Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Errores comunes al usar electrodomésticos que acortan significativamente su vida útil

Los electrodomésticos a veces comienzan a fallar no solo debido a defectos de fabricación o el tiempo de uso, sino por la negligencia de sus dueños. Después de todo, los compradores rara vez leen incluso la información más importante en el manual de usuario, sin mencionar otros detalles de uso, que no siempre se indican en los manuales oficiales y cuyo conocimiento se obtiene solo con la experiencia.

En Genial.guru, abogamos por el uso responsable de los electrodomésticos, que prolonga su vida útil y descarta la necesidad de gastar mucho dinero para reemplazarlos. Por ello, decidimos analizar los errores más habituales que comete la mayoría de las personas en el manejo de dispositivos electrónicos, sin siquiera darse cuenta de que los están dañando.

Plancha

  • No uses agua del grifo. Todavía se debate la necesidad de utilizar agua destilada. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el agua dura del grifo, en cualquier caso, provocará enseguida la aparición de escamas y dañará el dispositivo. Usa agua de filtro: cuantas menos sales y cal contiene el agua, menos daño hace a la plancha.

  • No dejes restos de agua en el interior. La mayoría de las veces, lo pasamos por alto, pero pocas personas saben que este mal hábito causa la aparición de óxido, que posteriormente deja manchas marrones en la ropa. Además, si lo hacemos, existe la posibilidad de fugas, debido a que el agua puede ingresar al área con cables y provocar un cortocircuito.

  • La suela de la plancha debe limpiarse incluso si aún no tiene manchas visibles. El caso es que en la superficie quedan fibras y, aunque parezca increíble, algunas partículas de minerales del agua. Además, la cal que se acumula puede bloquear los orificios de vapor. La forma más sencilla es limpiar la superficie con bicarbonato de sodio, previamente disuelto en agua hasta formar una pasta.

Computadora

  • Recuerda limpiar el interior de tu computadora al menos una vez al mes. Como regla general, la razón más común de sobrecalentamiento y, en consecuencia, una avería de la PC es la acumulación de polvo, arena y pelos en los dispositivos internos. Si no se limpia durante mucho tiempo, tarde o temprano se crea una capa aislante en los orificios de ventilación, que no solo evita que el dispositivo se enfríe, sino que incluso puede bloquear sus partes móviles y provocar daños mecánicos.

  • Otro detalle igualmente importante que conviene tener en cuenta para alargar la vida útil de la computadora y evitar el sobrecalentamiento de sus mecanismos es su ubicación. El aparato fue diseñado originalmente para eliminar de manera eficiente el exceso de calor, pero las rejillas de ventilación son fáciles de bloquear si la computadora no se coloca correctamente debajo de una mesa o se apoya contra una pared. Además, trata de no colocar la computadora cerca de un calentador o bajo la luz solar directa.

  • La pasta térmica también juega un papel importante en la protección contra sobrecalentamiento. La composición especial de esta sustancia tiene una alta conductividad térmica y se aplica al punto de contacto entre el procesador y el disipador de calor, asegurando que no haya espacio entre ellos. Pocas personas saben que el sobrecalentamiento del sistema puede ser provocado por la evaporación de la pasta y su cantidad insuficiente. Acude a los profesionales que pueden renovarla al menos una vez cada 2 a 3 años, o intenta reemplazarla tú mismo. Lo principal es recordar que tampoco es deseable exagerar con la cantidad.

  • Otro mal hábito que afecta negativamente el rendimiento de la computadora es dejarla encendida sin siquiera reiniciarla de vez en cuando. Con el tiempo, el trabajo continuo y estar en modo de suspensión provocan una sobrecarga de procesos internos, lo que provoca fallos, errores, “Internet lento”, etc. Las ventajas de los reinicios consisten en que vacían la RAM, aumentan la velocidad de trabajo, arreglan la conexión a Internet y previenen fallos.

Laptop

  • Además de los errores mencionados anteriormente, hay errores que se cometen especialmente al trabajar con una computadora portátil. Uno de ellos consiste en tenerla siempre conectada a la red eléctrica. Recuerda, la carga constante dañará inevitablemente la batería debido al calor y la exposición prolongada a alto voltaje. Se recomienda cargar la laptop al 80 % y volver a conectarla cuando la carga es inferior al 40%.

  • Las temperaturas bajas también afectan los dispositivos. Es recomendable no enfriar demasiado la laptop, pero si no puedes evitarlo, intenta seguir el siguiente procedimiento: antes de encenderla, deja que el dispositivo se caliente a temperatura ambiente y límpiala con cuidado para quitar la condensación, de esta manera evitando cortocircuitos.

  • La portabilidad de las laptops es una fuente importante de nuevos problemas. Por ejemplo, esta particularidad se asocia con la eterna tentación de colocarla sobre una superficie blanda (en la cama, en el regazo), lo que conduce inevitablemente a sobrecalentamiento y daños. Acostúmbrate a colocar la laptop sobre una superficie sólida que no bloquee las ranuras de ventilación.

  • Pocas personas piensan en ello, pero a pesar de la portabilidad de las laptops, algunas todavía están equipadas con un disco duro giratorio tradicional en lugar de un SSD, y agitarlo cuando está en funcionamiento puede causar daños mecánicos graves. Intenta tratar tus laptops con el mismo cuidado que tus computadoras de escritorio y, al menos, trabaja en una mesa, así te durará mucho más.

Hervidor de agua

  • Asegúrate de que haya suficiente agua en el hervidor. Si lo enciendes con una cantidad insuficiente de líquido, especialmente si no cubre al menos el elemento calefactor, tarde o temprano, puede provocar daños del sistema de calentamiento.

  • Trata de no colocar el hervidor eléctrico en un lugar donde esté expuesto a altas temperaturas. Estamos hablando tanto de fuego como de hornos y estufas eléctricos. Las temperaturas elevadas pueden deformar la carcasa y otras piezas de plástico del electrodoméstico. Este consejo a menudo se incluye en el propio manual de usuario.

  • Acostúmbrate a limpiar la cal del hervidor. Hay que recordar que se forma no solo en hervidoras metálicas, sino también en la base metálica de los electrodomésticos de plástico. Incluso los hervidores con filtros integrados solo evitan que la cal entre en la bebida, pero no evitan la formación de escamas en el interior. La forma más fácil de limpiar la superficie es vertiendo la mezcla de vinagre y agua en el interior en una proporción de 1:1 dejando que se actúe toda la noche. Lo principal es dejar una nota para que alguien no use esta solución para preparar un “café”, y por la mañana, no olvides lavar cuidadosamente el interior del hervidor.

  • Otra causa de la formación de cal en el hervidor es el hábito de utilizarlo para almacenar agua sobrante. Intenta vaciarlo cada vez que no la utilices toda.

Picadora de carne

  • No limpies las piezas de la picadora de carne en el lavavajillas a menos que las instrucciones indiquen claramente que está permitido. El hecho es que la mayoría de las picadoras de carne modernas están hechas de aluminio. Sin embargo, la mayoría de los lavavajillas utilizan detergentes agresivos que contienen fosfatos alcalinos. Entrando en contacto con el aluminio, aceleran el proceso de oxidación, lo que afecta las superficies brillantes. Además, los restos de recubrimiento en polvo de las partes difíciles de alcanzar pueden penetrar en la carne picada.

  • Evita que huesos se metan en la picadora. Algunas picadoras de carne son bastante potentes, lo que les permite moler los huesos, pero la mayoría de los electrodomésticos de este tipo todavía no pueden hacer frente a esta tarea y simplemente dejan de funcionar.

  • No sobrecalientes la picadora de carne durante el funcionamiento. De hecho, puede ocurrir por varias razones: desgaste de los rodamientos, lubricación insuficiente, fallo del ventilador de enfriamiento. Si las opciones enumeradas son poco probables, por ejemplo, la picadora es nueva, entonces puede ser que hayas excedido el tiempo de operación continua o hayas sobrepasado la carga permitida.

Licuadora

  • No uses la licuadora para moler hielo (u otros alimentos congelados duros). Si le falta potencia, puedes doblar las cuchillas, e incluso quemar el motor. Al menos recuerda añadir un poco de líquido, si el manual de usuario lo permite.

  • No la uses para licuar alimentos que estén demasiado calientes. El aire caliente que desprenden suele calentarse aún más en el interior de la jarra cerrada, provocando un aumento de presión, lo que puede dañar el recipiente. Lo mejor que puedes hacer en este caso es cubrirlo con una toalla en lugar de una tapa y asegurarte de encender el dispositivo a la velocidad más baja.

  • Deja que el motor del electrodoméstico se enfríe después de un uso prolongado. Además, para evitar el sobrecalentamiento, no reinicies un ciclo inmediatamente después de terminar el primero.

Aire acondicionado

  • No te olvides del mantenimiento periódico del aire acondicionado. No se trata solo de servicio profesional, sino también de que tú mismo lo limpies regularmente y, si es necesario, reemplaces los filtros, que, por regla general, se encuentran justo debajo de la cubierta de la unidad interior. Además de mantener su rendimiento, te protegerás del exceso de polvo, que puede filtrarse en la habitación a través de los filtros sucios.

  • No abras las ventanas mientras el aire acondicionado esté funcionando. El hecho de que las ventanas abiertas con el aire acondicionado encendido ayuden a enfriar la habitación más rápido es solo una ilusión. De hecho, esto no solo reduce significativamente el rendimiento del sistema, sino que también puede provocar un desgaste prematuro del aire acondicionado, ya que tiene que procesar cada vez más aire caliente proveniente de la calle, lo que puede sobrecargar el sistema.

  • Elige un aire acondicionado de potencia adecuada. Un sistema que no es lo suficientemente potente para la habitación simplemente se desgastará más rápido debido a un prolongado funcionamiento a alta potencia. Si la potencia es mucho mayor de la requerida, entonces, en primer lugar, el aire acondicionado consumirá más electricidad de la necesaria y, en segundo lugar, enfriará una habitación pequeña mucho más rápido de lo que el aire se deshumidifica, por lo que el nivel de humedad en la habitación te hará sentir incómodo.

Cuéntanos, ¿con qué frecuencia has cometido alguno de estos errores? ¿Tienes otros consejos que permiten prevenir el desgaste prematuro de electrodomésticos?

Compartir este artículo