10 Cosas que toda madre debería saber antes de tener un segundo hijo

Durante el embarazo, el útero se expande casi 500 veces su tamaño en 9 meses y luego vuelve a sus dimensiones originales. Tampoco es que el cerebro se salve, ya que muchas mujeres incluso informan deterioro de la memoria y confusión durante el embarazo. Pero aun así, muchas de nosotras volvemos a tener voluntariamente un segundo o incluso un tercer embarazo. Pero recuerda, cada embarazo es diferente, y los segundos lo son aún más.

En Genial.guru, recopilamos algunos puntos importantes sobre cómo el segundo embarazo puede diferir del primero. Pero ten en cuenta que cada embarazo es un viaje único y especial.

1. El segundo embarazo puede cansarte más

¿Recuerdas tu primer embarazo y lo enérgica que te sentías? Fue un momento especial en la vida y recibiste muchos mimos de tu pareja, amigos y familiares. Pero en tu segundo embarazo, ya tienes la responsabilidad de cuidar a tu primer hijo, y esto significa que es posible que no tengas tanto tiempo para ti como antes.

Además, tu cuerpo está inundado con una hormona llamada progesterona, que te está preparando para todos los cambios físicos del nacimiento y el parto. El efecto secundario de esta hormona es la fatiga, por lo que es posible que sientas más oleadas de agotamiento la segunda vez.

2. El parto puede tomar una ruta diferente

La experiencia del parto también puede diferir de tu primer embarazo. De hecho, la mayoría de las mujeres están de acuerdo en que el trabajo de parto a menudo se reduce en el segundo embarazo y se vuelve más fácil con cada parto consecuente. Tu experiencia con el primer parto ayuda y es posible que estés mejor equipada la segunda vez.

Por otro lado, si tuviste una cesárea la primera vez, las posibilidades de un PVDC, es decir, “parto vaginal después de una cesárea”, son bastante bajas. Pero cada caso es diferente.

3. Sentirás los movimientos del bebé mucho antes

Los primeros movimientos del bebé se denominan avivamiento y, por lo general, en los primeros embarazos, puedes sentirlos por primera vez entre la semana dieciséis y veinticinco. En el segundo embarazo, puedes sentir los movimientos del bebé a las 13 semanas, más porque ya sabes cómo se sienten.

4. La barriga puede ser visible y más grande antes

Para muchas mujeres que están embarazadas por primera vez, la barriga a menudo aparece en el segundo trimestre y, por lo general, no se manifiesta mucho durante los primeros 3 meses. Pero durante un segundo embarazo o después de eso, aparece antes.

Los expertos dicen que se debe a que los músculos abdominales se han estirado un poco y es posible que no hayan vuelto a su tamaño original. Por lo tanto, ocultar un segundo embarazo no es tan fácil como mantener el primero en secreto. Además, esto también puede significar más estrías.

5. Las náuseas matutinas pueden estar ausentes o ser mucho más fuertes

Nunca se sabe con las náuseas matutinas, y es posible que las cosas durante tu segundo embarazo no sean iguales que durante el primero.

Para algunas mujeres, las temidas náuseas matutinas nunca llegan. Para otras, es mucho peor que la primera vez.

6. La sensibilidad de los senos puede estar reducida o ausente

Los primeros embarazos suelen venir con tanta sensibilidad en los senos que los sujetadores se convierten en un enemigo mortal. Pero para muchas mujeres, los segundos embarazos no traen una sensibilidad tan extrema en sus senos. Y su tamaño no aumenta tanto la segunda vez.

7. Menos aversiones a la comida pueden facilitar las cosas

También puedes encontrar que en tu segundo embarazo tus antojos o aversiones a la comida no son tan pronunciados como lo fueron durante la primera vez. Por otro lado, es posible que experimentes un nuevo conjunto de antojos o aversiones alimentarias.

8. El bebé podría estar más abajo

Después del primer embarazo, los músculos abdominales y pélvicos se han debilitado. Es posible que hayas tenido una barriga alta en tu primer embarazo, pero en la segunda, el bebé puede estar más abajo, ya que los músculos no son tan flexibles como antes.

Esto, a su vez, puede causar presión y dolor en la región pélvica. Las inclinaciones pélvicas y los ejercicios de Kegel pueden ayudar a aliviar la incomodidad.

9. Las contracciones posparto pueden ser más intensas y dolorosas

Una vez que hayas dado a luz a tu bebé, el útero debe esforzarse mucho para volver a su tamaño original. Y a medida que se contrae, tienes contracciones posparto o dolores posteriores. Es posible que hayas sentido una versión leve de estos dolores similares a los cólicos menstruales después del nacimiento del primer bebé.

Pero estos se vuelven más graves en los segundos embarazos y en los posteriores. De hecho, es posible que los sientas más mientras amamantas. Los estudios señalan que en casos severos con partos múltiples, un manejo del dolor puede ser necesario para asegurar una lactancia saludable.

10. Los segundos embarazos pueden provocar más dolor de espalda

Una de las muchas hormonas producidas en tu cuerpo durante el embarazo es la relaxina. Su trabajo es preparar tu cuerpo para dar a luz aflojando tus músculos y articulaciones. Es posible que hayas sentido molestias y dolores persistentes, especialmente en la espalda, durante tu primer embarazo.

Pero en tu segundo embarazo, o en cualquier posterior, es probable que el dolor empeore. La culpable es la relaxina de nuevo, que está aflojando aún más las articulaciones y los músculos que ya estaban flojos, lo que te causa malestar.

¿Has oído hablar del estudio que dice que los segundos hijos tienen más probabilidades de ser alborotadores? ¿Estás de acuerdo? Comparte tus historias del primer y segundo embarazo con nosotros en la sección de los comentarios.

Compartir este artículo