Genial
Genial

17 Historias que demuestran que con los niños y las mascotas no es posible aburrirse

Hay muchos videos en Internet que muestran cómo reaccionan las mascotas ante la llegada de un bebé. Algunas sienten celos, otras son indiferentes, y a veces, el querido gato o perro decide convertirse en el mejor amigo del pequeño miembro de la familia desde el primer momento.

En Genial.guru decidimos alegrarte el día con historias sobre la amistad entre las mascotas y los jóvenes traviesos.

  • Mi hija menor (de 7 años) era una terrible descuidada. Era capaz de hacer un lío en su habitación en 10 minutos. Un montón de cosas en el piso, detrás del sofá, debajo de la cama, debajo de la mesa. Las conversaciones, los gritos, los castigos... ¡nada funcionaba! Incluso mi gato de 5 años estaba harto de que dejara cosas tiradas. Entonces él, que es muy limpio (acostumbrado a la caja de arena, nunca hizo sus necesidades fuera de ella), comenzó a ir al baño directamente sobre las cosas tiradas. ¡Nunca más tiró nada al piso! ¡Qué ayudante! © Oídoporahí / VK
  • Mi hija no permite que nuestro perro se acueste en su cama. Es curioso ver cómo, después de que se va, al oír el giro de la llave desde la parte de afuera de la puerta principal, el animal se acuesta silenciosamente en su cama. Cuando oye el timbre de la puerta, se dirige rápidamente hacia su lugar. © Podslyshano / Twitter

“Mi hijo de un año y medio y nuestro gatito de 14 años esta mañana”.

  • Una amiga me contó sobre una situación con su hermana menor. Su madre estaba cocinando albóndigas y la niña le preguntó:
    —Mamá, ¿qué carne es?
    —Pollo.
    —¿No te da pena el ave?
    —Se crían especialmente para comerlos después.
    Un momento de silencio.
    —Mamá, ¿también nos vamos a comer al perro? © leonP4 / Pikabu
  • Decidí enseñarle a mi hija (de 3 años) cómo alimentar al gato. Le di una botella de leche y le dije: “Viértela en su cuenco”. Por supuesto, la vertió en el recipiente, en el piso y en la alfombra. No importa, pensé, lo limpiaré más tarde. Le dije al gato: “¡Bebe todo lo que está fuera del cuenco, luego puedes beber el resto!”. Entré en la cocina 10 minutos más tarde y me sorprendí: la alfombra y el piso estaban limpios, y el recipiente estaba lleno de leche. Después de eso, es imposible no creer que lo entienden todo. © Oídoporahí / Ideer
  • El perro de mi vecina les enseña a los niños a no dejar tirados sus juguetes. Cada vez que alguien deja algunos en el césped del patio, el perro se los lleva en alguna dirección desconocida. Nadie sabe en qué parte los esconde, pero los pequeños han empezado a juntar sus juguetes sin que se los recuerden. © vasisyana / Pikabu
  • Cuando mi hijo era muy pequeño, me pidió que le diera yogur de pera. Cuando lo hice, de repente dijo que ya no le gustaba, y luego empezó a quejarse de mí con nuestro gato. © MicheleBiggane / Twitter

“Mi hijo y su gato pasan el rato juntos mientras ven Avatar”.

  • Mi hija acaba de decir que la gente tiene 2 manos para acariciar a dos gatos al mismo tiempo. Creo que tiene razón. © chelseakenna / Twitter
  • Estaba en casa y sonó el timbre. Eran dos niñas de unos 10 años. Me preguntaron por mi gato negro: “Tienes un gato negro, ¿verdad? Está en el balcón ahora mismo, y nuestra madre tiró algo de dinero desde la ventana. Él lo atrapó con su pata. ¿Puedes devolvérnoslo? Por favor...”. Salí al balcón y ahí estaba mi gato, sentado en el alféizar de la ventana, y junto a él había un billete. Se los devolví y felicité al animal por traer dinero a la casa. © Oídoporahí / Ideer
  • Una vez pregunté a mis hijos qué harían si ganaran un millón. Y mi tercer hijo, que entonces tenía unos 8 años, dijo que enseñaría a saltar en paracaídas a 1000 gatos. © riverthistle / Twitter
  • Cuando nació mi hijo, ya teníamos un perro, un pastor alemán. El niño tenía unos 2 años cuando el can se deprimió. El pobre sufría de angustia por amor. Se negaba a comer. Yo, por supuesto, lo lamentaba en voz alta. Le ponía la comida y el perro se apartaba, no quería alimentarse. Me ausenté un rato y escuché un crujido. Volví corriendo y vi esta imagen: mi hijo estaba junto al cuenco, metiendo una bolita de comida en su boca y otra en la del perro alternativamente, acariciándole la cabeza y susurrándole: “Come, Nordic, come”.

“Mi hijo se dio cuenta de que nuestro perro estaba envejeciendo y decidió darle su peluche. Le ha gustado mucho”.

  • ¿A alguien se le prohibía jugar con la computadora cuando era niño por sus malas notas en la escuela? Recuerdo que mi padre siempre lo comprobaba: si la computadora estaba caliente, significaba que había estado jugando. Pero yo tenía un truco: a menudo sacaba la carne del congelador y la utilizaba para enfriar la computadora antes de que mis padres llegaran a casa. Esto me salvaba, pero un día me olvidé de guardar la carne y mi perro me delató. Todos nos reímos. © doctorbataev / Twitter
  • Ayer iba caminando por la calle y vi un folleto de tamaño A4: “Mamá que perdió a su bebé, responde. Él te echa mucho de menos. ¡Yo lo tengo!”. Y una foto de un bebé cuervo. El chico que estaba colgando los folletos me sonrió y me explicó: “¿Y si tal vez?”. © Skyua / Pikabu
  • Mi hijo hizo una casa acogedora para el gato. Él no la apreció y se fue. Mi niño dijo con una ligera tristeza: “Qué rápido crecen y dejan el nido de sus padres”. © Moonfamagusta / Twitter
  • Le abrí un yogur a una de mis gemelas de 3 años y la senté a ver dibujos animados para poder trabajar un poco. Entonces me di cuenta de que había un extraño vacío a mi alrededor, porque normalmente el gato, la gata y el perro no se apartan de mí. Decidí comprobar cómo estaba mi hija. Y resultó que estaba sentada orgullosamente en su silla, con todos los animales a su alrededor, dándoles de comer uno por uno con su cuchara.

“Enviado por mi madre. El gato está durmiendo después de una visita de 2 días de mis hijos”.

  • Una vez, mi perro hizo lo siguiente. Cuando tenía unos pocos años, su lugar para dormir estaba en el extremo de la habitación. Yo estaba sentado en la cama, comiendo algo, y el perro de repente agarró su cama con los dientes y la arrastró por la habitación hasta la mía. Obviamente, lo hizo para que le resultara más cómodo pedirme lo que estaba comiendo. Fue muy épico. © ipetzombies / Reddit
  • Mi hijo y el gato son inseparables: juegan juntos y ponen la casa patas arriba. A veces el gato va a la habitación del fondo y duerme en la cama. Allí no se lo puede tocar. Cuando mi hijo viene y lo llama para jugar, él se hace el dormido. Sin embargo, la frase “¿Por qué duermes? Tienes un bebé, ¡pues juega con él!” tiene un efecto mágico: el gato se levanta y va hacia mi niño. Parece que realmente cree que es su hijo. © Oídoporahí / Ideer
  • Un día, mi hija escondió a su gata en su bolso con libros y esta se escapó de allí durante la clase. Como resultado, casi fue expulsada de la escuela. Lo curioso es que después también dijo: “Estaba muy enfadada con la gata. Nunca se había escapado”. Resultó que la había llevado a la escuela durante todo un mes. © syntax976 / Twitter

¿Tienes mascotas? ¿Te resulta difícil dedicar tu atención a los niños y a los animales al mismo tiempo?

Genial/Crianza/17 Historias que demuestran que con los niños y las mascotas no es posible aburrirse
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos