Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Cosas que es mejor no usar a la hora de hacer la limpieza

La limpieza no es la actividad más agradable y estresa a muchas personas. Ayer limpiaste muy bien los muebles y hoy el polvo nuevamente se encuentra sobre la superficie. La alfombra se aspiró minuciosamente, pero no solo quedó un cabello ahí, sino que también comenzó a desgastarse. Compraste pastillas para el inodoro y, por alguna razón, el agua dejó de correr por él.

Genial.guru investigó más profundo y se dio cuenta de que a la hora de limpiar, constantemente cometemos los mismos errores. Te presentamos 13 cosas que muchas personas están acostumbradas a usar durante la limpieza, aunque es mejor no recurrir a ellas.

1. Canastillas y pastillas limpiadoras para el inodoro

Aparentemente, las pastillas para los sanitarios que se fijan al borde del inodoro son inofensivas. Sin embargo, debido a su diseño de mala calidad, a menudo se descargan junto con el agua, se atoran en el tubo ascendente y obstruyen el desagüe. Una canastilla de detergente puede bloquear el tubo del desagüe y entonces el contenido del inodoro saldrá de manera divertida por la parte superior.

Las pastillas limpiadoras también ocultan algo: muchas de ellas contienen blanqueador, que corroe los detalles de goma y de metal.

2. Fibra de melamina

Hace poco tiempo, las fibras mágicas explotaron el mercado de artículos para el hogar. El problema consiste en que la espuma de melamina, de la que están hechas las fibras, funciona como un papel de lija. Es verdad que elimina la suciedad difícil, pero al mismo tiempo raya las superficies.

Te presentamos una lista de materiales que son incompatibles con las fibras de melamina:

  • Utensilios de cocina antiadherentes
  • Encimeras de piedra
  • Acero inoxidable
  • Pintura de coche
  • Superficies de espejo y brillantes (se vuelven opacas instantáneamente)

3. Lustrador para muebles

En general, los muebles modernos no necesitan pulirse, porque ya cuentan con un revestimiento especial. Al aplicar constantemente lustrador sobre un armario o una mesa, solo creas una capa pegajosa que acumula polvo. Es suficiente realizar una limpieza húmeda o al menos aplicar el lustrador no directamente sobre los muebles, sino en un trapo.

4. Blanqueador

Muchas personas consideran que es un producto universal que elimina todo tipo de suciedad, incluyendo el óxido y el moho. Pero no es así. La sustancia oxida las superficies, activando el proceso de corrosión. Es decir, después de la limpieza, habrá aún más óxido. En cuanto al moho, el blanqueador decolorará las manchas de las paredes, pero no eliminará el moho propiamente dicho.

Al mismo tiempo, este tipo de detergente es muy tóxico. Según un estudio, en las familias donde se usa blanqueador, los niños contraen enfermedades infecciosas con más frecuencia.

5. Vinagre

El ácido acético elimina la grasa y los depósitos de minerales, pero puede dañar algunas superficies, en particular la madera y el metal. Es mejor no usar vinagre para limpiar cuchillos de cocina, picaportes, grifos de metal y planchas.

En contra de la creencia popular, el vinagre no es un desinfectante y solo es efectivo contra ciertos microbios. Por lo tanto, no tiene sentido frotar todo con él.

6. Accesorio universal para la aspiradora

Cuando se limpian las alfombras, es necesario usar un dispositivo diferente, que está equipado con cepillos especiales para no dañar las fibras de la tela. Y una aspiradora normal puede desgastar tu alfombra favorita. Para evitarlo, busca un accesorio para alfombra que esté incluido en tu electrodoméstico o cómpralo.

7. Limpiadora de vapor

El principio con el que funciona el dispositivo es muy simple. Dentro de él hierve el agua y el vapor caliente sale al exterior y limpia las superficies. Aunque la verdad es que no limpia todas las superficies.

No se podrá limpiar una alfombra completamente, porque el vapor no eliminará la suciedad difícil, el pelo u otros desechos. Y debido a la alta humedad, puede aparecer moho en la tela. Los expertos no recomiendan usar una limpiadora de vapor para las alfombras grandes. Es mejor buscar otro método para limpiar los suelos de madera o laminados, los ladrillos y el estuco.

8. Un trapo para limpiar todo el hogar

Al usar el mismo trapo, pasas la suciedad y los gérmenes de una habitación a otra. Es mejor que cada espacio tenga su propio trapo. Las empresas de limpieza incluso utilizan trapos etiquetados por colores: rojo para inodoros, amarillo para lavabos, azul para muebles y ventanas, verde para el comedor y la cocina.

9. Multitud de productos químicos

Los productos químicos de limpieza contienen sustancias agresivas que pueden interactuar de manera impredecible. Solo los químicos podrán entender cómo reaccionan los líquidos de diferentes envases entre sí. Es mejor que las demás personas no hagan experimentos y que usen los detergentes por separado. Esto también se aplica a los líquidos de limpieza de tuberías, los cuales a menudo provocan reacciones químicas inesperadas.

10. Aromatizantes de ambiente

A veces durante la limpieza dan ganas de sacar un aromatizante de ambiente y rociar las habitaciones con un aroma a brisa marina o a cerezo japonés. Pero los aromatizantes de ambiente se tienen que usar con precaución, ya que una cuarta parte de los compuestos orgánicos volátiles (COV) que emiten son tóxicos.

Puedes hacer tu propio aromatizante seguro y ecológico con tus propias manos, que eliminará los olores desagradables. Simplemente mezcla 4 cucharaditas de bicarbonato de sodio con 4 tazas de agua y vierte la mezcla en una botella con rociador.

11. Aspiradora con filtro sucio

Si no limpias la bolsa para el polvo, ni cambias el filtro, la aspiradora comenzará a expulsar aire sucio. Puedes darte cuenta de que el dispositivo ya está obstruido con polvo por la mala calidad de la limpieza y un olor desagradable al encenderlo.

Es mejor tirar la basura de la aspiradora después de cada uso. El depósito dentro del cual se acumula la suciedad debe sacarse y lavarse al menos una vez al mes. Y se recomienda cambiar los filtros desechables y enjuagar los reutilizables al menos una vez cada 3 meses.

12. Productos de limpieza concentrados

Muchas personas piensan que cuanta más cantidad de un producto de limpieza pongan en un trapeador o en un trapo, más eficaz será la limpieza. Pero en lugar de un resultado brillante, se obtiene una capa pegajosa debido a la cual las superficies se ven aún más sucias. Además, los productos químicos del hogar pueden causar alergias y una cantidad excesiva empeorará el problema.

Es muy importante seguir las instrucciones del envase. Si está indicado diluir una tapa de detergente en 5 litros de agua, significa que esta concentración será eficaz y segura.

13. Periódico

Nuestras madres y abuelas solían pulir las ventanas con periódicos, pero es mejor no hacerlo ahora. Lo que sucede es que durante los años 70 y 80 se utilizaba tinta de aceite para imprimir los periódicos, cuya composición se parece a la de los productos para pulir vidrios. Luego los fabricantes las reemplazaron por tintas más económicas y ecológicas, que ya no pulen nada.

Además, los periódicos modernos se mojan rápidamente, por lo que dejan pelusas y manchas de tinta en las ventanas. Es mejor usar trapos de microfibra o papel de estraza.

¿Crees que es necesario hacer la limpieza tú mismo? ¿O es mejor contratar a alguien que limpie como se debe?

Compartir este artículo