene sus consecuencias cuando desagotamos el inodoro, ya que hacerlo de una manera irresponsable podría traer problemas ambientales, económicos, sociales y hasta de salud.

Pero hacer un uso seguro del excusado es posible si ponemos el ojo en ciertas cuestiones y adquirimos algunos hábitos que Genial.guru quiere recomendarte. Al final del artículo preparamos un bono que nos recuerda algo esencial que a veces podemos olvidar.

1. Es acumulador de microbios

Aunque creamos que con las descargas el inodoro queda totalmente higienizado, en realidad esa acción tiene un riesgo microbiológico. En un estudio que puso en observación a tres excusados con volúmenes de agua y descarga similares, se comprobó que los bioaerosoles que emanan en cada desagote y las gotas que salpican también tienen una carga microbiana.

Esto demostró que se producían de cientos a miles de bioaerosoles que estaban altamente concentrados, y que tanto ellos como la cantidad de gotas aumentaban cuanta más energía tenía la descarga. La presencia de estos dos elementos que se expanden por el aire significa la posibilidad de que se generen enfermedades infecciosas que podrían perjudicar nuestra salud.

2. Se debe usar la tapa

La tapa del inodoro no está allí solamente de adorno, sino que tiene la función de no dejar escapar los microorganismos que emanan en cada descarga. Pero las partículas microbianas no quedan solamente en el aire, sino que, según un estudio, también se asientan en todas las superficies del baño, y aquellos organismos que no se quedan ahí podrían trasladarse a otras habitaciones de la casa por las corrientes de aire.

Una prueba física de ello es la que hizo el microbiólogo José Ramos Vivas. En un experimento demostró que, al tirar la cadena con la tapa abierta, las bacterias se acumularon y se vieron claramente en las cápsulas de petri que había dejado en el suelo. También afirmó que unas 10 000 bacterias por metro cuadrado se depositan en el suelo y las paredes. Por lo tanto, deberíamos bajar la tapa del inodoro para hacer del baño un lugar más higiénico.

3. Es derrochador de agua

No es ninguna novedad que el agua es un recurso vital para la vida en la tierra y que está en peligro. Las actividades humanas gastan grandes cantidades y contaminan los acuíferos, los ríos y los lagos al punto de que, según informa la Organización World Wild Life (WWL), para 2025, dos tercios de la población mundial podrían sufrir escasez de agua.

Pero podemos cambiar la realidad con pequeñas acciones de nuestra vida diaria. El cuarto de baño es un gran derrochador, ya que una descarga de inodoro supone un gasto de 7,5 a 26,5 litros de agua, una cantidad que podríamos ahorrar si no fuera realmente necesario apretar el botón.

4. Es una molestia nocturna

Es posible que cada tanto nos levantemos en la mitad de la noche para vaciar la vejiga. Pero descargar el baño podría causar desvelos tanto en nosotros como en nuestros convivientes, e incluso en los que viven en casas o departamentos aledaños.

Según contó el epidemiólogo Jeff Engel: “Realmente no se conoce la transmisión de enfermedades si la orina se deja sin tirar en el inodoro”, así que es posible evitar ese ruido molesto durante las horas de sueño y tirar la cadena por la mañana, ya que no supone ningún riesgo.

5. Tiene consecuencias económicas

Cada gota que sale del grifo o del inodoro es un centavo más que se suma a la cuenta que llega a fin de mes, y cada vez que vaciamos el inodoro, grandes cantidades de agua se van en una sola tirada. Inevitablemente, tenemos que usarlo, pero al no apretar el botón cuando no es realmente necesario no solo le estarías haciendo un bien al ambiente, sino también a tu bolsillo.

6. Cambia la presión del agua

Seguramente te ha pasado que alguien necesita urgentemente usar el inodoro mientras te bañas y, accidentalmente, toca el botón, lo que hace que el agua de la ducha se asemeje a la del mismísimo infierno, o se corte. Esto sucede por el funcionamiento de las válvulas de equilibrio de presión, que regulan la relación entre el agua fría y el agua caliente.

Al descargarse el inodoro, la válvula detecta que se necesita agua fría, entonces la extrae de la ducha o de los grifos que estén abiertos en ese momento, y también de los artefactos que estén funcionando, como el lavarropas o el lavavajillas. Así que para conservar la convivencia y el correcto funcionamiento de los electrodomésticos, es mejor recordar no tirar la cadena mientras alguien realiza tareas que requieren agua.

7. Puede causar molestias en el lugar donde vivimos

El ruido de la cadena es un hecho al que nos hemos acostumbrado, pero no deja de ser algo que interrumpe la paz de tu hogar y el de tus vecinos. Las causas pueden ser varias, como que no haya ningún elemento entre las paredes y el suelo que detenga la transmisión del sonido del inodoro, que las tuberías emitan mucho ruido, o que haya habido un error en la planificación del baño al ubicarlo cerca de habitaciones donde se necesita silencio.

Sin embargo, existen soluciones, como tuberías aisladas acústicamente, conductos de desagüe en la misma planta en vez de en la vivienda inferior, inodoros suspendidos o una buena planificación acústica. Básicamente, tenemos que tener la suerte de vivir en un lugar con estas características o evitar usar la cadena cuando se requiere silencio.

8. Cuidado con los baños públicos

Si estás en un espacio público y necesitas atender el llamado de la naturaleza, el baño público puede ser la solución, pero son innumerables las cosas desagradables que podemos encontrar. Al margen de lo que podamos ver, también el aire del lugar puede ser perjudicial. Ya explicamos la importancia de tapar el inodoro cuando tiramos la cadena, pero ¿qué sucede cuando un baño público no tiene tapa?

Esa pregunta se respondió en una investigación que estudió las gotas que se salpican al tirar la cadena de inodoros y urinales públicos, las cuales alcanzan una altura de 1,50 metros y quedan suspendidas en el aire durante largos periodos de tiempo.

También quedó demostrado que las múltiples descargas incrementan la dispersión de aerosoles que podrían ser causantes de enfermedades de transmisión comunitaria. La solución que se propuso es que estos lugares sean ventilados, y no se recomienda tirar la cadena si te encuentras con algo en el inodoro antes de utilizarlo.

Bono: Lo que no se debe tirar

No es ninguna noticia que no se deben tirar papeles ni objetos al inodoro, ya que hacerlo puede traer graves consecuencias. No solo puedes dañar las tuberías de tu hogar, sino también el sistema de alcantarillado de tu ciudad e incrementar los problemas ambientales.

Un experimentó demostró que los papeles de cualquier tipo, los hisopos, el hilo dental, las toallas femeninas y los tampones no logran disolverse en el agua. A la lista también se le suman pañales, aplicadores de tampones, servilletas sanitarias, bolas de algodón, toallitas de limpieza, lentes de contacto, vendas, fluidos automotores, pintura, venenos y desechos de animales. Tirar todo eso al inodoro solamente te causará un dolor de cabeza (y de bolsillo).

¿Sabías los riesgos que tenía tirar la cadena? ¿Tienes algunos secretos de limpieza e higiene del baño?

Compartir este artículo