Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Errores que la mayoría comete en restaurantes y cafeterías

Hasta principios del siglo XXI, en los restaurantes de Europa, todos los platillos se servían al mismo tiempo: tal sistema se denominaba “servicio a la francesa”. Luego surgió el llamado “a la rusa”, el cual consiste en que los platillos se sirvan paulatinamente, y que apareció gracias al príncipe Alexander Kurakin. Actualmente, esta norma es aceptada en todo el mundo. Sin embargo, existen otras reglas, las cuales no solo están sujetas a los establecimientos de comedores y cafeterías, sino también a los mismos comensales. Su cumplimiento no solo ayuda a las personas a disfrutar de los alientos, sino también a ganar la reputación deseada e incluso a ahorrar.

Genial.guru recopiló una pequeña lista de errores poco evidentes, pero bastante comunes, los cuales cometemos en restaurantes.

Pasar por alto las reglas del tenedor y cuchillo

Antes de ir a un restaurante, vale la pena tener en mente las reglas del tenedor y el cuchillo, las cuales le dan la señal a nuestro mesero de qué hacer con nuestro plato. Y esta no solo es una cuestión de cortesía, sino que permitirá que tu mesa se libere rápidamente de utensilios innecesarios o, por el contrario, hará que todo se quede en su lugar si tuviste que retirarte por un momento.

Además, al colocar los utensilios de una determinada forma, les comunicas a los trabajadores de la cocina qué tanto te impresionó uno u otro platillo. Accidentalmente puedes ofender al chef si, por ejemplo, insertas el cuchillo en una de las puntas del tenedor y lo colocas de forma transversal en el plato: esto significa que la comida no fue de tu agrado.

Utilizar incorrectamente la salsa de soya y el jengibre

Una gran cantidad de personas está acostumbrada a sumergir completamente la comida en la salsa de soya. Sin embargo, los mismos japoneses hacen esto al revés: ellos la colocan en una salsera de tal manera que el líquido cubra el fondo y toque al sushi ligeramente. Este condimento salado tiene un sabor muy intenso, el cual impide que se perciban los aromas del platillo cuando se utiliza de la manera incorrecta.

El jengibre, el cual tradicionalmente se sirve durante cualquier comida japonesa, no se utiliza como especia en los rollos, sushi o sashimi. La raíz marinada solo se usa para separar el sabor de un alimento de otro, ya que ayuda a limpiar las papilas gustativas al cambiar de platillos.

En lo que respecta al wasabi, no debe utilizarse de la misma manera que el rábano picante en combinación con el áspic. En los buenos restaurantes se agrega una pequeña cantidad al preparar un platillo para resaltar los ingredientes, y no para opacarlos.

Ayudar al mesero a recoger la mesa

Solemos pensar que, si colocamos el plato en la orilla de la mesa, entonces al mesero le será mucho más cómodo retirarlo. Sin embargo, esto no es así: cada empleado tiene su propio sistema para recoger los platos, y nosotros, en la mayoría de los casos, complicamos su trabajo. Tampoco vale la pena colocar las cosas en una pila, ya que nunca se recogen de tal manera.

Además, si rompes una copa o una taza, no necesitas intentar levantar los fragmentos del suelo: si te cortas, el mesero no solo tendrá que limpiar el piso, sino también, posiblemente, curar tus heridas.

Pedir la elaboración de un platillo que no está en el menú

Frecuentemente, los comensales piden platillos que no están en el menú. Por supuesto, en la mayoría de los casos, se hace lo que pide el cliente. Sin embargo, no vale la pena actuar así.

En primer lugar, el costo del platillo no estará determinado de antemano, y, en ausencia de un chef principal, a los empleados les resultará muy complicado calcular su precio. En segundo, toda la comida en el restaurante se prepara con planes tecnológicos; es decir, la cantidad de ingredientes se examina hasta los gramos para que el sabor esté balanceado.

Y, por último, en cada establecimiento de alimentos, a los trabajadores se los capacita para preparar precisamente los platillos que se presentan en el menú. E incluso si el cocinero tiene una alta cualificación, algo que suele ocurrir en los restaurantes costosos, nadie puede garantizar que el bistec que no se incluía en la lista de platillos estará cocido correctamente y le gustará al comensal.

Escribir una mala reseña sobre un restaurante si no te gustó el servicio

En Internet hay gran cantidad de plataformas que les permiten a las personas dejar sus reseñas sobre servicios y restaurantes. Estos, evidentemente, son útiles y buenos para aquellos que quieren elegir uno u otro lugar para comer. Sin embargo, lo que está escrito de ninguna manera influye en su trabajo.

Si realmente quieres mejorar el servicio o la calidad de la comida de algún sitio, vale la pena gastar tiempo en escribir una carta al gerente o al dueño, o comunicar tus sugerencias a través de un formulario en la página en Internet del restaurante. Tales reacciones necesariamente se observan y puedes estar seguro de que te escucharán y tomarán medidas en el asunto.

Comenzar a comer antes que los demás

De acuerdo con la etiqueta, si llegas a un restaurante con una gran compañía, todos deben comer únicamente cuando el mesero haya servido los alimentos a cada uno de los presentes. Si te trajeron la ensalada o el bistec antes que a tus amigos deberás esperar hasta que todas las órdenes estén servidas en la mesa. Además, recuerda que no vale la pena comer muy rápido, y que es recomendable adaptarse al ritmo de las personas con las que compartes la mesa.

A su vez, esta regla aplica para los mismos trabajadores de restaurantes: si los comensales son más de dos personas, los platos se tienen que servir al mismo tiempo.

No llevar la bebida contigo

Como regla, en los restaurantes, el cargo por alcohol es bajo. Sin embargo, llevar un vino contigo puede salirte más caro que en la tienda. Si por alguna razón no quieres ordenar bebidas de la carta, puedes llevarlas contigo, preguntando de antemano si está permitido hacer tal cosa en un establecimiento en particular.

Los restaurantes que permiten tal posibilidad cobran por descorche una tarifa que varía entre 25 y 40 USD. Después de sentarte en la mesa, entrégale la botella de vino al mesero, y este lo servirá de la misma manera como si lo hubieras pedido en el establecimiento. Aquí existen unas leyes de decencia: no vale la pena llevar una botella demasiado barata, ya que esto se considera de mal gusto.

Avergonzarse por pedir que envuelvan las sobras

En todos los restaurantes hay contendedores o bolsas especiales, los cuales están destinados para llevar los alimentos. Se pueden utilizar para recoger la comida que, por alguna razón, quedó intacta. Es suficiente con pedirle al mesero un recipiente en el cual se pueda colocar el platillo.

Sin embargo, no vale la pena abusar de esto. La regla de etiqueta dice que no necesitas recoger aquello que fue cortado o mordido. Sin embargo, esto no está prohibido, así que queda a elección de cada persona.

No tener en cuenta las particularidades nacionales

Si tienes pensado ir a un restaurante en algún país nuevo para ti, investiga qué tipo de reglas y restricciones se aplican en los establecimientos locales. Por ejemplo, en Japón no se acostumbra colocar los palos en la comida verticalmente, ya que esto es parte de unas actividades rituales. Además, existe una regla que dice que los palillos solo pueden separarse en una posición: estrictamente en paralelo a la mesa.

Por supuesto, en la mayoría de los casos es poco probable que alguien haga un comentario si rompes algún tipo de tradición. Sin embargo, es mejor evitar tales situaciones.

¿Alguna vez pensaste en los errores que cometes en los restaurantes? ¿Conoces otros que no hayamos mencionado en la lista? Compártelos con nosotros en la sección de comentarios.

Ilustradora Alice Perkmini para Genial.guru