Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué dormir con un ventilador encendido es malo para ti

Algunas personas no pueden dormir sin el ventilador encendido. Ya sea por las calurosas noches de verano o porque el sonido les ayuda a conciliar el sueño, el ventilador parece ser una necesidad. Pero aunque en sí este objeto no es tóxico, usarlo de noche puede tener ciertas consecuencias.

Para ayudarte con esto, Genial.guru quiere mostrarte cómo puede reaccionar tu cuerpo mientras duermes con un ventilador encendido. Como beneficio adicional, tenemos algunas soluciones simples sobre cómo se puede tener noches más frescas sin él.

1. Seca la boca y las fosas nasales

Los estudios revelan que dejar el ventilador encendido puede ayudar a evaporar el sudor y la humedad de tu cuerpo, provocando deshidratación y sequedad en la boca y las fosas nasales. Si vives en una zona seca, esto necesita una atención especial, ya que estas consecuencias pueden aparecer aún más rápido. Sin embargo, una taza de agua es más que suficiente para restaurar el líquido que necesitas.

2. Puede empeorar las alergias

Si tienes alergias, dormir con el ventilador encendido no es una buena idea. Según los investigadores, el viento puede ayudar a hacer circular las partículas alérgenas, aumentando las posibilidades de asma, ojos secos, alergias oculares y fiebre del heno.

3. Es una de las causas de los calambres musculares

La temperatura tiende a disminuir rápidamente por las noches. La exposición al frío es una de las causas de los calambres musculares, y los ventiladores pueden exponerte a un aire frío más concentrado y constante que sopla directamente hacia ti. Por otro lado, durante las noches calurosas, el aire que sopla desde el ventilador puede aumentar tu temperatura central y traer problemas relacionados con el calor, como náuseas o dolores de cabeza.

Bono: esto es lo que puedes hacer en lugar de encender el ventilador

1. Dormir con una ventana abierta

Una solución sencilla para las noches calurosas es simplemente dejar la ventana abierta. El viento frío durante la madrugada ayudará a enfriar el aire. Si le temes a los mosquitos, puedes intentar instalar una red o una pantalla antimosquitos en tu ventana.

2. Coloca una toalla mojada o una cubeta llena de agua cerca de tu cama

Para que tu habitación sea a prueba de deshidratación, coloca una toalla húmeda junto a la cabecera o llena una cubeta con agua y déjala al lado de la cama, en el piso. Estas soluciones ayudarán a aumentar la humedad en tu dormitorio.

3. Gira el ventilador en otra dirección

Si simplemente no puedes dormir sin tu ventilador, intenta girarlo en otra dirección. De esta forma no te soplará directamente. También puedes intentar ponerlo junto a la ventana, para que pueda atrapar el aire exterior y ayudarlo a ingresar a la habitación.

¿Cuál es tu opción preferida para ayudarte a dormir mejor en las noches calurosas? Y si no es un ventilador o aire acondicionado, ¿tienes alguna otra solución que podamos agregar a nuestra lista?