10 Consejos para el cuidado de las tuberías en casa (y que no todos los plomeros te cuentan)

Todas las casas, sin importar si son nuevas o viejas, pueden tener problemas de plomería. El uso cotidiano de grifos, tuberías y drenajes provoca que se desgasten, se obstruyan y dejen de funcionar correctamente. Pero muchas veces, estas reparaciones no necesitan de un fontanero profesional, pues se trata de soluciones muy sencillas que mantienen las cañerías en buen estado y evitan problemas a largo plazo.

Genial.guru quiere mostrarte algunos consejos básicos de plomería para evitar daños.

1. Destapa las cañerías sin productos químicos

Los limpiadores de desagües tradicionales están llenos de químicos que pueden dañar las tuberías y ser peligrosos para la salud. Puedes eliminar las obstrucciones con un émbolo o un desatascador de drenaje. También, con un alambre o un cable para destapar los caños y retirar los residuos que se hayan acumulado en las tuberías.

2. No viertas grasa por el fregadero

El resultado de freír los alimentos es una gran cantidad de aceite sobrante. Habitualmente, este termina en el fregadero de la cocina. Pero la grasa puede obstruir y dañar el sistema de drenaje, pues se endurece y se adhiere a las paredes de las tuberías. Para evitar la formación de atascos, vacía lentamente agua hirviendo por el desagüe. Y para desechar correctamente el aceite de cocina, puedes almacenarlo en un recipiente y llevarlo a un centro de reciclaje, donde fabrican combustible alternativo.

3. Revisa el cabezal de la ducha para ver si tiene problemas

La baja presión de agua en la ducha se puede deber a los depósitos minerales que se forman por el paso del agua. Para verificar si el problema proviene del cabezal de ducha, desatorníllalo y abre la llave. Si el agua sale disparada, reemplaza o limpia la pieza. Enjuaga la boquilla del cabezal o sumérgela en vinagre para eliminar los residuos. Después, colócala de nuevo en su lugar y disfruta de una buena presión de agua.

4. Detecta y repara las fugas del inodoro

Un inodoro descompuesto puede causar un desperdicio significativo de agua. Retira la tapa del tanque y revisa si la tapa de plástico o sapo funciona correctamente. A veces, con el paso del tiempo, esta se vuelve quebradiza y deja de crear un sellado adecuado, lo que provoca una fuga de agua. Si este es el caso, reemplázala.

Comprueba si la cadena está bien enganchada y si no es demasiado larga. Además, puedes ajustar el nivel del agua para que el tanque no se sobrellene e inunde tu baño. Para verificar que no haya quedado ningún problema, descarga el retrete y deja que se llene el tanque por completo y que se detenga solo.

5. Limpia regularmente los tapones de los desagües

Los tapones de los lavabos sirven para recolectar residuos como cabellos sueltos o trozos de jabón y evitar que se tapen las tuberías. Por ello, es importante limpiarlos constantemente y desechar estos residuos para prevenir cualquier obstrucción.

6. No tires basura por el inodoro

El inodoro está diseñado para desechar ciertos materiales como el papel higiénico, pues se disuelve rápidamente en el agua, pero otros artículos pueden causar atascos. Los pañuelos desechables, el hilo dental, los hisopos, las toallitas húmedas, las bolas de algodón, los pañales y las toallas femeninas, entre otros, deben depositarse en el bote de basura. Una buena idea es tener un cesto en el baño para facilitar la eliminación de los elementos que no se pueden tirar por el retrete.

7. Evita colgar cosas pesadas de la ducha

La mayoría de los accesorios de ducha no están diseñados para soportar el peso de champús, cremas o jabones. Al sobrecargarlos con accesorios de tocador, puedes causar problemas de plomería, como aflojar el cabezal o provocar filtraciones.

8. Recupera el anillo que dejaste caer por el lavabo

Los anillos u otros artículos pequeños se pueden deslizar fácilmente por el drenaje. Pero no te preocupes, con unos sencillos pasos puedes extraer el objeto con facilidad. Cierra el agua de inmediato y observa debajo del lavabo. La “trampa P” es la parte en forma de U del desagüe que sirve para atrapar escombros y evitar que se formen obstrucciones dentro de la tubería. Normalmente, ahí se alojan los objetos que accidentalmente se perdieron.

Retira la trampa P desatornillando los anillos que hay en cada extremo (deberías poder hacerlo a mano). Puedes colocar un balde pequeño debajo para recoger el agua. Una vez que hayas quitado la pieza, busca y recupera el objeto perdido. Vuelve a colocar la trampa P en su posición original y atornilla muy bien los dos anillos para evitar fugas.

9. Elimina los olores desagradables de las tuberías

El olor a aguas residuales puede invadir todo tu baño, pero esto se puede arreglar con facilidad. Normalmente, los gases en el sistema de alcantarillado suben debido a la falta de uso. Si este es el caso, deja correr el agua para llenar la “trampa P” y detener los olores. Otra opción es verter agua caliente por el desagüe seguido de una taza de vinagre blanco y media taza de bicarbonato de sodio. Deja reposar dos horas y vuelve a echar agua caliente.

10. Ubica dónde están las llaves de paso de tu casa

Si tienes una tubería averiada o un inodoro desbordado, debes cerrar el suministro de agua para evitar inundaciones, daños y problemas de moho. Así, es importante que conozcas la ubicación de la válvula de cierre principal de tu casa. En una emergencia, debes cerrarla girándola en el sentido de las agujas del reloj para cortar el flujo de agua. Además, algunos accesorios como lavabos o inodoros tienen sus propias válvulas de cierre.

¿Tienes otras recomendaciones que ayuden con los inconvenientes de plomería?

Compartir este artículo