Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

5 Maravillas que una ducha fría puede hacer por tu piel

Estamos acostumbrados a pensar que las duchas heladas pueden darnos un impulso de energía y ayudarnos a despertar por la mañana. Pero estas también tienen varios beneficios de belleza. Tomar duchas cortas con agua fría o ligeramente fría es un truco fácil de usar que puede tener un impacto increíble en tu piel.

En Genial.guru investigamos un poco para descubrir cómo puedes beneficiarte de las duchas frías diarias, y resultó que los lavados con agua helada pueden transformar tu piel de muchas maneras impactantes.

1. Le da a tu piel un brillo saludable

Las duchas frías ayudan a aumentar la circulación sanguínea. Para tu rostro, esto podría significar un aspecto radiante y fresco. La buena noticia es que no necesitas pasar mucho tiempo en el frío para que tu piel luzca más brillante. Ducharse con agua levemente fría o incluso tibia es suficiente para nutrirla.

2. Previene el envejecimiento cutáneo

El hábito de tomar duchas frías diarias puede ayudar a que tu piel se mantenga más joven por más tiempo. El agua fría activa tu sistema nervioso, haciendo que tu cuerpo libere hormonas y sustancias químicas cerebrales que combaten el estrés. Estudios sugieren que el estrés psicológico tiene un impacto directo en el envejecimiento de la piel y afecta negativamente a muchos sistemas del organismo.

3. Previene las afecciones cutáneas relacionadas con el estrés

Una ducha fría envía una abrumadora cantidad de impulsos eléctricos al cerebro y estimula la liberación de “hormonas felices” o endorfinas. Cuando el cuerpo libera estas sustancias químicas, tus niveles de estrés disminuyen, haciendo que seas menos propenso a experimentar una serie de problemas de la piel como el acné, la psoriasis y la dermatitis.

4. Cierra los poros

Si bien el agua caliente puede eliminar algunos aceites protectores que produce tu piel, el agua fría reduce al mínimo tus poros. También ayuda a darle vitalidad a tu rostro y realza el brillo de tu piel. Debido a que el agua fría puede hacer que los vasos sanguíneos se compriman, la cara puede parecer menos hinchada o enrojecida.

5. Alivia las molestias de algunas afecciones de la piel

Mientras que las duchas de agua caliente pueden inflamar la piel y causar enrojecimiento, picazón e incluso descamación, el agua fría tiene el efecto exactamente contrario. Para aquellos que sufren de comezón en la piel, las duchas frías pueden ayudar a superar la sensación de rascarse. Según un estudio, enfriar el cuerpo también ayuda a reducir la picazón intensa causada por la psoriasis.

¿Sueles ducharte con agua fría o caliente? ¿Has notado cómo esto impacta en tu piel? Cuéntanos en la sección de comentarios a continuación.

Imagen de portada Shutterstock.com