Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Según estudios, las personas que se ofrecen como voluntarios tendrían una vida más saludable y longeva

Cuando pensamos en el cuidado de nuestro cuerpo, las opciones que acuden a nuestra mente son: abandono de las costumbres nocivas (consumo de tabaco, alcohol, dormir poco), llevar una dieta saludable, una rutina controlada de ejercicios. Pero no pensamos en los demás. Creemos que nuestra salud depende solo de nosotros. Sin embargo, unos recientes estudios han demostrado que ejercer el voluntariado puede contribuir a que tengamos una mejor salud física y mental, y a ser más longevos.

Genial.guru suele difundir las obras de miles de voluntarios que ayudan a hacer que el mundo sea un lugar más amigable, y se alegra al saber que su trabajo probablemente los ayude a tener una mejor salud y a vivir más tiempo. Por eso comparte con sus lectores este artículo que da más motivos para que aquellos que tienen deseos de entrar al voluntariado se animen a dar el gran paso.

El voluntariado

Un informe de las Naciones Unidas realizado en el 2011 reveló que el número de voluntarios en el mundo alcanzaba la cifra de 140 millones. Los destinos y objetivos de ese enorme grupo solidario son de los más variados, y entre las preocupaciones más destacadas están la asistencia a las víctimas de la pobreza, de la guerra, de las catástrofes naturales, de todo tipo de violencia, la niñez desamparada, la lucha contra el calentamiento global y el cuidado del medioambiente.

Los seres humanos, al parecer, no son tan egoístas como suele señalarse. El voluntariado exige de tiempo, esfuerzo físico, aporte de dinero, y, en ocasiones, de gente dispuesta a asumir riesgos. Y gracias a su trabajo, millones de personas pueden asegurar que recibieron ayuda cuando más lo necesitaban.

Enfermedades crónicas

Un estudio reciente se propuso analizar cómo repercute el voluntario en la salud de quienes lo ejercen. Para ello, se analizó del caso de 2 705 voluntarios mayores de 18 años. La encuesta se realizó online y estuvo conducida por la Kantar TNS, una empresa dedicada a las investigaciones de marketing.

El 75 % de quienes trabajaron como voluntarios en los últimos 12 meses declaró que gracias al voluntariado se sintió “físicamente más saludable”. Por otra parte, un 34 % afirmó que el trabajo solidario les ayudó a controlar mejor sus enfermedades crónicas.

Cabe destacar que el estudio abarcaba a quienes ejercían el voluntariado solo de 2 a 2,5 horas por semana.

Hipertensión

Un estudio realizado en 2013 por la Carnegie Mellon University, analizó a adultos mayores de 50 años. Se obtuvo como conclusión que quienes desarrollaban actividades regulares de voluntariado tenían menos posibilidades de sufrir presión alta. Este dato es significativo, ya que la hipertensión puede ser causa de accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardíacas y síndrome metabólico.

Hoy, la hipertensión, gracias al estilo de vida moderno y a la mala alimentación, es un grave problema que no solo afecta a ancianos y adultos, sino también a niños.

Voluntariado en la tercera edad

En un trabajo realizado por dos investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, Celeste Dávila de León y Juan Francisco Díaz-Morales, se analizan distintos estudios realizados sobre la relación entre voluntariado y tercera edad. Se trata de un trabajo exhaustivo del cual pueden extraerse algunas conclusiones que mencionaremos a continuación.

  • El voluntariado contribuye a una mayor longevidad. En este punto, se mencionan algunos autores que apoyan esta afirmación, pero los investigadores concluyen en que los datos obtenidos no determinan si las personas que ejercen el voluntariado se vuelven más saludable, o, en cambio, son las personas más saludables las que se dedican a trabajos voluntarios.
  • El voluntariado otorga beneficios en la salud física. En esta parte del trabajo, se mencionan a autores que relacionan el trabajo voluntario con una menor probabilidad de padecer alzhéimer, niveles más bajos de mortalidad en comparación con quienes no ejercen el voluntariado, y mejoras en el estado físico general.

Conclusiones

Más allá de las discusiones que los investigadores puedan tener respecto a algunos puntos, es innegable que el trabajo solidario es de vital importancia para que el mundo sea, cada día, un lugar mejor. Eso sí, también es importante destacar que lo recomendable es ayudar a los demás pensando en el prójimo y no en uno mismo. El egoísmo no suele ser un buen estímulo para ninguna actividad. Mucho menos para una actividad solidaria.

¿Qué piensas del voluntariado? ¿Has formado parte de alguna actividad que tuviera como destino ayudar al otro? ¿En qué tipo de tarea te gustaría participar? ¿A quiénes te gustaría ayudar? Por favor, cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo