Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Descubre durante cuánto tiempo puedes usar estas 10 prendas antes de meterlas en la lavadora

Lavar la ropa es una actividad que la mayoría de nosotros tiene incorporada en sus tareas cotidianas. Pero ¿sabes si estás limpiando correctamente tus prendas? ¿Te has preguntado acaso cuál es la frecuencia ideal de lavado de cada una de ellas? Si quieres mantener los gérmenes y la suciedad alejados de tu cuerpo, este artículo es para ti.

Genial.guru ama la limpieza y elaboró esta lista en la que detalla durante cuánto tiempo puedes utilizar estas 10 prendas antes de meterlas en la lavadora.

1. Ropa interior — Después de cada uso

La ropa interior como la lencería o los calcetines son nuestra segunda piel. Es por eso que lo más recomendable es lavarlos luego de cada uso. Si se trata de prendas delicadas, lo mejor es limpiarlas a mano. Colócalas en un recipiente con agua fría y detergente, déjalas en remojo unos minutos y luego escúrrelas suavemente. En cambio, la ropa íntima normal, que utilizas todos los días, se puede poner en la lavadora. Eso sí, selecciona un programa corto, agua fría y centrifugado suave. En ambos casos, sécalas al aire libre evitando la exposición al sol.

  • Importante: ten en cuenta que la frecuencia de lavado del sostén no es la misma que la de la ropa íntima. Lo mejor es lavar el sostén luego de 2 o 3 usos ya que, si lo haces muy seguido, puedes dañar su elasticidad.

2. Piyama — Una vez por semana

“Si lo uso solo para dormir, ¿por qué debería lavarlo tan seguido?”. Este quizás sea el pensamiento que muchas personas tienen respecto al piyama. Pero lo cierto es que todos los seres humanos portamos ciertos organismos y bacterias que son potencialmente peligrosos para nuestra salud. Cuanto más se ensucie el piyama, más posibilidades tenemos de que esas bacterias se transfieran al cuerpo. Por eso, lo recomendable es lavar esta prenda al menos una vez a la semana. Para hacerlo, procura que el agua esté a 40 o 60 grados y utiliza un blanqueador de oxígeno activo para eliminar y destruir las bacterias.

  • Importante: si estás atravesando alguna enfermedad y permaneces durante más tiempo en la cama, lo mejor es limpiar tu piyama diariamente para eliminar todos los gérmenes.

3. Almohadas — Dos veces al año

Estamos bastante acostumbrados a lavar y cambiar las sábanas con frecuencia, pero ¿qué sucede con las almohadas? Si quieres mantener los ácaros y la suciedad alejados de tu hogar, lo mejor es que también te ocupes de la limpieza de las almohadas y que lo hagas por lo menos dos veces al año. Eso sí, antes de meterlas en la lavadora, revisa la etiqueta para saber si son aptas para lavar. Se recomienda limpiar las almohadas de a pares para balancear el peso en la lavadora, utilizar detergente líquido y enjuagarlas muy bien para quitar todo el exceso de jabón.

  • Importante: un buen tip es introducirlas en la lavadora enrolladas y atadas en los extremos y en el centro para evitar que la fibra sintética del interior se traslade de un lado a otro.

4. Pantalones — Después de 2 a 3 usos

Se sabe que el lavado frecuente de los jeans los decolora y los deforma. Pero no sucede lo mismo con el resto de los pantalones de vestir o de otra tela que no sea jean. En este caso, los expertos recomiendan lavarlos luego de 2 o 3 usos para asegurarnos de que luzcan lo mejor posible. Eso sí, si el pantalón tiene alguna mancha, debe limpiarse de inmediato.

5. Vestidos — Luego de 1 a 3 usos

El vestido es una prenda muy versátil que puede ser utilizada durante todo el año. Súmale unas medias oscuras para lucirlo en invierno o deja tus piernas al descubierto para sentirte fresca en el verano. ¿Alguna vez te has preguntado cada cuánto lavarlo? La respuesta es que deberías meterlo en la lavadora luego de 1 a 3 usos. Por supuesto, si tiene alguna mancha o transpiraste demasiado durante la jornada, lo ideal es lavarlo lo antes posible.

6. Prendas blancas — Después de cada uso

La ropa blanca es quizás la más delicada de nuestro armario. Por eso es importante tomar en cuenta algunos cuidados especiales a la hora de limpiarla. En primer lugar, se debe lavar luego de cada uso. En segundo lugar, es clave lavar todas las prendas blancas juntas y con agua caliente (a la temperatura máxima que permita la prenda, en general encuentras esta información en la etiqueta). En tercer lugar, elige un detergente que contenga lejía y, por último, si vas a secar la prenda en la secadora, asegúrate de hacerlo en la temperatura correcta, de acuerdo con la información de la etiqueta.

7. Abrigos y chaquetas de cuero — Una vez al año

Los abrigos y las chaquetas de cuero deberían lavarse una vez al año. Siempre es recomendable leer las etiquetas para saber cuál es la forma correcta de limpieza de cada una de estas prendas. En el caso de los abrigos, algunos pueden ser colocados en la lavadora eligiendo el programa adecuado para el tejido. Sin embargo, hay algunos que requieren de un lavado en seco y quizás debas llevarlos a la tintorería.

Respecto a las chaquetas de cuero, lo ideal es llevarlas con un profesional que sabrá si requieren un lavado mojado o en seco y podrá devolverles el brillo, el color y la vitalidad.

8. Bolsas y bolsos — Una vez por semana

Las bolsas que utilizamos para movernos por la ciudad todos los días y los bolsos que solemos usar para ir al gimnasio son verdaderas fuentes de gérmenes. ¿Por qué? Si prestas atención, verás que es normal que los apoyes en el suelo, que los lleves al baño contigo y que arrojes dinero, llaves y varios objetos en su interior. Por eso, lo recomendable es lavarlos una vez por semana. Puedes pasarles una toallita de bebé por el exterior y aspirar el interior para quitar cualquier rastro de suciedad.

9. Guantes — Una vez por semana

¿Cuándo fue la última vez que metiste tus guantes de lana en la lavadora? Si tu respuesta fue “hace mucho”, te recomendamos que los laves ya mismo. Y es que este accesorio, que resulta un gran aliado para protegernos del frío, también es una fuente de gérmenes. Si los tienes puestos para ir al trabajo o desplazarte por la ciudad, están expuestos a una enorme cantidad de patógenos que podrían dañar tu salud. Por eso, lo recomendable es lavarlos una vez por semana con el agua tan caliente como la tela lo permita.

  • Importante: si tienes guantes de cuero, puedes lavarlos con una mezcla de agua tibia y jabón, pero para una limpieza más profunda, deberías llevarlos con un profesional.

10. Trajes de baño — Después de cada uso

El traje de baño es una prenda muy delicada que requiere de mucho cuidado a la hora de limpiarla. Es fundamental lavarla luego de cada uso, al igual que la ropa íntima. Y, en la medida de lo posible, es recomendable hacerlo a mano y no en la lavadora. Luego de utilizarlo, coloca el traje de baño en remojo en agua fría durante 30 minutos para remover los químicos, la sal, la arena y cualquier aceite corporal que pueda dañar la tela. Luego, agrega una cucharadita de detergente y apriétalo suavemente para quitar el exceso de agua (no lo retuerzas para que no pierda la forma). Por último, déjalo secar al natural.

¿Tienes algún tip que no falla a la hora de lavar tus prendas? ¡Queremos conocerlo!

Compartir este artículo