12+ Historias de personas cuyos gustos culinarios dejan sin palabras a las personas de su alrededor

Historias
hace 8 meses

A todos nos es familiar la frase “En gustos se rompen géneros”. No obstante, en la vida cotidiana, observamos que no siempre es cierto. Por ejemplo, es común debatir sobre si es adecuado añadir piña a la pizzamanzana a la ensalada rusa. Las preferencias particulares pueden, en ocasiones, generar situaciones incómodas para quienes las tienen o para aquellos que les rodean.

  • Me encanta cocinar y a todos les gusta lo que preparo. Sin embargo, cuando mi esposo añadió catsup a la carne a la borgoñona por primera vez, realmente consideré la idea del divorcio. Ahora me he resignado y he aprendido a prepararle comidas por separado.
  • El esposo de una amiga de mi madre come prácticamente todo con limón: té con limón, pescado, verduras e incluso rocía su avena con jugo de limón. Una vez, vinieron a visitar a mi madre, pero ella estaba molesta con su amiga por alguna razón. Después de observar sus hábitos alimenticios durante un par de días, mi madre le dijo: “Ahora entiendo por qué te casaste con ella. Es tan agria y desagradable como un limón”
  • La primera vez que mi novio se quedó a dormir en mi casa, decidí hacerle crepas para el desayuno mientras él aún dormía. No encontré leche condensada ni mermelada, así que improvisé con un kiwi triturado y azúcar. No debí haberme molestado. Él comió las crepas con mayonesa.
  • Un grupo de amigos, entre los cuales había un vegano, decidió pasar el Año Nuevo en un centro de esquí en Georgia. Alquilaron una vivienda en un sector privado con una peculiaridad: tenía una dueña que venía diariamente a limpiar y cocinar para ellos. Como se puede imaginar, en Georgia se cocina principalmente con carne, incluso los panes y ensaladas incluyen carne. Pero nuestro vegano no era del tipo que se queja. Prefería cocinar por su cuenta sin hacer alarde. Al principio, la anfitriona pensó que él tenía alguna enfermedad y una dieta especial. Sin embargo, una vez que le explicaron, se sintió ofendida y le dijo: “¿Acaso crees que soy una mala cocinera? ¡Dime qué puedes comer y qué no!”. En cuestión de minutos, él le detalló sus preferencias veganas, y desde entonces, ella preparó para él una variedad de deliciosos platos veganos, ya fueran estofados, ahumados o al horno.
  • En una ocasión, mi sobrino (por parte de mi esposa) fue a visitar a su abuela. Su novia es una firme vegetariana y, por influencia de ella, él también se volvió vegetariano. Ni el nieto ni su novia comieron casi nada, ni siquiera el tradicional pastel de calabaza, carne y patatas de la abuela. El nieto intentó explicarle que no consumían carne. La abuela le preguntó si esto era debido a su novia y la miró con cierto disgusto. La novia intervino, argumentando que las proteínas animales podían ser reemplazadas por proteínas vegetales, como las de los hongos. Tras pensar unos segundos, la abuela respondió: “Si los hongos fueran como la carne, los lobos los comerían”.
  • Amo comer rosas. Mi tatarabuela preparaba una ensalada con pétalos de rosa, y yo aprendí a hacerlo por mí misma. Agrego pétalos conservados a mis postres y los incluyo en casi todas mis recetas. De hecho, las rosas son realmente beneficiosas para la salud. © Adrienne Boswel / Quora
  • Mi marido trabajó muy duro y finalmente recibió un ascenso. Para celebrar, invitó a toda la familia a cenar. Sin embargo, eligió un restaurante especializado en filetes, y yo no consumo ese tipo de carne; prefiero el pollo y el pescado. Intenté convencerlo de ir a otro lugar, pero se negó rotundamente. Sugirió que yo podría disfrutar de un postre mientras todos comían el plato principal, y después, supuestamente, iríamos a otro sitio. Decidí no asistir para no interferir con su celebración familiar. Al final, regresó al cabo de una hora con todos los familiares y comida para llevar. Resulta que los parientes no paraban de preguntarle por mi paradero y él no quiso mentir. En resumen, sin quererlo, lo coloqué en una situación incómoda. © Willing_Strawberries / Reddit
  • Durante casi 10 años, comí hot dogs de pollo cada mañana. Pero luego conocí a una chica. En nuestra primera cita, me dijo que me enseñaría a desayunar adecuadamente. Me reí ante el comentario. Ahora estamos casados y cada mañana como granola casera, huevos y otros alimentos nutritivos. Extraño esos hot dogs. © Mortaza Ghanbarzehi / Quora
  • Desde que era pequeña, siempre he sido muy delgada. Todos los que descubren que mi novio es chef me preguntan por qué aún no me ha “engordado” y envidian la idea de que seguramente pueda degustar platillos de restaurante cuando lo desee. Sin embargo, la realidad es que él solo cocina sándwiches y omelettes en casa y prácticamente no come otra cosa. Su platillo favorito es una ensalada con palitos de cangrejo, y eso solo en ocasiones especiales para no cansarse. Así que, a pesar de vivir con un chef, suelo comer sopas insípidas y albóndigas.
  • Mi marido es un chico de campo, mientras que yo siempre he sido más citadina. Mi entonces prometido decidió llevarme a su pueblo natal para presentarme a sus padres. Al llegar, descansamos y nos conocimos. Mi suegra, en un momento dado, me dijo: “¿Por qué no nos preparas la comida, querida? Quiero ver con qué alimentarás a mi hijo”. Tenían su propio ganado, y su refrigerador estaba lleno de carne. Así que decidí hacer una sopa. Utilicé dos grandes huesos carnosos para que el caldo fuera más sabroso. Una vez lista, llamé a todos a la mesa. Al servir las porciones, mi suegro me preguntó: “¿Dónde está la carne?”. Nos miramos mutuamente, ambos confundidos. Mi suegra comenzó a reír y dijo: “¡Eres de la ciudad! Mañana te enseñaré cómo hacer una verdadera sopa campesina”. Al día siguiente, despertamos para encontrar que mi suegra había preparado una enorme cantidad de sopa. Luego sacó un tazón lleno de huesos carnosos, con los cuales podría haber hecho sopa al menos 15 veces más. Me dijo: “En la ciudad, la carne puede ser cara, pero aquí tenemos de sobra”.
  • Mi padre me contó por qué odia las crepas. Un amigo suyo le solía insistir tanto a su hermana para que le preparara este platillo, que ella finalmente le hizo una propuesta interesante. Llegaron a un acuerdo: si comían todas las crepas que ella preparara de una vez, las cocinaría siempre que él se lo pidiera en el futuro. Pero si no lo lograban, no volvería a hacerlas. Ella preparó la masa en un tazón grande y pasó medio día cocinando. Al principio, el amigo comía solo, pero después de una hora le pidió ayuda a mi padre. Juntos, lograron comerlas todos, pero desde ese día, mi padre no puede ni ver las crepas. Su amigo, por otro lado, sigue disfrutándolas.
  • Mi tío adora la pizza. Sin embargo, nunca la pide en un restaurante, solo a domicilio. La razón detrás de esta peculiaridad es la manera en la que la consume. Intenté imitarlo, pero la experiencia no fue de mi agrado. Resulta que, después de cada porción de pizza, come un pastelillo dulce. Afirma que le encanta esa combinación. © Mariam Naeem Khan / Quora
  • Visitando a los padres de mi esposo, me di cuenta de que tenían un huerto repleto de sandías y melones. Preparando la comida con mi suegra, decidí cortar una sandía. La dividí en pedazos y la puse en un plato. Cuál fue mi sorpresa cuando mi suegro tomó el plato entero, lo volcó en un cuenco y luego espolvoreó generosamente chile en polvo y exprimió limón sobre las rebanadas. Resultó ser una deliciosa combinación. Luego, mi esposo me explicó que cuando comes sandías todos los días en esas cantidades, puede volverse monótono, así que se las arreglan para variar el sabor.
  • Fuimos con la familia a la boda de mi amiga. Nos quedamos en la casa de los recién casados durante una semana después del evento. Mi amiga quería sorprenderme, así que le preguntó a mi prima qué fruta me gustaba más. Mi prima dijo que me encantaban los melocotones (o duraznos). Una mañana, mientras desayunábamos, mi amiga me acercó un plato lleno de melocotones con una sonrisa, diciendo: “Los compré especialmente para ti”. Tuve que inventar una excusa para no herir sus sentimientos, ya que realmente no soporto los melocotones. Mi prima, por supuesto, lo sabía y se reía silenciosamente desde su lugar.

¿Cuáles son algunas de tus preferencias al comer que hacen que otras personas te malinterpreten?

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas