Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

15 Errores que cometemos al usar un secador de pelo

13-146
115k

¿Qué podría ser más sencillo que secarse el cabello después de tomar una ducha e irse a dormir? Aunque podría parecer algo sumamente fácil de hacer, resulta que existen algunos trucos que hay que tener en cuenta para evitar resultados indeseados, como la distancia entre el secador y el cabello, la temperatura e incluso la dirección del flujo de aire.

Genial.guru se sumergió en la ciencia de esta práctica y extrajo de esta los errores más comunes que cometemos al secarnos el cabello para compartirlos contigo.

1. Aplicar solo aire caliente

Prácticamente todos los secadores de cabello tienen un modo de aire frío, y ese no es un capricho del fabricante. Mueve la palanca deslizante a la marca de “copo de nieve” para fijar el resultado de un peinado. El impacto del aire frío reducirá la evaporación de la humedad, por lo que tu pelo mantendrá su forma durante más tiempo. Por cierto, también puedes prevenir la aparición de puntas abiertas con esta técnica.

2. Dirigir el aire de forma incorrecta

Seca el pelo desde las raíces hasta las puntas, en la dirección del crecimiento del cabello. De lo contrario, las escamas que forman la cutícula se abrirán, el pelo se pondrá esponjoso y comenzará a enredarse. Si secas los mechones desde las raíces hacia las puntas, las escamas, por el contrario, se unirán y agregarán un brillo natural al peinado.

3. Sostener mal el secador de pelo

Sostener un secador de pelo con la mano fuerte parece algo bastante natural, ya que así lo hace la mayoría. Pero esto es en vano, porque para formar un peinado o distribuir los mechones hace falta agilidad, no firmeza. Eso permitirá controlar mejor el proceso, usar de manera más eficaz el peine y, al fin y al cabo, gastar menos energía.

4. Estirar el pelo hacia abajo

No se debe sujetar el cabello por las puntas: durante el secado, eso solo reducirá el volumen potencial. Extiende la mano hacia arriba, sujeta las puntas de tu cabello con un cepillo y dirige la corriente de aire caliente hacia el mechón. Haciendo esto, tu peinado se verá voluminoso, pero, al mismo tiempo, liso y “vivo”.

5. Mantener el secador de pelo demasiado cerca de la cabeza

Si colocas el secador de pelo cerca del cabello, no solo provocarás que poco a poco se vuelva más quebradizo, sino que también correrás el riesgo de quemarte el cuero cabelludo. Se recomienda mantener una distancia de 30 cm entre el secador y la cabeza. ¿Cómo puedes medirla? Sostén el aparato más o menos a la distancia de tu brazo extendido.

6. No dividir el cabello en zonas

Por lo general, secamos toda la melena junta, moviendo caóticamente el secador de aquí para allá. Pero el proceso será más rápido y más efectivo si divides el cabello en 4 o 5 zonas, asegurando cada una con una horquilla. Para hacer esto, puedes marcar 2 rayas: una vertical (desde la frente hasta el cuello) y otra horizontal (de oreja a oreja).

7. Mantener el cabello envuelto con una toalla mucho tiempo

No se recomienda mantener el cabello envuelto con una toalla durante más de 30 minutos, especialmente si esta es de algodón. Las partículas de este tejido crean un efecto de fricción y hacen que el pelo sea más vulnerable durante el secado posterior con el secador de pelo. Opta por una toalla más suave, una de microfibra, y no la dejes en tu cabeza más de 10 minutos. Una advertencia importante: antes de usar el secador, el cabello espeso y grueso debe estar casi medio seco, mientras que el pelo fino o de grosor medio debe estar a un 80 %.

8. Olvidar la protección térmica

Esto es especialmente importante para aquellas que usan el secador una vez por semana o con más frecuencia. Usa un producto de protección térmica para proteger tu cuero cabelludo de posibles daños al exponerlo al aire caliente. Este tipo de remedios pueden requerir de un aclarado con agua o no. Los primeros incluyen champús y acondicionadores con propiedades de protección térmica, y entre los últimos se encuentran aerosoles, cremas y aceites.

Es necesario elegir la protección térmica en función del tipo de cabello. Los que poseen un pelo seco deben evitar los productos a base de alcohol. Si el tuyo es graso o normal, no compres protectores a base de aceite.

9. No utilizar la boquilla concentradora del secador

Nos referimos a la boquilla plana, la cual genera controversia y preguntas a quienes desconocen su función. Este accesorio ayuda a dirigir el flujo de aire a un mechón específico. ¿El resultado? Menos rizos enredados y puntas abiertas. Además, esto protege al cabello contra el sobrecalentamiento. Si diriges el aire a las raíces, eso aportará un volumen adicional a tu pelo.

10. Apresurarse a salir al exterior

Después de que hayas terminado de armar tu peinado, permanece en el interior de casa durante un tiempo. Un cambio brusco de temperatura causará un impacto negativo en ti, y no solo en el volumen del cabello: estas fluctuaciones no benefician al cuero cabelludo.

11. Comenzar a secar el pelo usando el difusor

Esto aumentará la probabilidad de que aparezcan puntas abiertas y se enrede el cabello casi 2 veces más. El pelo mojado es muy frágil, y, con una alta velocidad de secado, la posibilidad de dañarlo es mayor. Comienza con una boquilla normal a baja velocidad y temperatura media. Después de un tiempo, puedes cambiar a un difusor.

12. No prestar atención al material de los accesorios

Los accesorios para el secador de pelo pueden estar fabricados de metal, cerámica o plástico. Los primeros ayudan a hacer un peinado más preciso, pero se calientan más rápido, y ese es un factor adicional que daña el cabello. Utiliza accesorios de ese material para ocasiones especiales. Para el secado diario es mejor optar por plástico o cerámica: estos separan bien el cabello y lo calientan de manera uniforme.

13. No limpiar el secador de pelo

¿Nunca has limpiado la malla del secador de pelo? Ha llegado la hora de hacerlo, porque la suciedad es perjudicial, y no solo para el dispositivo, sino también para el cabello. Partes de productos capilares, polvo, suciedad y otros entran por los orificios. Se acumulan allí e impiden el paso del aire, por lo que la temperatura dentro del secador de pelo aumenta y este puede incendiarse o simplemente estropearse.

El secador debe limpiarse de manera regular: si lo utilizas una vez por semana, debes limpiarlo cada mes. Si lo usas con más frecuencia, una vez cada 2 semanas.

14. Secar el cabello a la temperatura máxima

Este es uno de los errores más comunes: el cabello se seca en exceso y se vuelve más quebradizo. Esto acelerará poco el proceso, por lo que solo vale la pena ajustar la temperatura al máximo en casos extremos, por ejemplo, si tienes rizos que son difíciles de alisar o si has decidido hacerte un peinado súper complicado. En otras situaciones, lo mejor es optar por la temperatura media.

15. Fijar el secador de pelo en una sola posición

Parecería obvio, pero algunas personas se secan el cabello, literalmente, sin mover el secador en la mano. El aparato debe estar en constante movimiento, cambiar de ángulo y girar alrededor de la cabeza. De este modo, obtendrás un cabello limpio y seco, o un peinado hermoso mucho más rápido.

¿Qué trucos usas al secarte el cabello con un secador? Compártelos con nosotros en la sección de comentarios.

Ilustradora Alena Tsarkova para Genial.guru
13-146
115k