Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Cómo se creó Toy Story, la caricatura que dio un impulso a Pixar

La película animada Toy Story lleva 24 años atrayendo la atención de una cantidad enorme de espectadores que siguen las aventuras de Woody y sus amigos con un gran interés. Muchas personas crecieron viendo todas las entregas de esta película animada y las recuerdan de memoria. Sin embargo, pocos saben qué ocurre detrás de las escenas de la famosa caricatura. Por ejemplo, Buzz Lightyear estuvo a punto de cambiar su nombre. Y la segunda película tuvo que ser recuperada después de un grave error cometido por uno de los animadores.

En honor al éxito de la 4ta parte, Genial.guru decidió recordar la historia de la famosa franquicia.

Toy Story

En la década de los 80, un joven animador de Disney, John Lasseter, vio el potencial de la animación por computadora en la película Tron. En aquel mismo momento se dio cuenta de que era el futuro de la animación. Lasseter ofreció al estudio su visión innovadora de la caricatura que estaba en producción, La Pequeña tostadora valiente, pero sus ideas pasaron desapercibidas, y pronto fue despedido.

Unos años más tarde, Lasseter se convirtió en uno de los fundadores del estudio Pixar que luego fue vendido a Steve Jobs. En aquel momento, la compañía vendía equipos y software de animación, y las caricaturas producidas eran solo publicidad de estos productos. Los productos no gozaban de una demanda especial, y Pixar sufrió pérdidas significantes.

En 1988, Lasseter cumple su sueño y lanza el cortometraje animado Tin Toy en el que el pequeño juguete Tin Toy trata de escaparse de un niño que rompe sus juguetes. La historia recibió críticas positivas y ganó un Óscar como el mejor cortometraje de animación. Gracias a este trabajo, Disney prestó atención a su ex empleado. Así nació la idea de colaborar en la futura entrega de Toy Story. A pesar de las condiciones extremadamente desfavorables para Pixar (Disney poseía los derechos de los personajes y la producción de secuelas sin la participación de Pixar), el proyecto se puso en producción.

Inicialmente, la trama de la primera película era muy diferente de lo que vimos en la pantalla. En Disney querían que Woody fuera el principal personaje negativo, contra el cual se unieron los personajes de Tin Toy. Sin embargo, estos personajes se consideraron anticuados, entonces surgió la idea de crear a Buzz Lightyear, que podría llamarse Lunar Larry o Tempus de Morph.

Las constantes intervenciones de Disney en el desarrollo han llevado al hecho de que la idea original de Lasseter casi desapareció por completo de la caricatura. John creía que aquella versión de Toy Story era una historia sobre los personajes más miserables y mezquinos que jamás haya visto. Incluso Tom Hanks (la voz de Woody) calificó de tonto a su personaje. El preestreno de la primera mitad de la película provocó un acalorado debate entre los creadores, y el proyecto fue amenazado con la cancelación.

Lasseter, queriendo salvar a su proyecto, le ofreció a Disney reescribir el guion en solo 2 semanas. Como resultado, los personajes se volvieron tales como los vimos por primera vez. La caricatura fue lanzada en noviembre de 1995 y se convirtió en un éxito de taquilla, además recibió un Óscar honorífico por sus logros en el campo de la gráfica.

Toy Story 2

Los rumores sobre la segunda parte de la caricatura comenzaron un mes después del lanzamiento de la primera. Los autores discutieron la trama y pospusieron el inicio de la producción hasta los principios del año 1997. Cuando comenzó la producción, la mayoría del equipo creativo estaba trabajando en Bichos: Una aventura en miniatura, por lo que en la continuación de la historia de Woody y sus amigos trabajó un equipo reducido.

En junio de 1997, Disney exigió acelerar la producción. Fue sustituido el equipo de productores. También se unió al proyecto John Lasseter, quien acababa de terminar Bichos: Una aventura en miniatura.

Después de casi 2 años de producción, se descubrió que por error de uno de los empleados fue eliminado el 90 % de la caricatura. Esto fue un verdadero shock para el equipo. Afortunadamente, uno de los empleados que trabajaba a distancia, previamente hizo una copia de seguridad de los materiales y se restauró el 70 % de los datos. El resto fue recreado por el equipo durante varios días de un trabajo agotador. Al final resultó que esta no fue la etapa más difícil de la producción de la segunda parte.

El libro sobre la historia de la compañía Pixar, llamado Pixar Touch, arroja luz sobre el difícil destino de la secuela. Según el libro, después de regresar de la gira publicitaria de Bichos: Una aventura en miniatura, Lasseter examinó todo el material y, junto con el equipo, llegó a la conclusión de que Toy Story 2 debería ser completamente reproducida. Esta decisión fue recibida muy negativamente por la gerencia de Disney y otros socios, ya que no querían ni hablar sobre la prolongación de los plazos.

Lasseter y sus co-directores Ash Brannon y Lee Unkrich asumieron toda la responsabilidad, devolvieron el equipo creativo de la primera parte y comenzaron a trabajar a marchas forzadas. Las vacaciones navideñas de los miembros del equipo se dedicaron por completo a reescribir el guion, de la primera versión quedaron solo los personajes principales, la tienda de juguetes “Al’s Barn Toys” y la habitación de Andy.

El equipo se hizo tan unido que los animadores trabajaron horas extras de forma gratuita. No vieron a sus familias durante meses y trabajaron casi sin dormir para cumplir con el plazo. Un miembro del equipo incluso olvidó a su niño en el auto debido a que su mente estaba ocupada con pensamientos sobre la secuela. Cuando terminó la producción, muchos empleados fueron diagnosticados con síndrome del túnel carpiano y agotamiento nervioso. Pero nadie se arrepintió de nada.

Toy Story 2 fue llamado por los críticos “un brillante ejemplo del hecho de que la secuela puede ser mejor que la primera parte”. Rompió el récord de taquilla de la primera película y ganó varios premios prestigiosos.

Toy Story 3

Los derechos para producir las secuelas de Toy Story pertenecían a Disney. Dado que durante las negociaciones en 2004 el estudio no pudo llegar a un acuerdo con Pixar, la siguiente entrega de la película de animación fue confiada a Circle 7 Animation que propuso la siguiente versión de la trama:

  • La mamá de Andy envía a Buzz Lightyear a Taiwán para arreglarlo. Sin embargo, después de buscar en Internet, los amigos de Buzz descubren que un montón de juguetes en todo el mundo tienen problemas de funcionamiento y la compañía que los produjo comenzó su retiro masivo. Ante el temor de que Buzz simplemente sea destruido debido al defecto, el equipo de juguetes de Andy se dirige a rescatarlo. Al mismo tiempo, Buzz se reúne con otros juguetes de todo el mundo que lograron ganarse los corazones de sus propietarios, pero luego fueron retirados por el fabricante.


El estreno de la caricatura fue programado para el 2008. Pero aquella versión nunca salió a la luz, ya que en 2006 Steve Jobs vendió Pixar a Disney. Según los términos del contrato, los ejecutivos de Pixar ahora eran totalmente responsables del sector de animación de Disney. El escenario existente de la continuación de Toy Story ni siquiera fue considerado.

La trama de la tercera película comenzó su avance hacia el final lógico: Andy está creciendo, se está preparando para ir a la universidad y los juguetes están preocupados por su futuro. Por cierto, la trama nueva fue inventada durante un fin de semana. Para atraer a los actores de doblaje que participaron en las entregas anteriores, se decidió enviarles el guion gráfico completo con imágenes en movimiento, música y voces. Y los actores no tardaron nada en confirmar su participación.

En general, el proceso de producción fue más tranquilo en comparación con las entregas anteriores, sin embargo, no ha estado desprovisto de problemas. Todas las técnicas utilizadas con los modelos de personajes de películas anteriores no eran compatibles con el nuevo software, y todos los personajes tenían que ser rediseñados. Y la escena final en el vertedero tomó casi un año y medio de trabajo.

Toy Story una vez más ganó los corazones de la audiencia y los de los críticos. La mayoría de los que vieron la película dijeron que era imposible crear un final mejor. La caricatura estableció un nuevo récord de taquilla y ganó 2 premios Óscar en las nominaciones “Mejor película animada” y “Mejor canción”.

Toy Story 4

Después de un final tan colorido y emocional, la siguiente entrega de Toy Story ni siquiera fue programada. Pero la pasión por esta franquicia y la nueva idea para el guion resultaron ser tan emocionantes que la continuación se convirtió en una obsesión para los creadores, y se decidió lanzar una nueva parte.

La mayoría de los actores de doblaje volvieron a regalar su voz a los personajes. La única excepción fue Don Rickles (Sr. Cara de Papa) quien falleció en 2017. Pero a petición de su familia y gracias al archivo de grabación de voz de Disney, su voz sigue sonando en algunas escenas. En la caricatura apareció incluso Keanu Reeves quien dio su voz a un personaje llamado Duke Caboom. La producción no ha estado exenta de anécdotas: cuando llamaron a Tony Hale para ofrecerle el papel del tenedor con un trauma emocional, respondió lo siguiente: “¿La crisis existencial de la vajilla? ¡Estoy en el negocio!”

La nueva entrega sorprendió a todos los escépticos y también recibió críticas estupendas. El año que viene, otros dibujos animados tendrán que esforzarse para quitarle el codiciado Óscar a Toy Story 4. Y no es nada sorprendente, solo fíjate en el nivel de detalles y texturas al que han llegado los creadores a lo largo de los años.

Aunque ya se suponía que las últimas 2 entregas serían las finales, los creadores de Toy Story no descartan la posibilidad de una secuela.

¿Cuál es tu actitud hacia la “máquina insaciable de secuelas”? ¿Ya has visto todas las entregas de esta película de comedia animada?

Compartir este artículo