Genial
Genial

12 Cosas que tienes en casa a las que les puedes dar una segunda oportunidad para alargar su vida útil

Nuestras decisiones, así como el estilo de vida que tenemos, tienen un impacto en el planeta. Este puede ser negativo, o ser un respiro que colabore con el cuidado del medioambiente. Nuestras acciones tienen la capacidad de ser ese granito que sume, y un modo de hacerlo es reciclando en casa, para así reducir nuestros desechos.

En Genial.guru encontramos algunas ideas para darles esa segunda oportunidad a objetos que tenemos en casa, ya sea creando cosas nuevas y útiles o hallándoles un nuevo uso.

1. Botellas vacías de desodorante roll-on

Cuando estos productos se terminan, lo común puede ser pensar que, en realidad, no hay forma de darles otro uso, sobre todo porque es complicado quitar la bolita de tal sistema. Sin embargo, una vez que se logra remover esta parte del recipiente, una divertida idea consiste en lavarlo bien, rellenarlo con pintura y volver a poner la bola. Así tendrás un aplicador novedoso de pintura para hacer manualidades.

2. Tapas de plástico

Las tapas de cualquier producto envasado en recipientes de plástico pueden funcionar como una base para envases de aluminio o rastrillos. De este modo, evitarás esa mancha de óxido que estos objetos suelen dejar al estar en constante contacto con el agua en el baño. Además, con ellas es posible hacer marcos para fotos, lámparas y hasta accesorios.

3. Llaves sin utilizar

Muchas veces podemos tener llaves en casa que ya no sabemos qué es lo que abren o que son de puertas a las que ya no tenemos acceso. Estas pueden ofrecernos una oportunidad para crear originales obras, como colgantes que suenen con el viento o lámparas.

4. Recipientes vacíos para toallitas húmedas

Estos envases, una vez que se termina su contenido, pueden servirnos para múltiples cosas. Desde guardar de manera más ordenada y sencilla las bolsas que hay en casa, para tenerlas a la mano cuando las necesitemos, hasta convertirse en un contenedor para estambre y, así, evitar que este se enrede al usarlo.

5. Envases vacíos de bálsamo labial

Luego de limpiarlos puedes rellenarlos con otros productos cosméticos o de higiene para poder viajar con la cantidad adecuada, como tu acondicionador o limpiador. También puedes darles un giro a los recipientes de labiales en barra vacíos y convertirlos en un costurero, poniendo algo acolchado, un pedazo de tela y usándolos para almacenar tus agujas, alfileres o lo que requieras.

6. Bolillos duros

Que un bolillo ya tenga varios días y ahora esté duro como roca no es indicio de que debamos tirarlo, sino más bien de darle un uso distinto pero útil para los alimentos. Para convertirlo en pan molido, basta con rallarlo, ya sea con un rallador de queso o con un cuchillo, siempre teniendo mucho cuidado. Incluso puedes condimentarlo agregando ajo en polvo y especias que te agraden.

7. Revistas

Hay distintas maneras de darles una segunda vida a esas revistas o impresos que ya leíste y que estás pensando en tirar. Una de ellas es usarlas como decoración, apilando varias, uniéndolas y poniendo un cojín encima para que sean un lindo taburete. También se pueden usar para envolver regalos, para hacer flores de papel, posavasos, y cualquier elemento en donde el papel pueda ser el elemento principal.

8. Latas de comida

Estos recipientes, luego de lavarlos bien y dejarlos sin restos que pudieran cortarnos, pueden ser ideales para organizar cubiertos o materiales de papelería, tales como crayones, clips o plumas. También se pueden convertir en objetos de decoración como floreros, recipientes para velas y hasta macetas.

9. Pinzas de ropa

Si tienes pinzas tiradas por todos lados, o algunas ya no cumplen la función que deberían luego de pasado algún tiempo, podrías usarlas para otros fines, como ponerles un imán y convertirlas en portanotas para colocar en el refrigerador o en distintos lugares de casa. Otra buena idea consiste en ponerlas alrededor de una lata reciclada y hacer un portavelas o un marco, usándolas como adorno.

10. Bolsas de plástico

Sin duda, sigue siendo común el acumular bolsas de plástico al comprar algo. Por ello, la primera opción es siempre cargar una o dos de las que ya tenemos en casa, por si al salir las necesitamos. De ese modo evitaremos tener cada vez más.

Sin embargo, también se pueden usar como relleno de almohadas, para hacer una cuerda con la que los niños jueguen, y hasta para almacenar otros productos, como legumbres, poniendo un tapón de leche en la abertura.

11. Frascos de perfume

Una vez que tu perfume favorito se termine, puedes usar el frasco con el restante que ya no salió como un difusor de aromas. Incluso puedes añadirle tu fragancia favorita para que aromatice tu hogar. Otra opción es limpiarlo bien y convertirlo en un original florero.

12. Pelusas del filtro de la lavadora

Podría parecernos extraño, pero incluso las pelusas que quedan en el filtro de la lavadora luego de haber puesto una tanda de ropa pueden tener un segundo uso. Podemos, por ejemplo, aprovecharlas para hacer relleno para almohadas, papel reciclado y hasta una camita para hámster si es que tienes uno en casa.

¿Qué otra cosa reutilizas en casa? Cuéntanos en los comentarios.

Genial/Consejos/12 Cosas que tienes en casa a las que les puedes dar una segunda oportunidad para alargar su vida útil
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos