Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

En Holanda se plantaron flores sobre 320 paradas de autobuses para ayudar a salvar a las abejas

Holanda es un país que se caracteriza por innovar constantemente y por generar proyectos para combatir el cambio climático. Anteriormente, en un artículo explicamos por qué es tan importante la presencia de las abejas en nuestro planeta, así que, en esta ocasión queremos contarte cómo la ciudad de Utrecht convirtió 320 paradas de autobuses en zonas de descanso para estas criaturas y otros insectos, cubriéndolas de plantas con el propósito de cuidar la biodiversidad y mejorar la calidad del aire.

Genial.guru se interesa por la conservación del medio ambiente y se mantiene al tanto con los proyectos que ayudan al planeta a ser un lugar mejor, por eso quiere compartir contigo todo sobre esta innovadora iniciativa.

La importancia de las abejas

Las abejas tienen un papel muy importante en el ambiente. Además de producir miel, se encargan del proceso de polinización de las flores, garantizando la alimentación de mamíferos e insectos. Son un auxiliar para la agricultura, ya que mejoran la producción de alimentos y contribuyen al desarrollo de los bosques. Por estos motivos y por muchos más es importante cuidarlas y procurar su reproducción, ya que sin ellas el mundo no podría sostenerse.

Zonas de descanso

En la ciudad holandesa de Utrecht, los techos de 320 paradas de autobuses normales fueron cubiertos con césped y plantas silvestres para crear sitios de descanso para las abejas. Esta medida ayuda a estas criaturas en su proceso de reproducción, ya que las estructuras también almacenan el agua de lluvia y capturan el polvo fino. Las paradas están equipadas con luces led de bajo consumo y bancos de bambú. Además, 96 de ellas cuentan con paneles solares, los cuales alimentan las pantallas digitales que estas incluyen.

Un equipo de trabajadores se encarga del mantenimiento de las paradas para abejas, y, para hacerlo, conducen vehículos eléctricos. De este modo, todo lo que rodea al proyecto es sustentable. Además de esta iniciativa, la ciudad facilita fondos para los residentes que deseen ayudar a construir sitios de descanso transformando los techos de sus propias casas.

El próximo paso es un hotel para abejas

Este proyecto no termina allí: para finales de este año se instalará un cartel publicitario apto para abejas, el cual se convertirá en el hotel más grande del mundo. Esta iniciativa forma parte del objetivo de Utrecht de ser una ciudad completamente circular o amigable con el ambiente para el año 2050.

¿Qué te parecen las medidas ecológicas adoptadas por Holanda? ¿Te gustaría que se llevara a cabo un proyecto similar en tu ciudad? Cuéntanos en los comentarios.