Bloguera nos cuenta cómo ella misma ha renovado su departamento con un presupuesto mínimo

Sandra Broa es una española que, tras superar la barrera de los 30 años de edad, ha estado compartiendo a través del sitio Treintay contenido sobre belleza, manualidades e incluso algunas reflexiones que la han hecho merecedora de un premio en la categoría de mejor blog personal. Entre las cosas que escribe, está la historia de cómo ha logrado renovar dentro de su departamento espacios como la cocina, el baño, el dormitorio y el salón comedor; todo ello con un presupuesto mínimo, reutilizando de forma creativa objetos que ya tenía en casa y usando sus propias manos.

Genial.guru recopiló algunos de los tips que da Sandra para cambiar los espacios de la casa. Además compartimos la opinión que tiene ella en relación con el proceso de renovación del hogar a través de una breve entrevista que le hicimos. Al final del artículo, te espera un bono especial.

1. Encuentra la inspiración para renovar los espacios

Para Sandra, estar en un entorno en constante evolución implica realizar cambios en la decoración aunque sean pequeños; por ejemplo, en la distribución de los objetos. Según comenta, también se puede aprovechar la necesidad de tener un espacio para guardar artículos de uso diario para incorporar un nuevo elemento en la estética del ambiente. O tal vez, a partir de un color que domina la habitación, es buena idea agregar detalles en tonos compatibles que vuelvan más armónico el entorno.
Además los gustos estéticos también se transforman. Según cuenta, cuando llegó a su casa, el salón tenía muchos colores vivos (rojo, amarillo y naranja), como se ve en la imagen de la izquierda. Sin embargo, ahora se siente más cómoda rodeada de colores neutros y materiales más naturales, por lo que ha cambiado poco a poco la imagen del ambiente, como se ve en la foto de la derecha.

Le preguntamos: ¿qué consejo le darías a una persona que quiere renovar algún espacio, pero tiene poco presupuesto?

Para mí lo más importante es unificar colores. Pintura blanca (en paredes, muebles, puertas, sillas), fundas blancas y toques de un color (o dos que combinen entre sí). Siempre es un acierto.

2. Haz reformas de bajo costo

Un espacio que suele generar pavor al momento de plantear una renovación es la cocina, especialmente porque podríamos creer que la única salida es la transformación total. Sin embargo, tal y como lo ha hecho esta bloguera española, se puede optar por cambios puntuales que marquen una diferencia funcional y estética.

Sandra en su hogar se dedicó a pintar los azulejos viejos de la cocina, colocó un suelo vinílico, forró la nevera con un vinilo adhesivo de acero inoxidable, cambió la encimera de la cocina por una que tiene un acabado que imita el cemento y agregó unas barras para colgar los utensilios de cocina. El resultado fue totalmente satisfactorio y de bajo costo.

¿Cuál fue el mayor desafío al que te enfrentaste al renovar tu departamento?

Mi departamento es de alquiler, así que lo más difícil era “camuflar” los muebles sin estropearlos y convencer a mis caseros de que me dejaran hacer reformas más grandes. Primero los convencí de hacer una remodelación pequeña que corrió de mi bolsillo, y cuando vieron el resultado, me dieron carta blanca para hacer lo que quisiera. Para algunas cosas como cambiar el suelo, incluso me dieron ellos el dinero.

3. Transforma los muebles viejos

En lugar de tirar los muebles de madera maciza que suelen perdurar en algunas casas, se pueden renovar estéticamente lijando la vieja pintura y aprovechando el aspecto natural que poseen y que le aporta calidez al hogar.

Puedes ver todo el proceso de transformación de la mesa aquí.

¿Alguna regla básica que te guste seguir al momento de renovar objetos o espacios?

La ley del mínimo esfuerzo. Si quiero pintar un mueble viejo de poco valor para darle un aspecto envejecido, no voy a invertir en pintura y luego en una pátina de cera. Compro el bote más barato de pintura para paredes, lo pinto de forma irregular, ¡y listo! Puede que no quede exactamente igual, pero el resultado es digno y no lleva más tiempo ni dinero de lo que cuesta el mueble en sí.

Puedes ver todo el proceso de transformación del mueble aquí.

4. Renueva los espacios con un poco de pintura

Se puede transformar completamente la apariencia de un baño simplemente con pintura para azulejos. Así lo hizo Sandra, cuando para darle un giro a su baño, decidió reemplazar las aburridas lozas rosadas por un blanco que aplicó en la pared entera, pero teniendo en cuenta las diferentes texturas y relieves que tienen los azulejos y la cenefa.

5. Ahorra en obras y en escombros con lozas de vinilo

En lugar de romper paredes y hacer una gran demolición en el baño, se pueden utilizar lozas de vinilo. Por ejemplo, ella cuenta que reformó la ducha de su baño, que antes consideraba vieja y fea, utilizando solo un par de cajas de lozas. El resultado: un cambio total, como puede observar en la imagen de la derecha.

6. Prueba con cambios sutiles que marquen la diferencia

Otro detalle que marcó la diferencia en su baño fue utilizar también lozas vinílicas en el suelo. Lo necesario para hacerlo: una cortadora, unos alicates y una tarde de trabajo.

7. Reutiliza materiales

La creatividad al momento de elegir y utilizar materiales permite incorporar elementos únicos. En la habitación, elaboró una cabecera para la cama con el mismo suelo vinílico usado en otros proyectos.

¿Tuviste dificultades de presupuesto? ¿Cómo lograste adaptarlo y tener un buen resultado?

Casi todas mis reformas son DIY (“hazlo tú mismo”), por lo que el presupuesto es mínimo. Lo más caro fue poner suelo vinílico en toda la casa, y me lo pagaron mis caseros. Para convencerlos busqué una oferta y les dije que si compraban el material, la instalación la hacía yo. De esta manera, la remodelación les saldría barata y el departamento se revalorizaría mucho con un suelo nuevo, incluso cuando yo me fuera. Y eso funcionó.

8. Hazlo tú mismo

Los proyectos de bricolaje pueden aportar ese toque hippie que hace que se diferencien los lugares, y son una excelente idea para aprovechar el tiempo libre en casa.

9. Agrega elementos creativos

Es válido que el color y los detalles con personalidad formen parte de nuestros espacios. Como ejemplo, tenemos esta divertida maceta inspirada en uno de los personajes secundarios de Los Simpson.

Puedes ver todo el proceso de elaboración de la maceta aquí.

10. Encuentra soluciones prácticas

Existen en el mercado productos capaces de cambiar completamente la apariencia de un ambiente, y que simplifican el proceso de renovación.

Según cuenta Sandra, en una ocasión una tía quería renovar la cocina porque tenía unos azulejos muy feos; pero en lugar de cambiarlos, tapó toda la parte superior de la cocina usando una masilla especial. Para completar el cambio, abajo puso friso para que la pared no quedase tan sosa.

11. Aprovecha las herramientas digitales

Algunos de los cambios que nos planteamos hacer pueden generar dudas; por ejemplo, cuando se trata de elegir el color de una pared. Una solución para esto podría ser usar un programa de edición de imágenes como Photoshop para hacer simulaciones que nos den una idea aproximada de cómo podría quedar.

Finalmente, le preguntamos por su herramienta de trabajo preferida

Sandra ha dicho que su herramienta de trabajo favorita es sin duda el taladro. Y para aquellos que dudan en hacer bricolaje, comenta que es mucho más sencillo de lo que parece, y que se trata simplemente de no tener miedo e intentarlo.

Bono: Cómo hacer una falsa pared de ladrillo

¿Tienes algún consejo personal que uses para decorar el hogar? Comparte esta historia con aquellos a quienes les gustaría renovar su casa.

Imagen de portada sandra_treintay / Instagram
Compartir este artículo