Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Cosas “inofensivas” que hacemos y que pueden dañar el medioambiente enormemente

7-55
695

Cuando se trata de “salvar el mundo”, a menudo sentimos la necesidad de tomar grandes medidas, buscando resolver todos los problemas a la vez, como si fuéramos superhéroes. Pero hoy en día sabemos que esto es imposible, y que lo más importante son las pequeñas cosas que hacemos (o intentamos no hacer) a diario.

Como todos deseamos que el mundo sea un lugar mejor, en Genial.guru queremos hablarte sobre 11 cosas que quizá no sabías dañan el medioambiente, además de sugerirte qué hacer en su lugar.

1. Usar pasta de dientes con micropartículas

Algunas pastas de dientes incluyen micropartículas de limpieza, las cuales tienen la función de llegar a esos puntos difíciles que los cepillos normales no alcanzan. Pero estas están hechas de polietileno y se parecen mucho a los huevos de los peces. Debido a eso, cuando llegan al océano, son consumidas por muchos animales marinos, lo que pone en riesgo su salud. Pero parece que estas microesferas también comprometen el bienestar humano: se atascan en nuestras encías y pueden ser una enorme trampa para las bacterias, causando infecciones.

Para evitar esto, cuando compres una pasta dental, busca en la lista de componentes que no contenga polietileno. Será mejor para todos evitar este tipo de producto.

2. Tener varios pares de pantalones de mezclilla

Imagina que te duchas 104 veces. Hablando en números, son 6 813 litros de agua, la misma cantidad que se usa para producir un solo par de pantalones de mezclilla. Y si te gusta seguir las tendencias del mundo de la moda, probablemente tengas más de uno.

Eso no significa que necesites eliminar por completo este tipo de pantalones de tu vida, pero comprar conscientemente es un buen comienzo. Trata de invertir en un buen par en lugar de adquirir muchos de baja calidad. También hay algunas marcas que invierten en la sostenibilidad como proceso de fabricación, así que búscalas y averigua más sobre ellas antes de comprar ropa.

3. Usar cápsulas de café

Tener una máquina de café con cápsulas es una de esas instalaciones contemporáneas de las que parece imposible deshacerse. Pero tendremos que lidiar con estas comodidades algún día. Se ha demostrado que las cápsulas de café no son lo mejor para el medioambiente, por lo que su uso debe ser reconsiderado tan pronto como sea posible.

Desde que se hicieron muy populares en todo el mundo, nos hemos enfrentado a una gran cantidad de cápsulas de café que no son reutilizadas o descompuestas. Estos productos están hechos de diferentes tipos de materiales y no deben ser desechados en cualquier basurero.

En su lugar, deberíamos buscar marcas que utilicen cápsulas biodegradables o reutilizables, tratar de reciclar lo más que se pueda, o utilizar el buen y viejo método de hacer café, ya sabes, el del agua hirviendo y los filtros.

4. Comer con palillos desechables

En cuanto a los cubiertos, debemos seguir las mismas reglas tanto al pedir comida asiática como occidental: ¡evitar los artículos descartables a cualquier precio! Los palillos desechables son responsables de la destrucción de 3,8 millones de árboles solo en China.

La solución a esto es muy simple: en lugar de usar los que son desechables, adquiere un juego de palillos reutilizables. Hay de diferentes tipos hechos con distintos materiales, como metal.

5. Usar jabón líquido

Los jabones líquidos no son la mejor opción cuando se trata de mantener un ambiente saludable. Su producción consume cinco veces más energía, tienen más envases involucrados, y poseen una mayor huella de carbono que los que son en barra. También tendemos a usar más jabón cuando es líquido, lo que no es una garantía de mayor limpieza. Así que, al comprar artículos de higiene, trata de elegir siempre jabones en barra.

6. Afeitarse con rastrillos desechables

Los rastrillos desechables son definitivamente la peor opción para eliminar el vello no deseado. Sus partes plásticas no pueden ser recicladas, y su producción requiere mucha agua. Hablando de eso, el acto de afeitarse en sí mismo no es una buena práctica ambiental, ya que puede consumir hasta tres litros de agua por afeitada.

También están las navajas de afeitar, que por lo general no son producidas por la misma industria. Debido a eso, su transporte también puede dejar una huella de carbono.

Si piensas que las afeitadoras eléctricas son malas para el medioambiente porque usan electricidad, debes saber que su impacto es en realidad menor que el acto de afeitarse con agua caliente. Así que, si quieres una mejor alternativa de afeitado, ¡opta por una afeitadora eléctrica!

7. Dejar los artefactos electrónicos en modo de espera

No hay ningún propósito útil para dejar tus dispositivos electrónicos en modo de espera, ya que el uso de energía en este tiempo de inactividad es en realidad considerable. Mundialmente hablando, este modo puede representar el 1 % de todas las emisiones de dióxido de carbono del mundo. A escala doméstica, simboliza hasta el 8 % de nuestra factura eléctrica. No vale la pena, así que es mejor no hacerlo.

8. Tirar el papel de regalo en lugar de reutilizarlo

Desafortunadamente, la mayoría de ese hermoso y brillante papel para envolver regalos que compramos no es reciclable. Contiene algunas partes de plástico y aditivos que no pueden ser transformados en otra cosa. Así que la alternativa es reutilizarlos. Puedes usar tu creatividad para hacerlo, cubriendo los fondos de los cajones, envolviendo cuadernos escolares, haciendo origami o, si el papel no está muy arrugado, usándolo para cubrir otros obsequios. Si eres tú quien hará un regalo, intenta usar opciones sostenibles como bolsas de papel marrón, periódicos viejos, telas y cualquier otra cosa que creas que pueda servir para envolverlo.

9. Apagar las luces fluorescentes

Puede parecer polémico, pero en realidad es mejor dejar una luz fluorescente encendida que apagarla varias veces durante el día. Esto se debe a que la vida útil de estas luces se estima por el número de veces que se encienden. Teniendo en cuenta que, para hacerlo, se consume una mayor cantidad de energía, si planeas entrar en una habitación muchas veces al día, es mejor dejar las luces encendidas todo el tiempo que apagarlas cada vez que salgas.

10. Usar brillantina

Resulta que el brillo no es tan glamoroso para el medioambiente, ya que está hecho de pequeños trozos de plástico, y, como sabemos, este es un gran problema para la naturaleza.

La alternativa es usar brillantina biodegradable, que está volviéndose cada vez más fácil de encontrar. ¡Incluso puedes usar la comestible diseñada para los dulces! Se ve igual de brillante que la común.

11. Desechar aceite en el fregadero

Hagas lo que hagas, no tires el aceite de cocina usado por el desagüe del fregadero. Infectará el agua y hará imposible su tratamiento. Esto también se aplica a desecharlo por el inodoro, ya que puede obstruir las tuberías de tu casa.

Cuando se trata de deshacerse del aceite de cocina, es mejor averiguar cómo tu ciudad maneja este tipo de residuos. Algunos sitios tienen una política de reciclaje que puede hacer las cosas más fáciles para ti. Pero la recomendación predeterminada es poner el aceite en contenedores reciclables y luego desecharlo.

¿Qué hay de ti? ¿Qué cosas aparentemente inofensivas descubriste que no eran buenas en absoluto para el medioambiente? ¡Cuéntanos en los comentarios de abajo!

7-55
695