La ciencia explica por qué hacer cosquillas a los niños puede ser perjudicial (Resulta que no sabemos lo necesario)

Hacer cosquillas a los niños puede hacer más daño que bien. Mientras que muchos de nosotros desaprobaríamos esto, un estudio mostró que únicamente el 32 por ciento de los encuestados disfruta que les hagan cosquillas, otro 32 por ciento tuvo una respuesta neutral y el 36 por ciento restante dijo que le desagrada. A todos, de vez en cuando, nos hicieron cosquillas cuando éramos niños; por eso asumimos que es normal. Pero debes recordar que también hubo un tiempo cuando no usar el cinturón de seguridad se consideraba algo normal.

Genial.guru analizó varias investigaciones sobre este tema y quiere explicarte por qué deberías dejar de hacer cosquillas y encontrar otra manera de divertirte; tal vez contar un chiste o jugar juntos sea una mejor idea.

El hecho de que un niño se ría no significa que esté disfrutando de las cosquillas

Los niños, especialmente los cosquillosos, no pueden parar de reír cuando les hacen cosquillas, aunque de plano las odien por completo. Esa risa reflexiva les da a los padres la ilusión de que el niño realmente lo disfruta, aunque en realidad no sea así. En un estudio realizado por la Universidad de California en 1997, científicos encontraron que las cosquillas no crean la misma felicidad que cuando una persona ríe por una divertida broma. El cosquilleo únicamente crea una ilusión externa de que la persona se está riendo.

El cosquilleo es una manera de hacer valer el dominio

Una persona que tiene cosquillas pierde el control de sí mismo. La lucha por ganar el control puede ser humillante para un niño y dejar desagradables recuerdos por un largo tiempo. Cuando los adultos les hacen cosquillas a los niños, la mayoría de las veces quieren divertirse, pero eso no significa que el resultado no sea perjudicial.

De acuerdo con el Dr. Richard Alexander, profesor de Biología Evolutiva en la Universidad de Michigan, el cosquilleo puede ser una muy buena forma de dominación y la risa es una forma evolutiva de mostrar sumisión.

El cosquilleo puede ser usado para torturar a las personas durante años

Las cosquillas han sido utilizadas como método de tortura desde hace tiempo. Durante la dinastía Han en China, las cosquillas fueron un método para torturar a la nobleza, ya que no dejaban marcas y la víctima podía recuperarse rápido y fácil. De igual manera, fue popular en Japón, donde se acuñó un término especial para ello: kusuguri-zeme, cuyo significado es “cosquilleo despiadado”.

Vernon R. Wiehe, de la Universidad de Kentucky, estudió a 150 adultos que fueron abusados por sus hermanos durante su infancia. Muchos de los sujetos de estudio reportaron las cosquillas como un tipo de abuso físico. El estudio concluyó que las cosquillas pueden provocar reacciones fisiológicas extremas en la víctima, tales como vómito y pérdida del conocimiento, debido a la imposibilidad de respirar.

Es posible que el niño no sea capaz de decir “detente”

Las cosquillas pueden causar ataques incontrolables de risa que son difíciles de detener. La risa causada por un cosquilleo continuo puede alcanzar tal punto en el que la persona a la que le están haciendo cosquillas pueda no respirar de la manera adecuada o le sea imposible decir que se encuentra en una complicada situación. Algo que comenzó como “diversión” podría causar serias complicaciones médicas. ¿Y por qué divertirse haciendo cosquillas cuando existen otros métodos para pasar un buen rato?

Las cosquillas pueden causar problemas de confianza para toda la vida

De acuerdo con el Dr. Alexander, hacer cosquillas contra la voluntad de una persona realmente puede causar un “gran dolor mental”. Algunas veces, este dolor puede durar para siempre.

Patty Wipfler, experta en paternidad, fundadora y directora de la organización Hand in Hand, asegura que, según su experiencia, las cosquillas durante la infancia son una causa común de cambios emocionales, incluso en adultos. Ella escribió, “En mis bastantes años de escuchar a los adultos hablar sobre los cambios emocionales en sus vidas durante la infancia, las cosquillas surgen como una experiencia que ha sido dolorosa”. Ella indica que el trama puede conducir a situaciones en las que la persona afectada no puede relajarse cuando otras están cerca de ella, incluso se sienten inseguras cuando duermen al lado de una pareja de confianza, se encuentran internamente en guardia cada vez que existe más que un contacto casual entre ellos y alguien que aman.

Existen otras maneras de demostrarle a tu bebé que lo amas

Por lo general, los padres piensan que saben lo que es bueno para sus hijos, y a partir de su experiencia, sienten que las cosquillas son algo normal. Sin embargo, dados los diversos peligros de las cosquillas y saber que hay mejores formas de crear lazos, es mejor evitarlas. Y si por alguna razón deseas hacer cosquillas, es recomendable que le pidas permiso al niño. Los padres siempre deberían preguntar antes de tocar a su hijo o tomar decisiones que afectarán su cuerpo. ¿Cuáles son otras formas para divertirte o crear lazos con tus hijos? Bueno, el simple buscador de Google te dará muchas respuestas.

Y tú, ¿qué piensas de las cosquillas? ¿Las disfrutaste en la infancia? Comparte tu opinión en los comentarios. Y si te ha gustado nuestro artículo, compártelo con otros padres.

Ilustrado por Daniil Shubin para Genial.guru
Compartir este artículo