Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

11 Cosas perjudiciales que los padres les hacen a sus hijos sin darse cuenta

7-45
109k

Solo en Estados Unidos, cada hora se lesiona un niño al caerse de una trona. Los padres pueden sobreproteger a sus hijos cuando se trata de jugar en el exterior, sin darse cuenta de que puede haber peligros ocultos en esos lugares aparentemente seguros para los más pequeños como son los parques infantiles o incluso el mismo hogar.

Genial.guru recopiló una lista de todas esas cosas que pueden parecernos seguras, pero en realidad potencialmente peligrosas para los hijos. Teniendo en cuenta que nuestros lindos pequeños que acaban de aprender a andar necesitan de nuestra supervisión las 24 horas, 7 días a la semana, esta lista aportará una idea de aquellas cosas a las que es necesario prestar atención para protegerlos.

1. Practicar deportes peligrosos

Existen numerosos beneficios para los niños que practican deporte, pero también podemos encontrar una lista específica de deportes con fuerte impacto que pueden ser potencialmente peligrosos para ellos. Los “seis grandes” a evitar, como aconseja el forense doctor Bennet Omalu, son el fútbol americano, el hockey sobre hielo, las artes marciales mixtas, el boxeo, la lucha libre y el rugby. Al practicarlos, un niño recibe múltiples golpes en la cabeza que suponen un riesgo de exposición a sufrir posibles daños cerebrales, según afirman los neurocientíficos.

Además, las actividades de fuerte impacto pueden provocar una compresión significativa de la columna vertebral y una hiperextensión de la espalda, lo que podría desencadenar lesiones graves. La práctica continuada de estos deportes puede agravar la escoliosis con el tiempo. Por eso, se debe evitar, entre otras cosas, levantar peso sobre la cabeza, saltos con aterrizajes fuertes como los de las animadoras, así como correr largas distancias.

2. Sentarse en la posición de W

La posición W es una forma muy común con la que los niños se sientan mientras juegan en el suelo, más que nada, porque les resulta cómodo. No en vano, es probablemente la postura más peligrosa que adoptan los niños, por lo que los médicos aconsejan a los padres que les impidan sentarse así.

Además, el osteópata Avni Trivedi aseguró durante una entrevista que esta posición se ha convertido en “una nueva epidemia de salud” que puede afectar notoriamente al desarrollo del niño en lo que se refiere a las articulaciones de las piernas y los huesos de la cadera, debilitando los músculos del tronco y ejerciendo una presión adicional sobre la espalda, el cuello y los hombros.

3. Tabletas (especialmente en los niños pequeños)

Los niños pasan cada vez más y más tiempo frente a las pantallas, sobre todo con su nuevo juguete favorito: la tableta. Los médicos advierten a los padres que deben reducir el “tiempo de pantalla” tanto como sea posible debido a la luz azul: un tipo de luz dañina que emiten estas pantallas.

Los síntomas comunes de una sobreexposición a la luz azul pasan por dolores de cabeza, cuello y hombros, sequedad o irritación de los ojos, pero también provoca daños psicológicos como una disminución de la capacidad de atención, mal comportamiento e irritabilidad. Además, puede afectar a su ciclo de vigilia y sueño, haciéndolos sentir más cansados ​​y exhaustos.

4. Bajar por el tobogán en tu regazo

La mayoría de los padres piensan que, cuando están en el parque infantil con sus hijos, es más seguro bajar por el tobogán si el niño está en su regazo. Pero realmente, esto supone un peligro dentro del parque, extremadamente oculto, ya que puede causar fracturas en las piernas de los niños.

Como explica la pediatra Diane Arnaout, el peso de los padres empuja todo hacia abajo a una velocidad más elevada, por lo que en caso de que cualquier parte del zapato o brazo del niño sobresalga o se enganche en el tobogán, tanto la pierna como el brazo podrían torcerse e incluso fracturarse.

5. Jugar al Chubby Bunny con tus hijos

Chubby Bunny es un desafío muy popular que los niños suelen hacer con sus padres y que consiste en colocarse un número cada vez mayor de malvaviscos en la boca mientras dicen la frase “chubby bunny” (conejito gordito) lo más claramente posible.

Aunque a los niños esto les pueda parecer muy divertido y sabroso, dado que pueden consumir así su postre favorito al terminar el juego, este es un desafío peligroso por el que se han producido varios accidentes derivados en atragantamiento.

6. Ponerse de pie sobre las sillas

Esta es una de las razones más comunes de las lesiones en los niños, especialmente en los más pequeños. Los niños son imparables y por lo general quieren subirse a todo, incluidas las sillas. Caerse de las tronas, en particular, es la principal causa de traumas craneales y conmociones cerebrales.

Solo en EE.UU., cada hora un niño resulta herido por caerse de la trona. Esta es la razón por la cual los especialistas aconsejan a los padres que sujeten a sus hijos sobre estas sillas elevadas, impidiéndoles ponerse de pie, así como también recomiendan que los supervisen siempre porque existe la posibilidad de que el niño se caiga de la mesa y vuelque su silla.

7. Jugar con tierra

A los niños les encanta ensuciarse cuando juegan al aire libre. Sin embargo, debe elegirse con cuidado el lugar dónde juegan, porque cavar y jugar con la tierra puede ser extremadamente peligroso para los más pequeños. Esto se debe al plomo y sus efectos peligrosos para la salud.

A pesar de que la pintura con plomo en las casas ya está prohibida, todavía existen lugares donde puede despegarse la pintura que contenga esta sustancia como son los graneros, garajes y viviendas antiguas. Los niños pueden verse expuestos a esto a través de la tierra, dado que se ha encontrado plomo en los patios que estaban cerca de esos lugares. El plomo en sí mismo es un metal venenoso que puede provocar daños cerebrales y problemas para toda la vida.

8. Saltar en camas elásticas

Muchos padres han instalado camas elásticas, tanto grandes como pequeñas en sus patios y sus hijos las adoran. Este aparato de salto aparentemente divertido e inocente puede ser muy perjudicial para los más pequeños.

Según las instrucciones de la Academia Estadounidense de Pediatría, las camas elásticas no deberían estar en ningún hogar con niños. A su juicio, las lesiones causadas por saltar sobre ellas se producen con más frecuencia y entre estas encontramos huesos fracturados, lesiones en la cabeza, conmociones cerebrales, y traumatismos más severos, que pueden provocar daños cerebrales permanentes e incluso la muerte.

9. Cortar el césped con ellos

Tanto los cortacéspedes que hay que empujar, como aquellos en los que es necesario subirse encima, son máquinas pesadas y extremadamente peligrosas que pueden dañar fácilmente a un niño pequeño que probablemente quiera acercarse más y ver cómo estas funcionan. Desde lesiones a otros casos más graves avalan la necesidad de mantenerlos lejos de las mismas, toda vez que hasta la hierba que salta al ser cortada puede provocar algún daño en los más pequeños.

Según HealthyChildren.org, solo en Estados Unidos, “cada año más de 9 000 niños acuden a los servicios de emergencias por lesiones relacionadas con un cortacésped”. Los niños deben permanecer dentro de la casa como medida preventiva y también debes asegurarte de que otros pequeños del vecindario no estén cerca cuando el cortacésped está en marcha.

10. Escalar en el exterior

Los parques infantiles son el lugar favorito, tanto de los niños como de sus padres. Sin embargo, se necesita siempre estar atentos para que los más pequeños vuelvan a sus hogares de una manera segura.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, se registran solo en EE.UU. cada año más de 200 000 casos de niños heridos que acaban en las salas de urgencias tras visitar los parques infantiles, algunos de los cuales, con un resultado fatal. La mayoría de ellos son consecuencia de escalar. A pesar de que parece divertido y atlético, escalar es una de las causas más comunes de caídas y lesiones graves entre los más pequeños.

11. Ir en bicicleta sin casco

No sorprende que el ciclismo sea una de las actividades favoritas de los niños, ya que les aporta sensación de independencia, libertad y diversión, exactamente aquello que más desean. Sin embargo, ir en bicicleta puede ser peligroso cuando se conduce de manera irresponsable, especialmente, para los más pequeños.

Lo que se aplica a los adultos, por supuesto, también se aplica a los niños. Llevar el casco puesto es la regla de seguridad número uno, ya que protege la cabeza en caso de caída. Usarlo puede prevenir de lesiones cerebrales y traumas severos. También es importante que nunca dejes a tu hijo que vaya en bicicleta sin supervisión de un adulto. El ciclismo puede ser una gran actividad familiar, así que sé un buen ejemplo y ve con ellos con tu casco puesto.

Esperamos que esta lista de peligros potenciales te ayude a que tus hijos disfruten de su vida diaria de un modo más seguro. ¿Te consideras un padre sobreprotector? ¿Cuál fue la aventura más peligrosa en la que te viste envuelto cuando aún eras pequeño? Cuéntanos tus historias en los comentarios.

Ilustrado por Ekaterina Gapanovich y Alena Sofronova para Genial.guru
7-45
109k