Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

16 Historias sobre situaciones delicadas que le podrían pasar a cualquier padre o madre

Si los niños nunca te han hecho ponerte rojo de vergüenza, entonces o no eres propenso a preocuparte por lo que piensen de ti, o simplemente no tienes niños. La espontaneidad y las travesuras infantiles pueden poner a cualquiera en una situación incómoda en el momento equivocado. Y, como demuestran las historias que siguen, lo mejor que se puede hacer en esos casos es simplemente echarse a reír.

Genial.guru quedó especialmente impresionado con la historia de un travieso de 5 años que aprendió a atarse los cordones de los zapatos. Resulta que incluso dominar una habilidad tan simple puede tener consecuencias muy impredecibles.

  • Mi hijo de 3 años iba a un kínder. Una vez, al final de la semana, todos los padres fueron invitados a ver qué hacían sus hijos durante su tiempo de clase. Cuando llegamos, la maestra de mi hijo inmediatamente me llevó aparte, lejos de mi esposo y, un poco avergonzada, me preguntó si mi esposo era el padre del niño. Le respondí que sí, y ella dijo con alivio: “Le pedí a Alex que hiciera una tarjeta para el Día del Padre, y él me preguntó para cuál de los 3 papás tenía que hacerla”. Impactada, llamé a mi hijo para pedirle una explicación. Y él me dijo que tiene un papá y dos abuelos, lo que significaba que tenía tres papás. © J. L. Harrington / Quora

  • Solemos comprar variedades de manzanas verdes o amarillas, a nuestro gusto con mi marido, porque aunque a nuestro hijo le gustan más las manzanas rojas, rara vez las come, por lo que se echan a perder. Bueno, un día salíamos con él a pasear, y solo me llevé conmigo las llaves. Pasamos por una tienda de vegetales y había manzanas rojas exhibidas en la calle. Y entonces mi hijo dijo lastimeramente: “Ojalá tuviera una manzana... se ve tan sabrosa... ojalá pudiera probar al menos una solita... Qué lástima que no tengamos dinero”. Me sentí la madre del año. © Alice Schmidt / Facebook

  • Mi hijo tardó mucho tiempo en empezar a hablar. Pero llegó el día en que fuimos con él a visitar a unos familiares, y para que no se aburriera, mi esposa comenzó a cantar una especie de canción infantil que decía algo como “Juntos es divertido caminar por los espacios abiertos”. Antes, eso funcionaba perfectamente, pero esa vez, no. Tan pronto como comenzó la canción, mi hijo reaccionó instantáneamente:
    —¡Mamá, no cantes!
    Mi esposa se interrumpió de golpe y guardó silencio, y yo me pregunté cuánto habría tenido que soportar mi hijo la odiada canción hasta que finalmente pudo hablar. © Lobastik / Pikabu

  • Cuando era adolescente, a mi hijo le encantaba avergonzarnos. Cuando íbamos de compras a Walmart y anunciaban algo, él caía de rodillas, se tapaba los oídos con las manos y decía algo como: “¡Oh, no, las voces han vuelto! ¡Diles que se detengan!”. Una vez, cuando él y mi mamá estaban en una tienda, sacó un paquete de pañales para adultos y gritó a viva voz: “Oye, abuelita, ¿estabas buscando esto?”. Cuando iba a pasear con amigos y yo le preguntaba adónde iba, solía responder: “A los bailes campestres y de adoración al diablo”. Al final, me acostumbré y respondía casualmente: “Está bien, solo ten cuidado”. Los rostros de mis amigos en ese momento no tenían precio. Pero no importa cuánto nos avergonzara, me reía mucho con él. Ahora tiene 32 años y es papá. Espero que mi nieto resulte ser igual que él. © Lisa Kinsler / Quora

  • Hace unos 7 años, apenas podíamos llegar a fin de mes. Mi hijo tenía entonces 8 años, se interesó por la música y me pidió una guitarra como regalo de Navidad. Yo no podía pagarla y publiqué un pedido en un grupo donde se repartían cosas gratis. Una joven se ofreció a traerme una guitarra prácticamente nueva, e incluso con un juego de cuerdas y un estuche. Llegó vestida de manera festiva, con la guitarra bellamente envuelta: estaba claro que quería sinceramente regalarle una verdadera fiesta a un niño. Mi corazón estaba derretido, ¡estaba tan agradecida con ella! Y mi hijo tomó la guitarra, se volvió hacia mí y me preguntó: “Mamá, ¿por qué la chica es tan fea?”. La chica se despidió con lágrimas en los ojos y salió volando del departamento como una bala. Luego traté de contactarla para disculparme, pero no lo logré. Espero que este incidente no la haya desanimado de seguir haciendo el bien. © Oídoporahí / Vk

  • Mi mamá era una donante de sangre veterana. Su grupo sanguíneo era bastante raro: 0 negativo. Una vez, incluso la enviaron de noche en helicóptero a algún pueblo para salvar a un niño. Bueno, en una lección de biología del séptimo grado, la maestra ofreció determinar el grupo sanguíneo de quienes quisieran. Y resultó que yo también tengo el 0 negativo, como mi madre. Pero papá tenía el grupo AB y, según la tabla, mis padres no podían tener un hijo con el grupo 0. Llegué a casa y comencé a interrogar a mis padres: “¿Quiénes son mis verdaderos papás?”. Mis padres estaban en shock, hubo un pequeño escándalo. Las pruebas de ADN no estaban tan disponibles en ese entonces, por lo que enviamos a papá a hacerse un análisis de sangre. Y resultó que tenía el grupo A. Y todos suspiramos con alivio. © login380 / Pikabu

  • Tuve una conversación con mi hijo sobre el arduo trabajo en la casa. Él había comido, luego se me acercó y dijo:
    —¡Gracias, mamá, por darme el almuerzo hoy!
    Deberías haber visto la expresión en el rostro del electricista que estaba arreglando el cableado. Me quedé pensando: ¿debo esperar la visita de las autoridades del servicio social con una revisión o no? © bhbyf290569 / Pikabu

  • Cuando mi hermana menor tenía entre 6 y 7 años, llamaron a mi madre a la escuela porque mi hermana había llegado con un ojo morado. El director llamó a mi madre y dijo: “Tengo entendido que hubo un conflicto con la prima de su hija, Rebeca”. A lo que mi madre respondió que su hija no tenía una prima llamada Rebeca. Después de 15 minutos, el director volvió a llamar: “Parece que el problema fue con la novia de su hijo”. Mi madre respondió: “Mi hijo no tiene novia y lleva varios meses en Londres”. Después de eso, todas las sospechas recayeron sobre mi madre, y fue invitada personalmente al despacho. Entró, miró a mi hermana y dijo: “Borra esa porquería de inmediato”. Resultó que mi hermana había usado tinta para hacerse un hematoma debajo del ojo. Cuando se le preguntó por qué lo había hecho, respondió: “Quería saber cómo reaccionarían”. © donderblix / Reddit

  • Mamá me contó una historia divertida de su infancia. Una vez, ella y su hermano recibieron una caja de bombones cada uno. Mi madre, que era muy golosa, se comió su caja el mismo día, pero su hermano no comió los bombones y le prohibió a ella acercarse a la caja. Entonces se le ocurrió un truco: abría la caja y mordía el fondo del bombón, pero dejaba la parte de arriba. Imagínate la sorpresa de su hermano cuando, después de un tiempo, decidió agasajar a unos invitados con esos bombones. © Oídoporahí / Ideer

  • Estábamos viajando con mi hija en un autobús al kínder. Era por la mañana, había bastante gente, en una de las paradas subió una mujer que olía terriblemente a sudor y a cuerpo sin lavar. Mi hija dijo a viva voz: “Uf, la señora apesta”. Yo: “Lisa, no apesta, huele mal. Los animales son los que apestan”. (Habíamos ido a un zoológico un par de días antes, y allí sí que apestaba). Y entonces mi hijo dijo: “Las personas serán personas, pero apestan como animales”. © Nejora / Pikabu

  • Cuando era muy pequeño, mi padre me llevó a un partido de fútbol. En el camino, lo detuvo un sujeto que vendía todo tipo de basura y le ofreció darle una camiseta gratis si mi papá llenaba un cuestionario. Al final, el chico le preguntó a mi padre el número de teléfono, papá empezó a inventar uno sobre la marcha y yo no pude resistirme y dije: “Papá, ese no es tu número”. © Chowley_1/ Reddit

  • Cuando tenía unos 5 años y mi hermano unos 7, mi madre y yo fuimos al centro de la ciudad. Y mi madre tuvo una pequeña situación conflictiva en la carretera. Nada grave, pero recuerdo que estábamos esperando a la policía. Cuando llegó, el policía le preguntó a mamá si había alguien más en la camioneta y le pidió a mamá que abriera la puerta. En ese momento, mi hermano y yo pensamos que sería gracioso si fingiéramos estar sin vida. Y bueno, el policía y mi madre exhausta abrieron la puerta, y nosotros estábamos acostados en los asientos con los ojos cerrados y sin movernos. Todo se congeló dentro de mi madre. Creo que después de eso, nos echamos a reír y todo se resolvió. © cloudpuff / Reddit

  • Mi hijo estaba en la edad en que los niños prefieren llevarse todo a la boca. Una vez, estábamos caminando con él por el centro de la ciudad y vio su reflejo en el escaparate de una cafetería. Parece que simplemente se enamoró de sí mismo, porque comenzó a darle besitos a su imagen. Media docena de espectadores se rieron mientras contemplaban la escena. Lo alejé del vidrio y me fui después de decir una broma. © Alison Fenton Borel / Quora

  • A los 5 años, mi hijo aprendió a atarse los cordones de los zapatos solo, y encima con nudos dobles. Y disfrutaba practicando con nuestros zapatos. Un día, llevé a los niños a un parque nuevo. Me senté en un banco a la sombra, mientras mis pequeños jugaban en los juegos. Y luego escuché un fuerte grito. Una niña estaba atrapada en la parte superior de la estructura del juego y no podía bajar de allí. Su mamá acudió en su ayuda. Resultó que alguien había atado a la niña a un poste por el cinturón, y hasta había hecho un nudo doble. Era difícil no adivinar quién era el culpable. Me acerqué a la mujer con mi hijo para que él pidiera perdón, pero se quedó callado y tuve que disculparme yo. Y la mujer solo me lanzó una mirada enojada y se fue del parque con su hija. Otras mujeres también me miraban como si estuviera criando a un criminal. Así que también tuve que irme a casa con los niños. © Amy Babineaux-Smith / Quora

¿Tus niños te hicieron sonrojar alguna vez con sus travesuras o sus frases impredecibles? Esperamos tus historias sobre tus situaciones favoritas.

Compartir este artículo