Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Razones para empezar a comer mantequilla de maní

La pérdida de peso, prevención del cáncer de mama, reducción del insomnio y muchas cosas más: ¡la mantequilla de maní es un tesoro natural que puede impulsar numerosos cambios positivos en tu cuerpo! Este alimento está repleto de vitaminas, minerales, grasas saludables y elementos beneficiosos que el organismo agradecerá. Pero, para que funcione, solo hace falta disfrutarlo con moderación, y en un breve período de tiempo podrán verse los resultados.

Genial.guru quiere hablarte sobre otro producto que está lleno de propiedades alimenticias y les permite a las personas gozar de una vida más saludable. ¡Agarra una cuchara y empecemos!

1. Ayuda a reducir las posibilidades de sufrir cáncer de mama

Las proteínas y grasas naturales presentes en el maní pueden reducir de manera significativa el riesgo de sufrir enfermedades en los senos, entre ellas, el cáncer. Esto fue constatado por un estudio realizado por la Breast Cancer Research Foundation y el Instituto Nacional de Salud de EE. UU. Comer este producto a diario tiene efectos positivos en tu cuerpo, particularmente en tus mamas. Así que, si no eres alérgico al maní, asegúrate de incluir este alimento en tu dieta.

2. Contribuye a perder peso

Resulta que la mantequilla de maní fue eliminada injustamente de muchos programas de alimentación por tener un elevado contenido de grasas. No en vano, es una gran fuente de proteínas, fibra y nutrientes. No cambia los niveles de azúcar en sangre y también le proporciona al cuerpo elementos saludables. Consumir dos cucharadas soperas dos veces por semana puede reducir el aumento de peso.

3. Disminuye los niveles de estrés

Este alimento contiene un esterol vegetal llamado beta-sitosterol, el cual puede ayudar a normalizar los niveles de cortisol, también llamada hormona del estrés. Sus grasas saludables, antioxidantes, hierro, magnesio, calcio y vitamina C te ayudan a compensar la falta de estos elementos en tu organismo, lo que hará que te sientas mejor. Acompañada de tu refrigerio favorito, la mantequilla tendrá incluso un mejor efecto en tu estado de ánimo.

4. Mejora la actividad cerebral y la memoria

La vitamina E, zinc, magnesio y niacina presentes en el maní promueven la actividad cerebral. La vitamina E también puede aumentar la capacidad de la memoria, lo cual resulta especialmente beneficioso para las personas de mayor edad. Incluso se ha descubierto que esta ayuda a mitigar la enfermedad de Alzheimer. Así las cosas, un frasco de mantequilla de maní puede ser un buen refrigerio que vale la pena tener siempre a mano para tus queridos abuelos.

5. Ayuda a los músculos a recuperarse tras un entrenamiento

Es una excelente comida para consumir antes y después de un entrenamiento. Sus grasas saludables e hidratos de carbono te aportarán energía suficiente para toda una sesión. También es rica en potasio, el cual juega un papel clave en la salud de los músculos durante el período de recuperación. Es más, puede prevenir el dolor muscular y los calambres, así que tu sesión de ejercicios físicos puede acabar convirtiéndose en algo placentero.

6. Controla la tensión arterial

Otra propiedad beneficiosa del potasio es su capacidad de disminuir la tensión sanguínea. Este efecto mejora aún más en presencia del magnesio, otro elemento que abunda en el maní. Para poder beneficiarte de tales efectos deberás buscar una versión de este producto que no contenga sal.

7. Reduce las posibilidades de desarrollar diabetes

Otra propiedad asombrosa de la mantequilla de maní es que puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes. Sí, el maní contiene muchas grasas, pero son insaturadas y saludables para el ser humano. Son capaces de mejorar la estabilidad de los niveles de glucosa e insulina. En un estudio realizado por la Universidad de Harvard se obtuvieron unos resultados asombrosos: las mujeres que consumían mantequilla de maní con regularidad tenían un 21 % menos de riesgo de sufrir diabetes en comparación con aquellas que nunca la comían.

8. Ayuda a conciliar el sueño

Un aminoácido presente en el maní, el triptófano, aumenta el nivel de la hormona del sueño, la melatonina, y el de la hormona de la felicidad, la serotonina. Te calma, ralentiza los procesos de tu cuerpo e influye a la hora de tener un buen sueño nocturno. Sin embargo, no hay necesidad de comerla en abundancia: con un par de cucharadas debería bastar.

9. Es buena para las embarazadas

Parece que consumir mantequilla de maní durante el embarazo también puede tener un efecto positivo en el feto. Es posible que esta pueda disminuir la posibilidad de que el bebé desarrolle intolerancia estando en el útero, así como ayudar a protegerlo de posibles alergias a las nueces. Además, los nutrientes saludables del maní tendrán un impacto positivo en la salud de la madre.

¿Disfrutas comiendo mantequilla de maní? ¿Qué otros productos similares están en tu lista de golosinas favoritas? Comparte tus preferencias con nosotros en los comentarios.

Compartir este artículo