Genial
Genial

10+ Mitos del cuidado corporal y facial que engañarán a cualquiera, menos a los especialistas

¿Por qué no hace falta gastar un dineral en productos que reducen los poros, evitar los que contienen alcohol y dejar a las uñas "descansar" de la manicura? ¿En qué momento debes empezar a utilizar una crema antiarrugas? ¿Utilizamos todos los productos cosméticos de una misma línea o vale la pena mezclarlos? Con este artículo ahorrarás dinero y te cuidarás mejor.

Genial.guru decidió estudiar los mitos que ya se han establecido sobre esta cuestión, desmintiendo algunos de los más populares.

12. La base para maquillaje daña la piel

En realidad, las bases de maquillaje no contribuyen al envejecimiento de la piel. Un estudio confirmó que las mujeres que se maquillan ostentan una piel que aparenta ser más joven. Después de todo, la base y el polvo de maquillaje protegen la piel del smog, el polvo y el viento de la ciudad. Además, retrasa la aparición de arrugas gracias a sus antioxidantes, vitaminas E y C, y los aceites saludables que contiene. Por supuesto, tampoco debes abusar de estos productos: nuestro rostro necesita descansar y limpiarse.

11. La crema de noche no deja respirar a la piel

Es por la noche cuando nuestro cuerpo descansa por completo y en ese tiempo se inician procesos de restauración en él, cuestión que también se aplica a la piel. Por lo tanto, después de lavarte la cara, puedes aplicar con total seguridad una crema, ya que no obstruirá los poros ni tampoco impedirá que respiren.

10. Los cosméticos que contienen alcohol resecan la piel

El alcohol, claro está, reseca la piel. Pero en la mayoría de los casos, en el envase de los productos aparece esa palabra. Y sin este componente, la producción de cosméticos resulta difícil de imaginar. Se recurre a él como disolvente, humectante, antioxidante y emulsionante. Los ingredientes más comunes son alcohol estearílico (suaviza y humedece), propilenglicol (hidrata), alcohol cetílico (espesante), SD Alcohol 40 (disuelve las suciedad y grasa) y tocoferol (antioxidante). Así que no hay nada peligroso en estos casos.

9. La celulitis depende de la cantidad de líquido que tomas

El consejo de beber más o menos agua para deshacerse rápidamente de la celulitis, en realidad, no aportará ningún resultado en este sentido. Básicamente, tanto el exceso como la falta de líquido no son la causa de aparición. Nuestras células de grasa contienen un 10 por ciento de agua, es decir, en general, tanto la restricción del ella como su consumo excesivo no traerán cambios fundamentales en la lucha contra la celulitis. Pero el paso a un estilo de vida saludable si que aportará resultados obvios.

8. Si eres adicta a la manicura, tus uñas se volverán quebradizas

La laca, al revés de lo que se piensa, puede fortalecer las uñas, solo es importante seguir unas reglas simples. Para empezar, es necesario aplicar sobre las uñas una base que contenga vitaminas, y solo después, la laca. Para las uñas, esta sirve como una especie de armadura que nos protege de forma fiable contra microgolpes que sufrimos todos los días.

La parte visible de las uñas no puede sufrir de una falta de oxígeno porque se trata de una placa queratinizada que recibe todo lo necesario a través del sistema circulatorio sanguíneo.

7. Aclarar el cabello con agua fría le aporta brillo

El agua fría no hace que el cabello se vuelva más brillante. Las bajas temperaturas conducen a un estrechamiento temporal de los vasos, suspendiendo el flujo de sustancias saludables a las raíces del cabello, por lo que el mito dista mucho de la realidad.

Para este cometido, el acondicionador de pelo o un buen producto de peinado con un efecto de brillo funcionarán bien. Para hacer esto, simplemente aclara muy bien tu cabello tras utilizar el champú y luego aplica esos artículos.

6. No se debe utilizar el mismo producto cosmético durante un tiempo prolongado

Existe una corriente de opinión que señala que los productos cosméticos deben cambiarse inmediatamente tras su finalización para que no causen dependencia y conserven el efecto de su utilización.

Pero, en realidad, ninguna crema, champú o desodorante provocan adicción, de lo contrario estarían inmersos en los listados de drogas del planeta. La condición de la piel, el cabello y las uñas depende de muchos factores, por ejemplo, la alimentación, la edad y el estado hormonal. Si la crema no produce el resultado que producía antes, probablemente, ahora tu piel requiera de un cuidado completamente diferente. ¡Y es hora de encontrar un producto nuevo y adecuado!

5. La luz ultravioleta no daña al cabello

Bajo la influencia de la luz ultravioleta, el cabello no puede quemarse, pero sí reduce sus niveles de queratina. Por lo tanto, después de una larga estancia bajo el sol, el pelo se vuelve más seco y quebradizo. Para obtener la máxima protección contra este tipo de daños, puedes utilizar productos de peinado, spray y acondicionadores resistentes al agua sin aclarado con filtros UV. Recuerda que los champús tradicionales con filtros ultravioleta no tendrán un efecto similar, simplemente porque, al fin y al cabo, acaban quitándose con el agua.

4. Con la ayuda de productos especiales se pueden minimizar los poros

Tal vez, esta cuestión decepcione a alguien, pero, por desgracia, no existen productos mágicos que sean capaces de minimizar los poros. El tamaño de estos es hereditario. El uso de productos cosméticos solo conduce a lograr un efecto visual a corto plazo: se vuelven menos notorios, ya que quedan obstruidos por la queratina, la secreción de las glándulas sebáceas y las bacterias que se reproducen. Y, para que los poros sean menos visibles, deberás usar una buena base de maquillaje.

3. Los cosméticos naturales nunca causan alergia

En la mayoría de los casos, la alergia es provocada por uno de los ingredientes en la composición del producto cosmético que no le sienta bien a nuestro cuerpo. Y no depende de cuánto de natural o sintético sea. Antes de comprar un envase de gran tamaño, intenta adquirir una muestra del producto y prueba su efecto en una zona pequeña de la piel, por ejemplo, en la curvatura del brazo. Por lo tanto, así reducirás el riesgo de hacer compras inútiles e incluso dañinas.

2. Es necesario utilizar cosméticos de una sola línea

Las empresas producen una línea de productos cosméticos como un conjunto, diseñado para resolver un cierto compendio de problemas. Pero a veces sucede que no todos los artículos de la serie son adecuados para nosotros. Por ejemplo, las cremas hidratan y nutren perfectamente la piel, pero el tonificador la reseca demasiado. En este caso, no hay nada de malo en comprar los productos que aún te hacen falta, pero de otra marca. Es importante elegir aquellos que son adecuados para nosotros.

1. Cuanto antes empieces a utilizar cremas antiarrugas, mejor

Una piel joven necesita de cuidados universales: hidratación, nutrición, protección de la luz solar y otros factores dañinos. Combatir de forma prematura el envejecimiento puede acarrear irritaciones y alergia, además, la piel deja de producir colágeno de manera independiente en cantidades suficientes si se le suministra una ayuda exterior. Así que, la crema antiarrugas solo es necesaria cuando ya se perciben los primeros síntomas del envejecimiento.

Imagen de portada depositphotos
Genial/Salud/10+ Mitos del cuidado corporal y facial que engañarán a cualquiera, menos a los especialistas
Compartir este artículo