14 Consejos rápidos para aliviar el dolor de garganta

Nada es tan molesto como un dolor de garganta. El solo hecho de escucharlo hace que quieras meterte una pastilla en la boca. Solo en los Estados Unidos, alrededor de 3 millones de personas son diagnosticadas con estreptococos cada año. Es mejor tratar el dolor de garganta en una etapa muy temprana, y varias estrategias sencillas de atención en el hogar pueden ayudarte con esto en cuestión de segundos.

En Genial.guru nos interesamos mucho en los remedios caseros que las personas usan en todo el mundo para tratar los dolores de garganta y queremos compartirlos con todos nuestros lectores.

1. Hacer gárgaras con agua salada

Algo tan simple como la sal puede ayudar a curar tu garganta al extraer la flema de tu tejido inflamado. Todo lo que necesitas hacer es mezclar media cucharadita de sal con 230 ml de agua tibia, revolviendo hasta que la sal esté completamente disuelta. Una vez que tengas esta mezcla, haz gárgaras con ella por unos segundos. Si aún te duele la garganta, repítelo varias veces al día. También puedes agregar jugo de limón para ayudar a la mezcla a matar más virus y bacterias.

2. Intentar con un poco de miel

La miel es un supresor natural de la tos que puede servir como el perfecto remedio casero. Tomar una cucharada de miel es suficiente para reducir la tos nocturna, especialmente en los niños. Si no te gusta el sabor de la miel, simplemente agregarla al té o al agua tibia también puede ayudar con el dolor de garganta. A algunas personas incluso les gusta congelar la miel para hacer sus propias paletas de miel para aliviar el ardor en la garganta.

3. Inhalar vapor

A algunas personas les gusta usar un humidificador para tratarse a sí mismos cuando se enferman, pero si no tienes uno, hay muchas otras formas de utilizar el vapor para reducir la inflamación de la garganta. Puedes tomar una vaporización, para empezar. Puedes inclinar tu cabeza en un fregadero con agua caliente, cubriéndote con una toalla. Algunas personas simplemente hierven agua en la estufa, y la mezclan con un poco de Vaporub para agregar algunos descongestionantes.

4. Chupar un poco de ajo

Posiblemente nunca se te ha ocurrido chupar ajo, pero es una excelente forma de ayudar a calmar el ardor en tu garganta gracias a una sustancia química llamada alicina, que en realidad puede matar las bacterias que afectan la garganta. Simplemente pela un diente de ajo, córtalo por la mitad y chupa ambas partes entre sus mejillas. Intenta aplastar el ajo con tus dientes, pero sin masticarlo.

5. Comer pequeños trozos de una paleta

Si bien muchos de los remedios para el dolor de garganta involucran bebidas calientes, los alimentos fríos también pueden ser calmantes. Unas deliciosas paletas de frutas, por ejemplo: puedes “comer” unos pequeños trozos de paleta. Sólo chupa la paleta o de lo contrario puedes irritar tu garganta. Deja que los pequeños pedazos se derritan en tu boca.

6. Beber jugo de limón con miel

Las frutas cítricas como los limones realmente pueden ayudar a mejorar tu garganta. Mezcla una cucharada de miel con jugo de limón y toma un poco frecuentemente. Algunas personas incluso hacen limonada caliente. Solo recuerda, cuando uses limones, la bebida solo debes tomarla por sorbos para no irritar tu garganta, así que intenta utilizar un pitillo.

7. Preparar una bebida de rábano picante

Puedes utilizar raíz de rábano picante puro o rábano picante seco. Mezcla una cucharadita de miel, una cucharadita de clavos de olor molidos y un vaso de agua tibia. Una vez mezclado, bébelo lentamente. También puedes usar el rábano picante para hacer sidra de fuego (mezcla de raíces infusionadas en vinagre de manzana), una bebida que ayuda al sistema inmunológico. Básicamente, la receta incluye la mezcla de rábano picante con ajo, vinagre de manzana y miel.

8. Hacer gárgaras con vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un elemento básico de muchos remedios para la garganta. Para hacer uno, debes mezclar media taza de este vinagre con una cucharadita de sal. Una vez que la sal se disuelva, mezcla esto en una taza de agua tibia. Úsalo para hacer gárgaras cada 15 minutos.

9. Mezclar un poco de aceite de coco en tu comida

El aceite de coco es un ingrediente popular en las recetas y, afortunadamente, tiene muchos beneficios para la salud que pueden aliviar la garganta. Puede combatir infecciones, inflamaciones y dolores. Incluso ayuda a lubricar tu garganta. Puedes agregar una cucharada del aceite al té, al agua o incluso a algunas de tus sopas favoritas. Si lo prefieres, puedes dejar que una cucharada se derrita en tu boca.

10. Consumir productos lácteos

Es posible que ya hayas escuchado que no deberías tomar leche cuando estás enfermo, ya que podría causarte producción de flema, pero la verdad es más complicada que esto. La leche y los productos lácteos efectivamente pueden hacer que la flema sea más espesa, pero en realidad no la aumenta. La leche puede ayudar a aliviar la garganta; de hecho, mezclar leche con miel o chocolate puede ayudar a espesar la leche y así cubrir la garganta. Además, la leche no deja de ser buena para ti cuando estás enfermo; es una manera saludable de obtener calorías si tu dolor de garganta te impide comer.

11. Elaborar un poco de raíz de malvavisco

Cuando piensas en malvaviscos, lo primero que se viene a tu cabeza son los dulces, pero estamos hablando de la raíz de malvavisco original. Se ha utilizado como medicina desde los días del antiguo Egipto. Cuando se ingiere por vía oral, se puede usar para tratar el picor en la garganta e incluso para aliviar la tos seca.

12. Rociar tu garganta con algo de equinácea y salvia

Rociar tu garganta puede hacerte respirar mejor y refrescar un poco tus vías respiratorias. Si bien puedes comprar aerosoles para ello, también puedes hacer un spray casero de equinácea y salvia. Para hacer un spray en casa, utiliza un poco de salvia del té y mezcla la equinácea y un poco de aceite esencial, colocándolo en una botella de spray.

13. Colocar tu cabeza levantada al tomar una siesta

Una siesta puede hacer maravillas cuando estás enfermo. El truco es mantener la cabeza levantada mientras duermes. Todo lo que tienes que hacer es apoyar tu cabeza en 2 o 3 almohadas en lugar de una, elevando tu cabeza. Esto no solo te ayudará a respirar más fácilmente, sino que también te ayudará a mantener la boca cerrada, evitando que tu garganta se irrite mucho más.

14. Hacer un poco de leche dorada

¡Te dijimos que la leche era algo bueno! Esta especialidad india tiene muchos nombres, como té de cúrcuma o leche dorada, y se ha utilizado por décadas para curar muchas dolencias. Para hacerlo tú mismo, tritura palitos de cúrcuma y mezcla el polvo con agua hirviendo y leche, y agrega miel o jengibre. Para hacerlo aún más efectivo contra el dolor de garganta, agrega un poco de ghee (mantequilla clarificada) a la mezcla antes de beber, ya que esto cubrirá tu garganta y eliminará la tos.

Bono: ¿Cuándo deberías visitar a un médico?

Recuerda, en la mayoría de los casos, un dolor de garganta puede tratarse en casa con remedios simples, pero hay ocasiones en las que deberías consultar a un médico. Si tu dolor de garganta se presenta con fiebre alta, dura más de unos pocos días, no te deja dormir o incluso te causa una erupción roja en la boca, las cosas podrían ser más serias. Es posible que tengas una infección que un médico debe tratar con antibióticos.

¿Conoces alguna otra forma rápida de aliviar el dolor de garganta? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!

Ilustrado por Yekaterina Ragozina, Darya Barabanova para Genial.guru
Compartir este artículo