Genial
Genial

11 Cosas de las que debemos deshacernos sin pensarlo dos veces

Hoy en día, los consumidores disponemos de una gran variedad de productos para adquirir. En honor a la verdad, no estamos acostumbrados a decir que no: solemos comprar cualquier cosa que nos llama la atención. Así es que, luego de un tiempo, todas esas compras compulsivas terminan formando montañas dentro de los roperos o sobre las repisas. Cuando traemos algo nuevo a casa, tal vez pensamos que “algún día” podremos utilizarlo; y así es como, en un abrir y cerrar de ojos, nuestra casa se llena de elementos innecesarios.

En Genial.guru apoyamos la idea de deshacernos de las cosas innecesarias y esperamos que algunos puntos de este artículo te ayuden a liberar espacio en tu hogar.

1. Pantuflas

Suele ocurrir que las pantuflas nos llegan como regalo de Navidad o como un bono al comprar zapatos; también puede que las traigamos de algún hotel o de tratamientos de spa. El resultado es que este tipo de calzado se acumula en pilas y pilas; nuestro par favorito está desgastado, mientras hay otras que apenas hemos usado porque nos resultan incómodas. Es importante tener en cuenta que las pantuflas deben cambiarse aproximadamente una vez al año, ya que su promedio de vida útil es mucho menor que el del calzado de calle.

2. Ropa similar

A veces se nos olvida que ya tenemos un vestido de lunares o una camisa con un patrón geométrico y compramos una prenda similar. Una cosa es que tengas varias prendas básicas similares. Por ejemplo, playeras negras o pantalones de mezclilla. Pero las prendas parecidas no básicas casi siempre quedan colgadas en los ganchos acumulando el polvo.

3. Ropa deportiva

La ropa deportiva se desgasta más rápido que la ropa normal. En especial los brasieres, que no solemos cambiar con tanta frecuencia como los leggings o las playeras. Aunque es precisamente esta prenda la que entra más en contacto con el cuerpo, y es importante que te quede bien, que no te lastime y que tampoco te apriete en ningún lado. Por lo tanto, los brasieres deportivos que se usan constantemente deben ser cambiados cada 6 meses.

4. Zapatos comprados durante las vacaciones

Cuando estamos de vacaciones en una playa, es simplemente imposible resistirse a comprar sandalias con caracoles marinos o flores de plástico. Se combinan perfectamente con un vestido ligero de verano y son muy cómodas para caminar sobre la suave arena desde el hotel hasta la playa. Sin embargo, en la ciudad no las usamos, porque el ambiente y el estado de ánimo no son los mismos, y esos zapatos no son adecuados para un look urbano.

5. Diademas con decoraciones

A veces en nuestra casa tenemos artículos que normalmente no compraríamos. Entre esos objetos se destacan las diademas con pompones o con decoraciones florales. Pueden estar guardadas en el mueble del dormitorio porque alguna vez tu hija tuvo un concierto en el jardín de niños y tal accesorio se compró especialmente para esa ocasión, o solo fue un regalo de alguien. Quizá al principio nos parezcan hermosas, pero en la vida cotidiana son completamente incómodas, dado que el cabello puede atorarse entre sus elementos decorativos. Al menos una vez al año, se recomienda echar un vistazo a este tipo de artículos guardados en los muebles.

6. Cubiertos desechables extra

Por costumbre, puede que no los tiremos de inmediato, sino que los guardemos por si acaso. Pero los cubiertos desechables no merecen ocupar espacio en la alacena, porque en la casa tenemos tenedores y cucharas normales. Puedes deshacerte de los cubiertos desechables de las siguientes formas: tirarlos o llevarlos al trabajo y guardarlos en tu escritorio en caso de que necesites cubiertos para almorzar.

7. Tijeras especiales para cortar la hierba

Los artículos que solo sirven para un propósito se ven geniales, pero terminan ocupando espacio adicional, porque no los usamos con tanta frecuencia. Uno de estos ejemplos son las tijeras para cortar hierbas. Si no se han usado en más de un año, entonces deberías entregarlas para el reciclaje o tirarlas.

8. Tarjetas de felicitaciones

Algunas tarjetas de felicitaciones tienen un valor sentimental, ya que contienen un mensaje cordial escrito a mano. Sin embargo, la mayor parte de ellas son tarjetas con leyendas normales, tales como “¡Feliz cumpleaños!”, que pierden su valor unos minutos después de leerlas. En este caso, debes deshacerte de ellas.

9. Artículos viejos para hacer manualidades

Si no eres aficionado a las manualidades, entonces lo más probable es que en tu casa tengas frascos de pegamento seco, varios carretes de cinta y otros artículos que ya son inútiles.

10. Juegos de mesa incompletos

No es muy interesante jugar juegos de mesa a los que les faltan algunos elementos, y más si juegas muy rara vez. Estos juegos de mesa, que fueron regalados o comprados solo para una cena de amigos, pueden ocupar espacio en los estantes durante mucho tiempo.

11. Productos de higiene en formato mini

Al regresar de viaje, traemos un juego de minifrascos de artículos de tocador del hotel o del avión. Sin embargo, simplemente llenan el mueble encima del lavabo del cuarto del baño. Si las botellas permanecen allí durante un año, entonces se recomienda revisar su fecha de vencimiento y en caso de que estén caducadas, hay que tirarlas.

¿Y tú qué aconsejarías tirar?

Genial/Consejos/11 Cosas de las que debemos deshacernos sin pensarlo dos veces
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos