Genial
Genial

10 Objetos que es probable que tengas en tu cocina, pero que se conservarían mejor en otra parte

La cocina debería ser una de las habitaciones más funcionales de nuestro hogar. Cada espacio y cada detalle deberían ser pensados para simplificar la preparación de las comidas. Y aunque nos sintamos tentados a tener una cocina de revista, hay ciertas cosas que tal vez sea mejor desterrar para siempre de este lugar para dar paso a la comodidad y a la practicidad.

En Genial.guru queremos ayudarte a que tu día a día sea más fácil y por eso te detallamos estas 10 cosas que probablemente tengas en tu cocina, pero que tal vez sea mejor que no estén allí.

1. Alfombras

Una alfombra siempre da un toque especial y aporta calidez a los ambientes, pero tener una en el piso de la cocina tal vez no sea una buena idea. Corres el riesgo de tropezarte o de resbalarte. Además debes tener en cuenta la higiene, ya que suelen ser de materiales que se ensucian con facilidad y absorben olores y humedad, por lo que tendrías que estar lavándolas constantemente.

2. Libros de cocina

Posiblemente pienses que tu colección heredada de libros de cocina tiene que estar precisamente en este ambiente para poder consultarlos en cualquier momento. Pero si no los usas seguido, tal vez la cocina no sea el mejor lugar para dejar que acumulen polvo. Ocupan un valioso espacio en el mesón o en las repisas, donde se pueden almacenar otras cosas que se usan con mayor frecuencia. En este caso es más recomendable guardarlos junto a los otros libros en otro ambiente de la casa.

3. Productos de limpieza o químicos muy agresivos

Los productos de limpieza con químicos fuertes o agresivos, como la lejía, o los desinfectantes como el cloro o el alcohol no deberían ser guardados en el mismo lugar donde almacenas o preparas alimentos. Puedes mantener a mano o debajo del fregadero tus botellas de detergente para platos, pero para otro tipo de productos es mejor buscar otro ambiente, que además esté fuera del alcance de niños y mascotas.

4. Ropa de mesa de tela

Los manteles, las servilletas y los manteles individuales de tela podrían correr un riesgo innecesario si los guardas en la cocina junto a los alimentos y los electrodomésticos. Podrían mancharse o absorber olores indeseados. En lugar de que ocupen este valioso espacio, puedes acomodarlos en tu armario, en una caja especial o en un cajón de ropa blanca (junto con las toallas, las sábanas, etc.). Si solo tienes espacio para guardar estos artículos en la cocina, asegúrate de colocarlos en la parte más alta de un estante o sobre el refrigerador, así no corren riesgo de que les caiga algo encima y se manchen.

5. Pequeños especieros a la vista

Aunque parecería lógico tener todos los frasquitos de especias al alcance de la mano, en realidad muchos de nosotros solo utilizamos unos pocos habitualmente, y el resto los desempolvamos para una receta rara que encontramos en internet o para comidas muy especiales.

Debemos tener en cuenta que al estar a la vista, los especieros se pueden llenar de grasa y de polvo. Además, para su durabilidad y mejor preservación, no es conveniente tener las especias en una encimera donde les dé la luz del sol o cerca de fuentes de calor como la cocina. Por eso es recomendable guardarlas en un cajón, y algunas incluso es mejor colocarlas en el refrigerador.

6. Artefactos de cocina que nunca usas

La máquina para hacer pan, un extractor de jugos o la batidora son electrodomésticos que no se suelen utilizar todos los días y ocupan un espacio excesivo en tu cocina, sobre todo si los mantienes en tu mesón. En lugar de guardarlos y olvidarlos en un rincón de este ambiente, puedes tenerlos en tu despensa o acomodarlos en una caja plástica en otro espacio de tu casa, como en un depósito, para sacarlos solo cuando los necesites.

7. Utensilios o cubiertos de plata

Si tienes un valioso juego de cubiertos de plata, o tal vez algunas fuentes o vajilla de este material, debes saber que entre los cuidados que necesita, además de saber cómo lavarlos o limpiarlos, el lugar donde los guardas también es importante. La cocina, al ser un ambiente donde puede haber humedad, no es el mejor sitio para tener tu valiosa cubertería. Trata de mantenerla en una caja especial o en un mueble, pero fuera de la cocina.

8. Herramientas debajo del fregadero

Podríamos pensar que el lugar ideal para las herramientas es debajo del fregadero. De esta forma, siempre que las necesitemos estarán a mano. Pero tener cosas como martillos, destornilladores y alicates propensos a oxidarse justamente debajo de una fuente de agua puede que no sea una buena idea después de todo. Mejor guarda tus herramientas en una caja y en otro ambiente, como un garaje o un depósito.

9. Adornos o floreros

Puede ser muy tentador tener nuestra cocina como las vemos en las fotos de revista, con grandes floreros y adornos que les dan un toque elegante y moderno. Pero siendo realistas, al ser un espacio en el que el agua, las grasas, el vapor y las manchas pueden aparecer en cualquier momento, tal vez mantener limpia y en orden una cocina llena de detalles sin mucha funcionalidad puede ser algo complicado.

10. Fuentes y bandejas para servir comida

Si no preparas grandes comidas para muchas personas por lo menos una vez a la semana, entonces las fuentes para servicio podrían estar ocupando un espacio importante en tu cocina. En lugar de tenerlas en un rincón de tu mesón o en un cajón, podrías guardarlas en algún otro armario para vajillas, en el espacio sobre tu refrigerador o incluso colocarlas en una caja y llevarlas a otro ambiente de tu casa.

Esperamos que con estos consejos empieces a ganar un poco más de espacio y de tiempo para preparar algo delicioso. Cuéntanos, ¿cuál es ese objeto que guardas en la cocina porque no tienes idea de en dónde más lo podrías poner?

Genial/Consejos/10 Objetos que es probable que tengas en tu cocina, pero que se conservarían mejor en otra parte
Compartir este artículo