Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué siempre deberías quitarte las joyas antes de irte a la cama

5-22
588

Muchos de nosotros tenemos una pieza especial de joyería que está tan cerca de nuestro corazón que nunca queremos quitárnosla. Y a veces, simplemente estamos demasiado agotados para sacarnos todos esos anillos y pulseras antes de acostarnos. Aunque somos muchos los que nos quedamos dormidos con nuestras joyas puestas, hay algunas contras bastante serias de llevarlas mientras descansamos por la noche.

Genial.guru se siente totalmente identificado con esta elección a la que nos solemos enfrentar antes de acostarnos. Así que hemos decidido averiguar por qué dormir con las joyas puestas puede no ser seguro para tu salud, ni tampoco para tus gemas.

1. Será difícil quitarte el anillo por la mañana

Es posible que hayas notado que tus manos y tus dedos parecen ligeramente más grandes por la mañana. Esto ocurre porque cuando nos quedamos quietos por la noche, los líquidos se acumulan en el interior de los tejidos y hacen que nos despertemos con las manos ligeramente hinchadas. Si te duermes llevando un anillo, será mucho más difícil quitártelo por la mañana. Para quitarte el anillo de los dedos hinchados, tendrás que usar jabón líquido o aceite vegetal para ayudar a que se deslice, o incluso meter la mano en agua helada para reducir la hinchazón.

2. Puede interrumpir tu sueño

Dormir con un collar puesto puede poner en peligro tu descanso nocturno, sobre todo si das muchas vueltas entre las sábanas. Las cadenas pueden enredarse en el pelo o enrollarse alrededor del cuello, perturbando tu sueño. Si tu collar favorito tiene colgantes o dijes, pueden pincharte mientras duermes, y despertarte. Si no puedes imaginarte desprendiéndote de tu joya sentimental por la noche, opta por diseños que no interfieran en tu sueño, como los collares de materiales suaves y flexibles.

3. Puede irritar tu piel

Algunos materiales que se utilizan para fabricar joyas, como el níquel, pueden provocar reacciones alérgicas y hacer que la piel pique y se enrojezca. Y aunque el oro y la plata parecen ser una opción segura, a menudo también contienen otros metales. Si tienes una piel sensible y propensa a las alergias, asegúrate de que tus joyas sean de oro de 14 quilates o más. Los quilates más altos indican que el oro es más puro y, por lo tanto, es menos probable que cause una reacción alérgica.

4. Los lóbulos de las orejas pueden volverse flácidos

Mientras que dormir con los pendientes puestos puede resultar incómodo, acostarte con pendientes grandes y pesados puede envejecer y alargar los lóbulos de las orejas. Los lóbulos de las orejas pierden elasticidad con el paso de los años, y si no les das tiempo para descansar y respirar por la noche, pueden volverse flácidos. Llevar los pendientes por la noche también puede hacer que huelan mal. Cuando el sebo que segrega tu piel se mezcla con las células muertas de la piel y las bacterias, esto puede hacer que tus piercings huelan bastante mal.

5. Puede provocar la acumulación de bacterias

Si no te quitas las joyas para limpiarlas correctamente, tus piezas favoritas pueden convertirse en un caldo de cultivo para la suciedad y las bacterias. Los anillos que están en estrecho contacto con la piel sirven como trampas de humedad, creando un entorno perfecto para que crezcan las bacterias.

6. No es bueno para tus joyas

Aunque mucha gente tiene la costumbre de dormir con el anillo de compromiso o la alianza puesta, es mejor quitártelos antes de acostarte para mantenerlos en su mejor estado. Si eres una persona inquieta, puedes golpear tu anillo con la cama o la mesilla de noche y romperlo. Cuando te das la vuelta mientras duermes, las púas pueden engancharse en las telas, lo que puede desgastarlas. Dormir con las joyas puestas también puede hacer que se empañen, ya que sudamos mientras dormimos, y el sudor que acaba en las joyas puede opacar su brillo.

¿Te quitas tus joyas antes de irte a la cama?

5-22
588
Compartir este artículo