Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Cosas en las que deberíamos dejar de malgastar nuestro dinero

Cuando compras un producto o servicio, pagas el envío, la publicidad y, a veces, los impuestos de otras personas de tu propio bolsillo. En la mayoría de las tiendas minoristas, un recargo del 100% del costo inicial se considera la norma, sin embargo, existen algunos productos son exageradamente caros. Por ejemplo, la tinta de la impresora es uno de los líquidos más caros del mundo.

Genial.guru decidió hacer justicia y descubrir si los clientes de las tiendas pagan en exceso por los productos de uso diario.

1. Bebidas en el aeropuerto y a bordo

  • Pagas un recargo de 200–2 600 %

Según una investigación, pagamos 200-300 % más que el precio habitual por café y sándwiches en el aeropuerto. Y cuando se trata de una taza de té a bordo de un avión, el margen aumenta miles de veces. Los minoristas del aeropuerto saben que los clientes no tienen más opciones. Los viajeros experimentados se llevan una botella de agua vacía para llenarla después de pasar el control y compran refrigerios en la tienda al lado de su casa.

2. Bloques de construcción con personajes famosos

  • Pagas un recargo de 25 %

Los juguetes de Lego de la serie Star Wars, Harry Potter, Minecraft y similares son cuatro veces más caros de lo habitual con el mismo número de piezas (ejemplo número 1, ejemplo número 2). El fabricante de juguetes tiene que pagar al titular de los derechos de autor para conseguir su permiso de usar los personajes famosos. Luego, este monto se incluirá en el precio.

Además, cualquier juguete con figurillas siempre se vende más caro que solo un conjunto de “bloques”. Los coleccionistas también hacen negocios aprovechando nuestro amor por Lego y revenden las figurillas en las subastas con un recargo de hasta el 800 %.

3. Tinta y cartuchos de impresora

  • Pagas un recargo de 300 %

Los fabricantes de impresoras han ideado una estrategia de marketing única: venden los dispositivos por un centavo, mientras que los precios de la tinta se disparan al cielo. Según algunos informes, las impresoras para las necesidades del hogar traen solo pérdidas a los fabricantes, por lo que están obligados a compensarlos con la ayuda de los consumibles. La tinta de la impresora es uno de los líquidos más caros del mundo.

4. Pasta de dientes blanqueadora

  • Pagas un recargo de 400-500 %

La producción de pasta de dientes no es un proceso tan sofisticado. Las pastas dentales caras son solo el resultado de la comercialización, y no hacen ningún milagro con los dientes. Los dentistas aseguran que no es necesario pagar de más por un tubo de producto de higiene de élite. Es mejor visitar a tu médico dos veces al año para realizar una limpieza profesional.

5. Colchones

  • Pagas un recargo de 50 %

Según las encuestas, los colchones más caros no valen el dinero gastado. Las tiendas agregan al menos un 50 % al precio, y cuanto más cuesta el colchón, mayor será el recargo. Los economistas sostienen que este es un negocio muy lucrativo y que es mucho más rentable vender colchones que comida o ropa.

6. Contenido del minibar del hotel

  • Pagas un recargo de 360 %

Las bebidas y aperitivos del minibar son una fuente de ingresos importante de los hoteleros. En los hoteles económicos, el margen de beneficio es del 300-400 %, mientras que, en los hoteles de lujo, los productos se vuelven más caros en un 1 000 %. Sin embargo, los propios propietarios de los hoteles afirman que sufren continuas pérdidas por minibares, ya que la mayoría de los huéspedes hacen todo lo posible para no pagar por lo que han comido y bebido.

7. Productos cárnicos en supermercados

  • Pagas un recargo de 200 %

En el costo de la carne de los supermercados están incluidos los salarios de los trabajadores que preparan el producto para la venta, así como los riesgos que surgen en el caso si la carne se echa a perder. Además, a la carne picada a veces se agrega grasa y soya, lo que perjudica su sabor.

8. Palomitas de maíz en los cines

  • Pagas un recargo de 1 275 %

Los cines casi no ganan en películas: la mayoría de los ingresos van a las compañías cinematográficas. Y para no ir a la quiebra, tienen que aumentar los precios de los productos relacionados. Las palomitas de maíz, los refrescos y las papas fritas aportan al cine el 40 % de las ganancias.

9. Pistachos

  • Pagas un recargo de 90–1 200 % (según el país de compra)

Los pistachos se pueden llamar con seguridad oro de nuestra época: los precios de estos frutos secos aumentan constantemente año tras año, y siempre están en demanda. El pistacho es muy caprichoso: crece solo en un área determinada y da frutos una vez al año. El procesamiento manual y el transporte también incrementan su precio. Los frutos secos menos exóticos, como el cacahuate o las avellanas, son más baratos, pero también contienen muchos oligoelementos beneficiosos para el cuerpo humano.

10. Libros de papel

  • Pagas un recargo de 400 %

El costo de un libro de papel no es tan alto como solíamos pensar. El editor gasta alrededor de 6 USD para imprimir un libro de tapa dura, pero lo compramos varias veces más caro. Al comprar un nuevo libro, no pagas tanto al autor como al editor, que desembolso una suma importante por la compra de derechos, edición, traducción y promoción del escritor en el mercado.

Los libros en formato electrónico son más baratos y algunas obras pueden descargarse legalmente en línea.

11. Dispositivos electrónicos de moda

  • Pagas un recargo de 100 %

Los especialistas en marketing están promoviendo los últimos equipos digitales, sin los cuales tu vida no va a ser nada peor. Por ejemplo, la máquina de café analógica de toda la vida funciona igual que los dispositivos de moda modernos, y durará más. La publicidad te hace comprar más y más equipos electrónicos, que luego van a acumular polvo en los estantes.

12. Corte de pelo femenino

  • Pagas un recargo de 12-50 %

Los servicios de la peluquera para las damas son un 30% más caros. Los especialistas en el campo de la belleza sostienen que no existe una diferencia fundamental en el corte de pelo de hombres y mujeres, lo que significa que deberíamos pagar lo mismo.

13. Vaso de agua en un restaurante

  • Pagas un recargo de 1 150 %

Los visitantes de los restaurantes entienden que el vino en instituciones de este tipo es costoso y, a menudo, solicitan agua mineral. Pero los restauradores no quieren perder la oportunidad de ganar dinero y aumentan el precio del agua. Los clientes piensan que ahorraron, aunque en realidad pagaron exorbitantemente.

14. Aceite de oliva

  • El aceite de oliva a menudo se falsifica mezclándolo con variedades más baratas. Por lo tanto, pagamos un recargo de 50-400 %. Un aceite de baja calidad tendrá olor a metal, carne, cartón, algo grasiento o cocido.

En la búsqueda de ganancias, los productores mezclan aceite de oliva con variedades más baratas, pero no avisan de ello a los consumidores. El aceite extra virgen (clase más alta) debe someterse a varios controles antes de la venta, pero algunas plantas los ignoran, y la mayoría de los compradores no distinguen un producto auténtico de uno falso. Como resultado, pagamos un montón de dinero solo por el nombre en la etiqueta.

15. Toallas sanitarias

  • Pagas un recargo de 875 %

Las toallas sanitarias, además del daño ambiental, son perjudiciales para tu presupuesto. Muchas mujeres, desde hace mucho tiempo, prefieren las copas menstruales o calzones menstruales. El costo de las copas es diferente: la opción más económica te costará unos 8 USD.

¿Alguna vez has pensado en que estás pagando a los especialistas en mercadeo que te hacen desembolsar tu dinero?

Imagen de portada depositphotos