Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué nos zumban los oídos y cuáles pueden ser las causas de esa sensación

Algunas veces, después de un concierto o de asistir a un lugar donde nos exponemos a escuchar sonidos con un volumen muy fuerte, podemos percibir un pequeño ruido que no parece venir de ningún lado y que solamente nosotros somos capaces de escuchar cuando por fin estamos en silencio.

Genial.guru te cuenta más acerca de este fenómeno que nos ha ocurrido a muchos al menos una vez en nuestras vidas. Recuerda que si notas algo fuera de lo normal, lo mejor es consultar a tu médico.

Un ruido de origen desconocido

La sensación de que hay un zumbido, un silbido o un ruido extraño es conocida como tinnitus. Es una percepción fantasma del sonido. Puede manifestarse también como un rugido o un chasquido, pues en cada persona es distinto y existen varios factores que lo propician. Este síntoma es generalmente de corta duración y puede ser sutil o tan intenso como para hacernos difícil escuchar una conversación. Sin embargo, cuando esta sensación ha durado demasiado o se repite de manera crónica puede interferir en la vida diaria de quien la padece.

La causa de este extraño zumbido

El tinnitus ocurre debido a lesiones en las pequeñas células pilosas ubicadas en nuestro oído interno. Estas células forman pequeñas vellosidades cerca de la cóclea que se mueven de acuerdo a las ondas sonoras que llegan al oído. El nervio auditivo luego percibe e interpreta estas ondas como sonidos. Cuando estas vellosidades se lesionan, se emite una señal errónea hacia nuestro cerebro, y es por eso que escuchamos estímulos que no están presentes.

Factores que pueden ocasionar estos sonidos

Estas lesiones leves en el oído interno pueden tener distintas causas, entre ellas:

  • La exposición a ruidos fuertes por un tiempo prolongado, como puede ser un concierto o una construcción, o escuchar los altavoces o los audífonos con el volumen muy alto. En el primer caso, es fácil recuperarse y volver a la normalidad; sin embargo, en el segundo caso, al tratarse de un hábito, los daños que el volumen excesivo causan en el oído pueden llegar a ser permanentes.

  • También el cerumen puede ser el causante del tinnitus. Una obstrucción en el canal auditivo debido a su acumulación o una infección pueden inflamarlo e incluso irritar el tímpano, ocasionando este molesto sonido imaginario.

  • Con la edad, podemos ir perdiendo poco a poco nuestro sentido del oído, lo cual a la larga puede traer una sensación de zumbido o chasquido constante en las personas mayores de 60 años. Otra causa pueden ser las variaciones en la presión arterial.

  • Las lesiones de cabeza y de cuello, e incluso la tensión excesiva en esta zona, pueden llevar a tener tinnitus. Esto se debe a que ambas partes de nuestro cuerpo están vinculadas a la audición. Cuando este es el origen del zumbido, generalmente se da en un solo oído.

  • Por otro lado, el tinnitus puede evidenciar un endurecimiento de los huesecillos del oído medio (otoesclerosis), pues es uno de los síntomas principales.

  • Cuando la articulación temporomandibular (el punto donde la mandíbula se une con el cráneo) sufre alguna alteración o lesión, puede ocasionar este síntoma debido a su cercanía con el oído.

  • Esta sensación, en casos más extremos, puede ser un signo de enfermedades como el síndrome de Ménière, un padecimiento en el oído interno o schwannoma vestibular producido por un tumor benigno que se aloja en el cráneo.

  • El uso de medicamentos como el ácido acetilsalicílico, antidepresivos, antibióticos y diuréticos puede ocasionar este síntoma.

Formas de prevenir el tinnitus

Si esta sensación se prolonga por mucho tiempo y lo percibimos con gran intensidad puede afectar nuestra vida cotidiana y causar fatiga, falta de concentración, irritabilidad, problemas de sueño o de memoria.

Por esta razón, es recomendable evitar los sonidos muy fuertes, no escuchar los audífonos a todo volumen y, si asistes a un lugar muy ruidoso, utilizar tapones para proteger tus oídos. Por otro lado, es importante cuidar la salud cardiovascular con una sana alimentación y actividad física, puesto que no existe un tratamiento específico para este padecimiento.

¿Recuerdas haber tenido esta sensación en algún momento en particular? ¿A qué pensabas que se debía este peculiar fenómeno de nuestro cuerpo?

Compartir este artículo