10 Malos hábitos del día a día que hacen que nuestra casa se vea sobrecargada y acumulativa

La sala de estar, la cocina y la habitación son los espacios que más solemos descuidar de nuestro hogar, según una encuesta realizada por la empresa de muebles Joybird. Aunque nos guste mucho que nuestra casa se vea limpia y ordenada, la prisa de cumplir con nuestras tareas hace que a veces cometamos errores que, por pequeños que sean, contribuyen a que el desorden se acumule.

Genial.guru te hablará sobre algunos de esos errores que hacen que los espacios de nuestra casa se vean atestados de cosas innecesarias y también de cómo evitarlos.

1. Confundir limpio con organizado

Es muy común confundir orden con limpieza. Que un espacio esté limpio no quiere decir que necesariamente esté ordenado, ya que puede encontrarse con acumulación de muchos objetos o cosas fuera de lugar. Asegúrate de encontrar un sitio para cada artículo, lo que no solo hará que sea menos probable que muchos de estos se acumulen, sino que también ayudará a evitar la desorganización.

2. No dejar las cosas cerca de donde realmente vamos a utilizarlas

Una premisa común del desorden es el colocar las cosas lejos del lugar de donde las requeriremos. Esto no es funcional. ¿Por qué dejaríamos un zapato en la sala de estar si solemos ponérnoslo en la habitación? Es mejor aplicar la funcionalidad y guardar los objetos en donde los empleamos con frecuencia para evitar cualquier tipo de confusión o dispersión innecesaria.

3. No diferenciar entre basura y desorden

Muchas veces puede ser confuso el identificar si un objeto es parte del desorden o algo que podría desecharse. Para ello es importante diferenciar el tiempo o etapa de uso y la utilidad del producto. Por ejemplo, si tenemos ropa vieja o juguetes de cuando éramos niños, podemos considerar donarlos. Y si hay elementos que ya no coinciden con nuestra vida actual, como cuadernos viejos de la escuela, entonces deberíamos poder tirarlos.

4. Descuidar el garaje

Es una costumbre que el garaje, además del espacio para guardar el auto, termine haciendo también de depósito de cosas que ya no utilizamos. Esto lleva a que se vea normalmente desordenado y poco cuidado, por lo que conviene observar el espacio disponible y analizar bien qué es realmente necesario y qué se puede desechar.

5. Decorar demasiado las paredes

Decorar las paredes puede ser una idea atractiva capaz de darle vida a un hogar. Sin embargo, cuando se sobrecargan de demasiados cuadros, fotos y estanterías, lejos de ser funcionales, los muros pueden verse saturados. Con un elemento atractivo que más o menos destaque y haga realzar el resto, basta y sobra para dar un toque único al espacio hogareño.

6. Usar el refrigerador como mensajería

Colocar notas en el refrigerador es algo muy común para dejar un mensaje, así como el hecho de decorarlo con cosas pequeñas del día a día. Sin embargo, esta práctica no solo no es garantía de que el mensaje será visto, sino que a medida que se van acumulando notas, junto a los imanes o calendarios, el espacio queda sobrecargado de objetos innecesarios y apuntes viejos.

Mejor opta por un lugar común de la casa para dejar los mensajes o cuentas pendientes, y desecha todo una vez que ya no se necesite. Además, deja solo una cantidad mínima de imanes en el refrigerador.

7. Amontonar más de la cuenta

Apilar muchas cosas arriba de otras no quiere decir que necesariamente estén ordenadas. Una torre de libros o camisetas sobre el escritorio, por muy bonita que se vea, no deja de ser una torre de libros o camisetas. Mejor apilar en menor cantidad y en espacios más distribuidos para poder encontrar aquello que buscamos con mayor facilidad.

8. Acumular objetos en la cocina

La cocina es uno de los espacios centrales del hogar, por lo que es de suma importancia mantener su orden y limpieza. Uno de los vicios más comunes a la hora de descuidar su estabilidad es la de acumular objetos en la encimera, lo cual perjudica el espacio necesario a la hora de trabajar en tal lugar.

9. Sobrecargar armarios y cajones

Los armarios y cajones son componentes esenciales a la hora de pensar en el orden de un hogar, ya que ahí guardamos lo que usamos en nuestro día a día. Dejarlos desordenados y con toda la ropa tirada y dispersa puede ser muy contraproducente a la hora de pensar en nuestra organización cotidiana.

Colocar siempre las cosas en su lugar y dejar la ropa que más comúnmente utilizamos a mano (como los outifts para el trabajo o la escuela) son buenas opciones para crear un espacio más ordenado y funcional.

10. Dejar cosas acumuladas junto a la cama

Cuando terminamos nuestro día cansados y agobiados, es normal dejar nuestras cosas abarrotadas al lado de la cama. Pero la pereza de ese momento de cansancio puede llevarnos a estar más sobrecargados a la hora de proseguir con la rutina y a hacer que la cama luzca atestada y desordenada. Mejor guarda todo en su lugar para no lamentarlo más adelante.

¿Qué espacio de tu hogar te molesta ver desordenado? ¿Cuál es tu método favorito para mantener el orden?

Imagen de portada Charlotte May / Pexels
Compartir este artículo