Cómo enseñarle a tu perro a respetar los objetos y espacios del hogar

Se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, y qué podría ser más cierto: estos peludines nos acompañan a donde sea, y nos aseguran diversión y momentos felices juntos. Sin embargo, en ocasiones podemos sentirnos enfadados con ellos, como cuando hallamos que aquel hermoso arbusto del jardín ha sido destrozado, o cuando vemos una apestosa mancha de orina en la alfombra que nos dejó la abuela.

Genial.guru te enseña algunos trucos para lograr que tu perro cuide tu casa casi tanto como tú lo haces.

1. Evitar que se coma las plantas

  • Rocía o riega suavemente las plantas con sustancias de sabor desagradable. Puedes conseguir disuasivos para animales en espray en la veterinaria de tu barrio; esto asegurará que tu perro deje de masticar los jazmines de tu patio.
  • Si buscas una opción más natural, prueba con salsa de chile picante. Mézclala con agua en una botella de espray y échala sobre las plantas.
  • También puedes intentar con el vinagre y el amoníaco. Pero ¡ten cuidado! Si los echas directamente sobre las plantas, podrías matarlas. Rociar el suelo, como una barrera invisible, será más seguro.

2. Evitar que haga sus necesidades dentro de la casa

  • La mejor manera de lograr que tu perro cambie su comportamiento es hacerlo de la forma más positiva posible. En la mayoría de los casos, un “NO” firme y rotundo es suficiente para que tu cachorro comprenda que ha hecho algo mal. Si el pequeño sigue orinando adentro, ignorarlo será lo más efectivo. Tu amigo sabrá entonces que estás enfadado con él, y probablemente cambie su conducta.
  • Otra forma de lograr esto es utilizando el refuerzo positivo. Jamás lo trates de forma agresiva: tu mascota te quiere, y no tuvo la intención de hacerte sentir triste o enojado. En vez de castigarlo, ofrécele a tu perro un rico bocadillo (en las tiendas venden bombones para canes, que son ideales para este caso) cada vez que haga sus necesidades fuera del hogar.

3. Evitar que haga agujeros en el jardín

  • La razón por la que los perros suelen cavar en el jardín es que muchas veces se sienten solos o aburridos. Por eso, lo mejor es que intentes pasar más tiempo con él, ofreciéndole entretenimientos más interesantes. Con el tiempo, observarás cómo este comportamiento cambia de forma considerable.
  • Haz que tu amigo pase más tiempo dentro de casa. En el momento de volver al exterior, supervísalo para prevenir sus excavaciones.
  • Usa juguetes para perros: seguramente a tu compañero peludo le resulte mucho más interesante morder una soga o una pelota antes que comer la tierra del jardín. El kong es de los mejores juguetes que puedes conseguir para tu mascota, ya que la ayudará a reducir el estrés y la motivará intelectualmente.
  • Evita dejarlo solo, a menos que ya estés completamente seguro de que ha aprendido la lección.

4. Evitar que se coma tu comida

El limón funciona como repelente natural. Los perros odian el olor de los cítricos, y sin duda será un buen aliado a la hora de mantener a tu amigo lejos de tus alimentos. Pon unas rodajas de limón o naranja cerca de lo que estás cocinando, y tu perro probablemente no tenga intenciones de meter ahí su hocico.

5. Evitar que se coma tus muebles

Sin duda alguna, es muy frustrante ver, cuando regresas a tu hogar, que tu perro dejó destrozos por toda la sala. La causa de esto suele ser la ansiedad por separación, y tu perro come tus muebles para reducir sus niveles de estrés.

Acostumbra de manera gradual a tu perro a estar solo. Poco a poco, verás que tu amigo se irá habituando.

6. Evitar que entre a espacios limpios

Si hay habitaciones de la casa que es conveniente no ensuciar, lo mejor es entrenar a tu perro para que comprenda a qué zonas puede acceder y a cuáles no.

Si no te gusta que se suba a tu cama, cada vez que se aproxime a tu habitación, puedes mostrarle las palmas de las manos y decirle “NO” con firmeza. Al igual que en el punto 2, este método es el mejor para mostrarle al animal que hay algo que no ha hecho bien. También procura darle un premio a tu perro por cada una de las veces que comprenda la lección.

Para que tu compañero de cuatro patas tenga un lugar cómodo para descansar, puedes comprarle una casita, que seguramente le encantará.

¿Qué haces para entrenar a tu perro? ¿Pasas tiempo con él a menudo?

Compartir este artículo