Genial
Genial

10 Consejos para comprar cosas de segunda mano y evitar que lo barato salga caro

Comprar más gastando menos es algo que la mayoría de nosotros quisiera que pasara siempre, y aunque no es algo sencillo de lograr, los mercados de segunda mano son espacios que hacen más fácil conquistar esa misión. Como ese tipo de comercios apenas ha venido ganando auge en los últimos años, puede que no siempre sea claro identificar y aprovechar esas oportunidades que no se pueden dejar pasar.

En Genial.guru nos encantan las ideas que hacen feliz a nuestro bolsillo y más eficientes nuestras compras. Por eso, te traemos estas recomendaciones a la hora de adquirir un producto usado.

1. Lleva solo efectivo en el bolsillo

Entrar en una tienda de segunda mano y ver tantos productos por un precio bajo podría ser muy tentador y animarnos a llenar la bolsa de compras sin siquiera preocuparnos por el presupuesto. Por eso, lo mejor a la hora de visitar uno de estos sitios es ir con una cantidad limitada de efectivo y no pagar con tarjetas de crédito, porque de esa forma podemos terminar gastando más de lo necesario en cosas que al final no eran indispensables.

2. Fíjate en las referencias

La zona de la ciudad en la que está ubicada una tienda de segunda mano funciona como una buena referencia del tipo de productos y precios que podrás encontrar una vez que entres a ella. Si se encuentra en un buen vecindario, es probable que allí se consiga mercancía más exclusiva.

Si piensas hacer la compra por internet, debes tener en cuenta el perfil del vendedor en el sitio en que tenga publicado su anuncio y su antigüedad, así como la cantidad de ventas hechas, las calificaciones y los comentarios obtenidos.

3. Protege tu compra en línea

Si lo que buscas está publicado en una tienda virtual donde se ofrecen cosas usadas, tomar las siguientes precauciones puede darte más tranquilidad:

  • Realiza una captura de pantalla de la publicación original, en caso de que sea necesario efectuar algún reclamo en el futuro.
  • Evita pagar transfiriendo directamente a la cuenta del vendedor. En cambio, usa los métodos de pago electrónicos ofrecidos por el portal de compra-venta.
  • Habla con el vendedor a través de los canales de comunicación de la página y procura no usar medios externos, como un correo electrónico personal o aplicaciones móviles de chat.

4. Atención a las versiones retiradas

Puede que ciertas versiones de un producto hayan tenido problemas de fabricación y que por esa razón hayan tenido que ser retiradas del mercado. Revisar esto, en especial para aparatos tecnológicos, puede ahorrarnos un mal rato luego de haberlos adquirido. Pasa lo mismo con los juguetes, pues algunos lotes a veces son retirados por temas de seguridad con su uso. Además, es bueno estar atentos a que la pintura no dé muestras de estar empezando a caerse, pues podría resultar perjudicial para los niños.

En cualquiera de los dos casos, se puede comprobar que el artículo no entre en esa categoría ingresando a la página web del fabricante o a la de la entidad responsable de la protección al consumidor.

5. Escudriña los daños y los olores ocultos

En el caso de las prendas de vestir, asegúrate de revisar con cuidado cada parte de ellas. Posibles manchas o partes de la tela que estén rasgadas son cosas a las que se les debe prestar atención, sobre todo en lugares que no se suelen revisar, como la parte interna de la prenda, debajo de las axilas y en la base de los botones.

Asimismo, ayuda mucho afilar el sentido del olfato para detectar olores fuera de lo común. Algunos de ellos, como los que quedan a causa del humo, de los químicos contra insectos o de desechos de mascotas, son muy difíciles de sacar de las telas.

6. Aprende qué vale la pena arreglar

La ropa que está descosida, sucia o con motas es fácil de arreglar, pero si tiene huecos que posiblemente fueron causados por las polillas o encuentras jeans con la tela desgastada o estirada, es mejor hacerlos a un lado. Por otro lado, si descubres un buen par de zapatos, pero tienen la suela desgastada, no hay ningún problema. Ese es un detalle que se reemplaza fácilmente invirtiendo poco dinero en una zapatería del vecindario.

7. Vuélvete cazador de marcas

Otra estrategia para dar con las mejores piezas es fijarse en las marcas fabricantes, porque se convierte en una forma de asegurar la calidad de las prendas, y si encontramos una marca con la que ya hemos tenido una buena experiencia en el pasado, tendremos mayor tranquilidad al comprarla.

8. Considera los equipos deportivos

Varias máquinas y accesorios para hacer actividad física se pueden comprar usados. Esto se aplica para caminadoras, elípticas, pesas y similares, ya que muchas veces la gente las compra cuando comienza un régimen, pero lo abandonan al poco tiempo y los aparatos quedan casi sin usar.

Pasa lo mismo con el equipamiento deportivo y las bicicletas, especialmente si se trata de los que son para niños. Ellos están en crecimiento y es fácil que en poco tiempo necesiten tamaños más grandes, por lo que los usados resultan un buen trato, tanto para quien compra como para quien vende. Lo único indispensable es siempre probar los equipos y también investigar la marca que se está adquiriendo.

9. Apariencia y funcionalidad

Si de aparatos electrónicos se trata, hay que observar el estado en que se encuentran estéticamente para detectar rayones o quiebres, pero también hay que proyectar su vida útil. Para eso, es recomendable comprobar elementos como la batería y la capacidad de almacenamiento, o la facilidad con la que se podrían reemplazar partes o componentes del equipo.

Además, es bueno investigar antes si el modelo que estamos comprando aún es compatible con las actualizaciones de software más recientes del fabricante.

10. Mira más allá del exterior

Si pensamos adquirir un mueble usado para completar la decoración de nuestro hogar, debemos centrarnos en detalles que van más allá de la parte visual. Buscar en la estructura de la pieza cosas como insectos o grietas considerables en la madera debería tener un peso más grande en nuestra decisión de compra que la tapicería.

Un sofá o una silla que estén tapizados con telas pasadas de moda o con algunas manchas, pero cuya madera sea de calidad, valen la pena, ya que luego se puede reemplazar la parte exterior por un bajo costo.

Cuéntanos algún hallazgo interesante que hayas hecho al visitar una tienda de segunda mano.

Genial/Consejos/10 Consejos para comprar cosas de segunda mano y evitar que lo barato salga caro
Compartir este artículo