Genial
Genial

5 Síntomas de fatiga al volante que no deben pasarse por alto: te pueden costar la vida

Según la National Sleep Foundation, entre el 10 y el 30 por ciento de todos los accidentes de tráfico suceden a causa de conductores que experimentan somnolencia o se quedan dormidos al volante. Esta apreciación se fundamenta en que una persona no es capaz de distinguir su fatiga habitual de ese estado en el que ya prácticamente ha caído en el sueño.

Genial.guru te explica hoy 5 síntomas que reflejan que estás a punto de quedarte dormido mientras conduces y la misma cantidad de trucos que te ayudarán a evitar un estado de somnolencia cuando realizas viajes largos.

5. El efecto de los ​​párpados pesados

  • Cada vez te resulta más difícil abrir los ojos, empiezas a percibir el momento del parpadeo. Este proceso, en una situación normal, pasa tan rápido que no nos damos cuenta de que sucede. Pero si este sintoma se manifiesta conduciendo, es un indicativo de que existe una desconexión gradual con tu cerebro. Por tanto, se hace necesario, tan pronto como sea posible, abandonar la calzada y descansar.

4. La vista te juega una mala pasada

  • Los objetos que ves, a medida que te acercas, se convierten en otra cosa o desaparecen por completo. Esto significa que el cerebro no cuenta con el tiempo suficiente para procesar la información y ya está prácticamente al límite entre el sueño y la realidad.

3. Dificultad para enfocar la vista

  • La visión no tiene tiempo para adaptarse, por lo que se hace difícil no solo ver, sino también memorizar los indicadores en el salpicadero, y el camino parece cada vez más borroso ante tus ojos.

2. Pérdida de claridad en el pensamiento

  • El cerebro parece como si se negase a esforzarse a la hora de mantener una conversación o terminar una idea que ya ha empezado. Los pasajeros pueden verificar ese estado en el conductor haciéndole algunas preguntas, cuyas respuestas requieran de una reflexión. Por ejemplo: "¿Cuánto tiempo nos queda para llegar a la ciudad X?" O bien: "¿Dónde te gustaría pasar tus vacaciones de verano?" Las respuestas monosílabas denotarán una clara fatiga.

1. Disminuye el nivel de atención

¿Varias veces seguidas has cometido infracciones menores incumpliendo normas de tráfico, te saltaste la salida o no recuerdas la última señal que viste? Es hora de parar. Incluso si te parece que puedes conducir otros cien kilómetros.

Si notas, al menos, uno de estos síntomas, necesitas un descanso de inmediato. Para evitar esta situación, los camioneros y conductores experimentados aconsejan seguir las siguientes recomendaciones:

  • ¡Baila! Aunque por supuesto que no debes hacerlo conduciendo. Realiza paradas cada 1,5-2 horas, baja del automóvil y estira un poco el cuerpo. En ese momento es cuando puedes bailar. Todo ello "moverá tu sangre", mejorará la circulación y te sentirás más vivo y espabilado.
  • Ten a mano naranjas y di no a la comida rápida. El olor a frutas cítricas tiene un efecto estimulante. Pero los alimentos grasos, por el contrario, desencadenan más cansancio en el cuerpo y promueven una mayor somnolencia.
  • Escucha música que te llene de energía. El soul y el jazz mejor que los dejes para las noches en familia junto a la chimenea. Para conducir durante el viaje, ve provisto de una lista de reproducción con tus "canciones de conducir" favoritas.
  • No dejes que los pasajeros se duerman. Cuando el silencio invade al automóvil, la probabilidad de que el conductor se duerma aumenta de manera significativa. Debate sobre temas interesantes, habla sobre el dispositivo móvil más increíble del universo o disfruta de los juegos de palabras.
  • Haz que tu cerebro funcione. Trata de hacer cálculos con tu mente, del tipo "46 + 54", o bien recuerda algunos puntos de la tabla de multiplicar; este es un tipo de test para saber si tienes o no fatiga. Si el cerebro comienza a volverse perezoso, sin duda, ha llegado la hora de detenerse y dormir durante al menos 20 minutos.
Ilustradora Mariya Zavolokina para Genial.guru
Genial/Consejos/5 Síntomas de fatiga al volante que no deben pasarse por alto: te pueden costar la vida
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos