12 Objetos de uso personal que es mejor no prestar a otros

Las enfermedades e infecciones no solo surgen por estar cerca de una persona enferma, sino también por compartir objetos personales que pueden contaminarse por su uso constante. Y entre las medidas de prevención se encuentra el evitar compartir ciertas cosas, como productos de higiene, dispositivos e, incluso, accesorios.

Genial.guru investigó qué cosas deben ser usadas exclusivamente de forma personal y qué riesgos pueden provocar en la salud si se comparten o no se desinfectan luego de su uso.

1. Teléfonos celulares

Un estudio realizado en un hospital comprobó que los teléfonos celulares son transmisores principales de enfermedades bacterianas. Es por eso que los centros médicos recomiendan limitar el uso de esos dispositivos y, de ser posible, nunca usarlos en áreas de atención médica.

Pero no solo en el ámbito médico surge ese problema, sino en cualquier otro entorno social en el que los celulares acumulan toda clase de bacterias tanto en las pantallas como en las teclas. Y no basta con desinfectar el dispositivo, sino también mantener higienizadas las manos y evitar compartir el aparato con parientes y amigos.

2. Teclados y mouse

Además de los teléfonos celulares, los teclados y mouse de las computadoras también acumulan una gran cantidad de bacterias. El problema surge en los entornos donde estos equipos son usados por muchas personas, por lo que el nivel de contaminación es bastante alto y más si no se procede a desinfectarlos como es debido.

Si te es imposible trabajar con una computadora personal, lo recomendable es lavarse las manos antes y después de usarlos. Pero, aun así, es necesario desinfectar el teclado y el mouse usando los materiales correspondientes, como el espray de aire comprimido, paños de microfibra, cepillo y alcohol para dispositivos electrónicos.

3. Cepillo de dientes

El cepillo de dientes es un artículo de higiene personal que puede ser fácilmente contaminado por agentes infecciosos que transmitan enfermedades. Esto puede darse tanto por el interior de la boca del dueño como por el ambiente, el diseño del cepillo en sí y su método de almacenamiento. Además de no compartirlo, es necesario guardarlo en un lugar idóneo y usarlo con otros productos que reduzcan la presencia de bacterias en los dientes, como pasta dental y enjuague bucal.

4. Peines o cepillos para cabello

El peine, al igual que los accesorios para el cabello, son transmisores de piojos. Así es que, si tienes hijos que van a la escuela, enséñales a no compartir su gorro u horquillas con otros compañeros y, en lo posible, evita compartir tu cepillo de cabello con ellos. O, en todo caso, remoja los peines que tengas en agua caliente por diez minutos para eliminar cualquier piojo incrustado en las cerdas.

5. Jabón en barra

Otro objeto usado para la higiene, pero que puede acumular bacterias en su superficie es el jabón en barra. Esto se debe a que, con el constante uso, pierde sus propiedades antibacterianas y, al ser colocado sobre una jabonera o plato sin protección, está expuesto a los microorganismos presentes en el ambiente. Es por eso que se recomienda usar jabones líquidos o desinfectantes en lugares públicos.

6. Esponjas para baño

Además de los jabones, las esponjas para baño también pueden acumular bacterias en su superficie tras su uso constante. Un estudio comprobó que las esponjas causan infecciones en la piel y que, al manipularlas sin dejar que se sequen bien, la infección puede agravarse. Por ese motivo, es mejor que se use de forma personal y mantenerlo en un lugar seco.

7. Gotas para los ojos

Las gotas para los ojos son uno de los artículos que no se deben compartir con otros porque pueden transmitir enfermedades oculares como la conjuntivitis. Tanto la persona sana como la persona infectada deben evitar usar un solo colirio y, además, lavarse las manos antes de su uso. Si el frasco lleva más de un mes abierto, lo mejor es desecharlo y comprar otro. También es necesario recordar que este producto debe ser recetado por un médico para un correcto uso.

8. Ropa y equipo deportivo

Las personas que practican deportes pueden adquirir enfermedades infecciosas debido a que comparten equipos deportivos y están en contacto con la piel de otros. Además, las bacterias se pueden impregnar en la ropa, por lo que es mejor usarla de forma personal y más si se hace ejercicio. Y si no se puede evitar compartir equipos, hay que asegurarse de que esté bien desinfectado antes de su uso.

9. Aretes y piercings

Las perforaciones en las orejas, ombligos o labios pueden causar complicaciones, como reacciones alérgicas, infecciones en la piel e incluso el desgarro. Y si se comparten los materiales para colocarse los piercings, se puede transmitir enfermedades infecciosas de la sangre. Así es que, lo mejor es tener tus propios accesorios y acudir a un profesional cualificado para que la perforación se realice con el mínimo riesgo.

10. Vasos y cubiertos

El uso compartido de vasos y cubiertos puede transmitir virus debido a que los mismos están en contacto directo con las secreciones del cuerpo (como la saliva) y provocar enfermedades. Para prevenir la infección, es mejor desinfectar los utensilios y cualquier superficie que se tocan con mucha frecuencia.

11. Cortauñas

Por tan solo compartir el cortaúñas, una persona puede contagiarse de enfermedades que, normalmente, se transmiten por contacto con fluidos corporales o sangre. Esto se debe a que, durante las sesiones de manicura, este tipo de instrumentos puede generar lesiones en la piel y remover la protección natural que existe sobre su superficie.

De esa forma, ingresan toda clase de virus y bacterias que pueden quedarse en la superficie del cortaúñas. Es por eso que, al ir a un salón de belleza, hay que asegurarse de que todos los artículos de manicura sean debidamente desinfectados. Y, en lo posible, conseguir un kit personal para prevenir cualquier infección.

12. Agujas u objetos punzantes

Las agujas son uno de los artículos que más transmiten enfermedades porque, ante una mala manipulación, puede provocar heridas en la piel y entrar en contacto con la sangre. De esa forma, ingresan virus y bacterias que generan más que una infección.

Para prevenir cualquier accidente con agujas u objetos punzantes, lo mejor es desecharlas de inmediato en sitios adecuados para este tipo de objetos, nunca en un basurero común. Así se evita que cualquier persona se dañe y sea infectado con algún virus de transmisión sanguínea.

¿Sueles compartir tus pertenencias con amigos? ¿Qué medidas tomas para evitar cualquier infección con un objeto personal?

Compartir este artículo