13 Detalles que muchos huéspedes de los hoteles no sospechan

Cuando planeamos unas vacaciones o un viaje de negocios, queremos alcanzar la máxima comodidad lejos de casa. Sin embargo, es el hotel el que puede convertirse en una causa inesperada de un viaje arruinado. Incluso la elección escrupulosa entre las opciones de alojamiento viendo fotos y estudiando a fondo los comentarios de otros usuarios no siempre puede asegurar que no te encuentres con pequeños vecinos: microbios y parásitos, que no esperas que compartan contigo la habitación del hotel.

Genial.guru estudió los consejos de los empleados de establecimientos hoteleros en los portales de Quora, Reddit y TheQuestion. Queremos advertirte sobre los peligros que pueden acarrear algunas habitaciones normales y corrientes en hoteles de propietarios sin escrúpulos.

1. No coloques tus objetos personales en el baño

El personal que limpia las habitaciones a veces utiliza un mismo paño para quitar el polvo de los estantes, las superficies y los aseos del baño (incluidos los inodoros). Por lo tanto, los artículos de higiene personal siempre es mejor tenerlos en tu neceser, sin colocarlos sobre los estantes y superficies del lavabo.

2. No te tumbes en un colchón sin cubrir

Los colchones en algunos hoteles se cambian solo cuando estos ya se vuelven inutilizables y a veces su vida puede alcanzar una docena de años. Todo este tiempo están acumulando suciedad y se convierten en un refugio ideal para bacterias y otras criaturas.

3. Revisa la ropa de cama diariamente. Especialmente, la de color

Los estándares de limpieza varían según la cantidad de estrellas que posea el hotel. Sin embargo, incluso si eliges una habitación cara, no puedes tener la seguridad total de que tu ropa de cama y las toallas se cambien a diario. Según afirman algunos trabajadores de establecimientos hoteleros, especialmente, hay que mirar bien los juegos de cama oscuros y de varios colores. En los blancos, las manchas siempre se notan más, por lo que se lavan con más cuidado.

4. Las colchas, cuanto más lejos, mejor

Probablemente, tu ropa de cama no se lavará todos los días, pero puedes estar seguro de que estén limpias desde el principio. Pero esto mismo no se puede decir con respecto a la colcha. A menudo, se lavan solo cuando las manchas se hacen visibles. En muchos hoteles, incluso dejaron de cubrir con ellas las camas, dejándolas dobladas al final de estas.

5. No te seques con las toallas de tamaño mediano

Cuando te instales en la habitación, busca inmediatamente una toalla gruesa de tamaño mediano y tírala al suelo del cuarto de baño. Esto se hace porque la mayoría de los huéspedes la utilizan como alfombrilla para el suelo y es poco probable que quieras utilizar esta toalla para otros fines.

6. No vayas descalzo por la habitación

Durante la limpieza diaria, las alfombras se aspiran, pero, por regla general, no podemos contar con una limpieza más profunda. Por lo tanto, lo más probable es que se haya acumulado suficiente polvo y suciedad dentro de la alfombra. Además, estas absorben perfectamente la humedad, por lo cual se convierten en un entorno favorable para la propagación de hongos y moho.

7. No uses los vasos

Los empleados de algunos hoteles admiten que durante sus tareas de limpieza los vasos solo se lavan con agua corriente del grifo, pero no se desinfectan de ningún modo. Por lo tanto, es mejor abstenerse de usarlos. Si surgiera tal necesidad, primero, friégalos a fondo.

8. Limpia el control remoto del televisor y el auricular del teléfono con una toallita desinfectante

Si eres un aficionado a cambiar de canal de televisión mientras comes, evita hacerlo durante tu estancia en el hotel. En general, toca el control remoto lo menos posible. Según reconocen algunos trabajadores de hoteles, los 3 artículos más sucios incluyen mandos a distancia, auriculares de teléfono e interruptores. Son muy difíciles de limpiar durante los 20-30 minutos reservados a la limpieza de la habitación. Y en este caso, te serán de gran utilidad las toallitas antibacterianas.

9. Revisa la habitación por si alberga cámaras ocultas

Si la puerta de entrada cuenta con una mirilla échale un vistazo: dentro podemos encontrar una cámara oculta. También puede estar escondida en una alarma contra incendios, una lámpara u otros objetos del interior. En muchos países, cuentan con una ley de privacidad, por lo que este tipo de vigilancia es ilegal. En caso de mínima duda, solicita que te asignen otra habitación.

El hotel está obligado a garantizar tu seguridad y privacidad. En caso de violación de tu intimidad, puedes responsabilizar al hotel. Por ejemplo, esto fue exactamente lo que hizo la periodista de televisión estadounidense Erin Andrews, la cual fue grabada desnuda, por un huésped, desde la ventana de una habitación contigua. La víctima recibió 55 millones USD y el hotel se vio obligado a pagar casi la mitad de esta cantidad.

10. Al entrar en la habitación, revisa las mesas de noche

Mira en los armarios y abre las mesitas de noche y comprueba si quedan envases, papeles u otra evidencia de huéspedes anteriores. Si la habitación tiene muchos muebles con cajones, a veces, los limpiadores “se olvidan” de la necesidad de verificar su estado.

11. Ponte zapatillas de goma cuando vas a la ducha

El suelo en las duchas y la superficie de las bañeras resulta especialmente peligroso: no todos los hoteles desinfectan completamente las zonas sanitarias. Por lo tanto, si tienes dudas sobre la calidad de la limpieza en un establecimiento hotelero, ponte zapatillas de goma en la ducha.

12. Revisa el papel higiénico

A menudo es bastante difícil para los huéspedes determinar si alguien ya ha usado un rollo de papel higiénico que aparenta ser nuevo. En algunos hoteles, la punta del rollo se dobla formando un triángulo, colocando en este una pegatina encima, la cual debe ser arrancada y desechada. De este modo, puedes estar seguro de que nadie ha utilizado este artículo de higiene.

13. La cafetera, mejor no usarla

Los limpiadores de hoteles rara vez llegan a las cafeteras, que están en algunas habitaciones. Los filtros usados, los posos de café y los residuos de bebidas son un entorno excelente para la propagación de moho.

Por supuesto, los casos que hemos descrito en este artículo no son una práctica habitual. Entre los representantes del negocio hotelero existen establecimientos muy decentes que valoran su reputación y cuidan con mimo cada detalle. No en vano, sigamos a rajatabla el dicho de “Confía, sí, pero compruébalo con tus propios ojos”.

¿Con qué frecuencia te alojas en hoteles? ¿Tienes un ejemplo digno de entrar en esta colección? Compártelo con nosotros en los comentarios.

Imagen de portada depositphotos
Compartir este artículo