Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Secretos de los hoteles “todo incluido” que ocultan los hoteleros experimentados

Los hoteles con un régimen “todo incluido” son populares entre los turistas. Sin embargo, ocultan muchos secretos que se pueden convertir en algo inesperado incluso para los viajeros experimentados. No todo es tan simple con las mesas llenas de comida, las playas pintorescas y cómodas, y los diferentes entretenimientos para niños y adultos.

Genial.guru aspira a una máxima calidad en las vacaciones. Hoy te contaremos sobre algunas peculiaridades de los hoteles de clase All Inclusive (“Todo incluido”), que te ayudarán a hacer una elección correcta al prepararte para ir de viaje.

1. Las frutas y verduras cortadas para decorar son una trampa relacionada con el apetito

Frecuentemente las mesas son adornadas con sandías, calabazas, pepinos y rábanos cortados. Las frutas y verduras talladas no solo son una obra del arte culinario, sino también un método para engañar a los turistas. Uno de los cocineros que trabajaba en un hotel, confesó que preparan 3 veces más las frutas y verduras talladas que los platillos. Todos estos frutos bien decorados se colocan al inicio de la mesa para capturar las miradas. Así los huéspedes no se dan cuenta de que sus ojos “se llenan” antes de que su estómago lo haga.

2. El buffet influye en el precio

No es por casualidad que los hoteles “todo incluido” se dividen en 3 categorías: estándar (Standart Al), mediano (Medium Al) y la clase superior (High Al). Parece que en tal sistema no hay necesidad de conocer el concepto de las estrellas. En realidad a cada categoría se le otorgan requisitos detallados y al leerlos, los huéspedes podrán determinar su elección más rápido. Además, tal división permite a los hoteles aumentar los precios, si su “buffet” es evaluado altamente por los críticos de restaurantes. Si el establecimiento no cumple incluso los requisitos mínimos, puede perder su rango de todo incluido.

3. Muchos hoteles ahorran en productos

Las mesas en los hoteles de categoría “todo incluido” están llenas de ensaladas con frutas y verduras de cualquier sabor. Además, pueden llevarte frutas picadas a tu habitación. Pero frecuentemente en las cocinas de los hoteles se pueden encontrar productos muy baratos, saldos de los almacenes de mayoreo y de las tiendas. La agencia de seguridad de alimentos regularmente realiza pruebas y como resultado a menudo se encuentra que algunos hoteles compran exclusivamente comida caducada.

4. No todo es tan simple con el alcohol importado

Por lo general, el alcohol gratis, que sirven dentro del hotel con un sistema “todo incluido”, se refiere a las bebidas de producción local. Si decides probar algo importado, ten en cuenta que a pesar de que pagues por esta bebida, después del tercer vaso te pueden servir algo de variedad local y de calidad dudosa. Se cree que después de una determinada etapa el cliente perderá la atención y no se dará cuenta de la trampa.

5. Bajo la apariencia de carne de res te pueden servir carne de aves

Las personas que les gusta disfrutar de una jugosa carne de res deben tener en cuenta el hecho de que puede ser falsa. Lo que pasa es que con mucha frecuencia, en las cocinas de los hoteles, en lugar de res preparan carne de pavo. Esto está relacionado con su estructura elástica, lo cual permite freir el ave muchas veces.

6. Los mariscos pueden ser productos enlatados

Los aficionados a los calamares y otros mariscos populares tienen que conocer un “know how” (saber cómo) al cual frecuentemente acuden los cocineros en hoteles. En su inmensa mayoría toman productos enlatados, los cuales antes de servirse son sumergidos en cerveza. Por lo tanto, se crea una ilusión de frescura.

7. En lugar de trucha te pueden traer un tiburón

Este es uno de esos casos en donde ni un verdadero gourmet podrá distinguir un tipo de pescado de otro. Bajo la apariencia de salmón o trucha te pueden servir tiburón, el cual es más barato y más común. Los cocineros del hotel cuecen la carne de tiburón en agua salada, lo que cambia su sabor. Por eso el tiburón se puede enmascarar profesionalmente bajo la apariencia de otro pescado.

8. Pueden no avisarte sobre las obras de reparación

Normalmente los hoteles no informan que tiene obras de reparación, por eso los viajeros al llegar pueden enfrentarse con una desagradable sorpresa. Para evitarlo, vale la pena de antemano aclarar todo al llamar al hotel o hablar con la agencia turística.

9. Los descuentos pueden estar relacionados con los caprichos de la naturaleza

Frecuentemente los hoteles ofrecen beneficiosos descuentos en “la temporada baja” y esto puede ser provocado por los desastres naturales. Existe el así llamado cinturón de Fuego del Pacífico que incluye los países que son más vulberables a tener terremotos y explosiones volcánicas: Indonesia, Filipinas, Japón y Australia. En todos ellos funcionan centros de crisis, los cuales entregan al ministerio de turismo información sobre un peligro cercano.

10. El traslado en autobús puede prolongarse

Si el hotel que has elegido cuenta con transporte gratuito desde y hacia el aeropuerto, será mejor aclarar los detalles. Es que a veces el autobús durante su ruta lleva a turistas a diferentes hoteles. Por lo tanto, un viaje al cual se le tenía que dedicar formalmente media hora, puede tomar hasta varias horas tomando en cuenta hay que esperar a todos los pasajeros.

11. Los entretenimientos infantiles pueden salir costosos

Frecuentemente en los anuncios de los hoteles se muestran los programas para niños y mencionan servicios de niñeras y animadores. Sin embargo, a veces no anuncian que la organización de ocio para los niños tiene un costo extra. Especialmente será costosa la posibilidad de ocupar a un niño durante todo el día. A veces el único servicio gratuito para los niños es visitar el parque acuático, pero el programa show resulta estar no incluido en el costo del tour.

12. Las propinas no solo son una señal de cortesía

El hábito de dejar propinas para los trabajoder del hotel, ya sea el maletero o un barman, no apareció en vano. Es que el trabajo del personal rara vez se paga de forma idónea, así que de 5 a 10 USD realmente pueden ser considerables. En general las propinas pueden salir como una cuarta parte del costo del viaje.

13. Las diversiones acuáticas tampoco son baratas

Los coloridos perfiles de los hoteles en las redes sociales explotan de fotografías de turistas felices navegando en los barcos, haciendo esquí acuático y surfeando. Tales diversiones frecuentemente se muestran como si fueran gratuitas. Pero en realidad todas estas diversiones acuáticas son un placer muy caro, especialmente si necesitas un instructor. En promedio, el precio de una hora puede costar desde 50 hasta 200 USD.

14. Nadar puede estar prohibido

Al admirar las bellas fotografías de playas colocadas en las páginas del hotel que más te ha gustado, fíjate de antemano si está permitido nadar. Posiblemente debido las corrientes de aguas profundas, tendrás que descansar en la costa en lugar de disfrutar del mar. Además, la Agencia Europea de Medio Ambiente anualmente comprueba la calidad del agua en las zonas turísticas, dandole a las playas banderas azules en caso de obtener la evaluación positiva o negra. Aunque en la segunda categoría no solo entran las zonas costeras, y las que están ubicadas cerca de los puertos industriales, sino también en donde frecuentemente los turistas dejan basura. Por lo tanto, tiene sentido preguntar el estado de la playa que te ha gustado.

15. Las vacaciones en la playa pueden resultar desventajosas

Muchos hoteles del sistema “todo incluido” obtienen dinero extra por la renta de camastros, paragüas y otros atributos de la playa. Hoy las vacaciones en las arenas doradas no son baratas e incluso un día puede tener un costo desde 20 USD.

16. El conocimiento con la cultura local está en duda

Por muy amables que sean los diferentes países hacia los turistas, puede ocurrir que no conozcas el ambiente auténtico durante las vacaciones. Los hoteles aplican todas sus fuerzas para mantener a sus huéspedes en su territorio. Así que no hay nada sorprendente en que los precios para los recorridos y tours sean muy caros para muchos turistas y se tengan que limitar con un pasatiempo que les puede proponer el hotel.

17. Ahorran electricidad en las habitaciones

Al alojarte, vale la pena comprobar el regulador de potencia del refrigerador en la habitación. Esto se debe a que frecuentemente los productos se echan a perder, porque en muchos hoteles el regulador de potencia se baja a propósito hasta el mínimo. Aunque así se ahorre la electricidad, pero la comida y bebidas se enfrían muy mal.

18. Mejor no acostarte en la cama tendida de tu habitación

En cuanto te alojes en la habitación, es mejor de inmediato quitar la manta de la cama y colocarla en el lugar más alejado. Es difícil imaginar qué cantidad de personas se ha sentado y acostado allí antes de ti. En ningún caso te acuestes sobre una cama tendida, porque la manta solo es colocada encima de una sábana limpia y es lavada una vez al mes, en algunos hoteles una vez cada medio año

19. Los vasos pueden estar sucios

Los vasos en el restaurante del hotel y en la habitación parecen estar limpios. Pero antes de tu alojamiento solo los pueden secar y colocar en su lugar. Por eso se recomienda lavar minuciosamente todos los platos antes de usar.

20. El manejo de plagas en la habitación no te salva de las chinches

Incluso en los hoteles más lujosos existe este problema: las chinches puede aparecer después de los huéspedes anteriores, en particular pueden encontrarse en la maleta. Esta circunstancia perturbadora se mantiene en silencio con fines de conservar la reputación. Si estos desagradables insectos ocuparon un territorio de la habitación, será difícil deshacerse de ellos. Las chinches rápidamente se acomodan en un mueble tapizado, mantas y cobijas. Aunque la mayoría de hoteles realizan una desinfección total, esto sucede rara vez, ya que dejar todas las habitaciones libres para tales procedimientos significa perder dinero.

21. Al reservar directamente, puedes quedarte sin habitación

Los hoteles con todas sus fuerzas luchan por pedidos directos, ya que en tal caso no se necesita pagar una comisión. Pero a veces el problema con las habitaciones libres no se puede evitar, por ejemplo, durante la llegada repentina de un grupo de turistas; en primer lugar, en este caso, precisamente los pedidos directos sufren. Por supuesto, entonces será más sencillo sacrificar un huéped y no rechazar un grupo.

¿Y te han ocurrido confusiones durante las vacaciones, las cuales hubieras podido evitar al conocer estos secretos?

Imagen de portada needpix