Genial
Genial

Una cálida historia sobre el hecho de que nuestra familia es lo más preciado que tenemos, incluso si nos avergonzamos de ella

El ritmo frenético de la vida moderna dicta sus propias reglas, que a veces pueden ser demasiado crueles. A menudo nos olvidamos de llamar a nuestros padres, argumentando que tenemos mucho trabajo o una vida familiar ocupada, en la que todo el tiempo se les dedica a los niños pequeños. Sin embargo, los lazos familiares son lo que puede hacer que una persona sea más fuerte, más segura de sí misma y tenga esperanza de que lo mejor está por llegar. La escritora Lyudmila Klimova, que escribió la conmovedora historia “Hijita”, está convencida de esto.

Genial.guru leyó esta historia con lágrimas en los ojos, pensando que se trata de algo que podría pasarnos a cada uno de nosotros, y tal vez ni siquiera nos daríamos cuenta.

Natalia se avergonzaba de su madre desde la edad de trece años. Fue entonces cuando comenzó a interesarse por todo tipo de cosas femeninas “adultas”. Y fue cuando se dio cuenta de que su madre no era como las otras mujeres en su pueblo, que era bastante grande.

Su mamá no estaba interesada en ropa de moda o en cosméticos. No se hacía la manicura. Y su forma de hablar era rústica, “pueblerina”, como decía Natalia. Y su profesión era una completa vergüenza: era criadora de gallinas. Y, claramente, también le faltaba educación.

Desde entonces, en la cabeza de Natalia ha quedado firmemente arraigado el deseo de volverse urbana, crecer lo antes posible y quitarse de encima hasta la última gota de su infancia pueblerina, deshacerse de ella. Creció siendo una niña inteligente, estudió bien. Claramente estaban influyendo los desconocidos genes paternos, pensaba ella. Una vez, Natalia le preguntó a su madre sobre su padre.

— Dios sabe dónde está -respondió su mamá con sencillez, y Natalia ya no volvió a preguntar.

Unos años más tarde, se fue a la ciudad e ingresó a una escuela técnica. Y ni una sola vez, ¡ni una sola vez!, en todo el tiempo de sus estudios fue a visitar a su madre. Ni siquiera en verano. Seguía viviendo en la residencia estudiantil. Y su mamá corría regularmente a ver a su Natalia con bolsas llenas de verduras y mermeladas. Terriblemente avergonzada por las ridículas boinas y los horribles suéteres de punto de su madre, Natalia nunca permitía que estuviera por mucho tiempo en la habitación que compartía con sus compañeras de clase.

— Mamá, ¿para qué vamos a quedarnos aquí? Vayamos al banco de un parque.

Su simple e ingenua madre no sospechaba del tormento de su hija. Así como siempre la había amado con su gran corazón materno, continuaba amándola. Y seguía siendo joven. Tenía solo veinte años cuando Natalia nació.

Sin embargo, la renuencia de Natalia a ir a su pueblo natal incluso en las vacaciones dio sus frutos: la chica consiguió un novio llamado Sergio. La mamá no fue invitada a la boda. Natalia temía que pudiera equivocarse y avergonzarla. Ni tampoco era que hiceran una hermosa boda. La llamó el día antes de las firmas en la oficina de registro y le dio la noticia.

— ¡Hija! ¿Pero cómo puede ser?

— ¿Cómo puede ser qué, mamá? No es nada especial, una boda de estudiantes. Y tú ven en una semana para conocerlo.

Natalia esperaba ese encuentro en agonía. Su flamante suegra se convirtió inmediatamente en su ídolo. Y ella ya compensaba mentalmente las deficiencias de su madre con los “méritos” de su suegra. Y eran (ni más ni menos) permanentes peinado, maquillaje, manicura, ropa de moda y muchas joyas. Natalia soñaba que se haría amiga de su suegra, y no notaba ni su egoísmo ni su superficialidad. Ella no se metía en la vida familiar de su hijo. Parecía contenta de haberse librado de él. El problema de la vivienda de los recién casados se resolvió de la siguiente manera: la abuela paterna de Sergio se mudó con sus padres, a la antigua habitación de Sergio, y los recién casados ​​se mudaron a vivir al departamento de ella.

Se suponía que la mamá de Natalia llegaría en tren. Cuando Natalia y su esposo subieron a la plataforma y vieron a su madre parada allí, la joven se estremeció de horror. Con una enorme mochila detrás de la espalda y dos maletas en las manos, con una boina colorida, un rompevientos de camuflaje y botas de goma, su madre miraba asustada a su alrededor, buscando a su hija, que llegaba tarde.

— Mamá, ¡aquí estamos! Él es mi esposo, Segio.

— Hola... Sergio -dijo la mamá, tímidamente.

— Encantado de conocerla -respondió Sergio alegremente, quitándole a su suegra las maletas y mochila. -Guau, ¿pero qué puso allí?

— ¿Cómo que qué? Verduras y bayas para ustedes...

— ¡Las verduras son buenas! -dijo Sergio alegremente otra vez y avanzó a paso rápido.

— ¿No podías haberte vestido bien? Estás en la ciudad — le siseó Natalia a su madre.

— Hijita, ¿acaso alguien va a mirarme?

Natalia puso los ojos en blanco. En casa, colocó sobre la mesa un plato con unos mini sándwiches, rodajas de naranja y finas rodajas de queso. Su madre lo miró todo, desconcertada.

— Hija, ¿por qué el pan es tan pequeño?

— ¡Mamá! ¡Esto se llama ca-na-pé!

Completamente confundida por la severidad de su hija, su madre murmuró:

— Entonces, quizás quieran que... ¿haga pollo con papas al horno?

Sergio, que hasta entonces miraba con tristeza las delicias culinarias en Natalia, de repente se animó:

— ¡Sí, por favor! -y miró severamente a su esposa.

— También traje un poco de repollo — la mamá de Natalia sacó de su mochila un frasco de tres litros con chucrut.

Sergio hasta gimió de placer. Alentada por el apoyo de su yerno, la mamá comenzó a vaciar sus enormes bolsas llenas de cosas ricas, acompañando a cada una con una explicación:

— Champiñones, los he salado yo misma. Y estos están en escabeche. Mermelada de fresas. Y esta es de arándanos rojos. Tomates. Pepinillos marinados, siempre me salen crujientes.

En un minuto la mesa se llenó de frascos de diferentes calibres, empujando triunfalmente los platitos de Natalia al borde hasta que parecía que estaban a punto de caerse.

Sergio expresaba su entusiasmo vigorosamente.

— ¡El mejor regalo de bodas! Mi mamá nunca ha hecho nada de esto. ¡Vaya suegra que me ha tocado! Natalia, ¿por qué pones esa cara?

Meses después, a Natalia le quedaban dos semanas para dar a luz a su primer hijo, cuando su mamá apareció de repente en el umbral de su departamento. Como siempre, estaba cargada de cosas ricas.

— Mamá, ¿qué haces aquí? Y sin avisar...

— Estoy de vacaciones, hija. Vine para visitarte, para ayudarte. ¿Qué es lo que hay que avisar?

Al día siguiente, Sergio regresó del trabajo y dijo:

— Natalia, me mandaron inesperadamente a un viaje de negocios, así que menos mal que tu mamá está contigo.

— ¿Cómo en un viaje de negocios? ¿Por mucho tiempo?

— Volveré después del fin de semana.

— Entonces no hay problema. ¿Qué podría pasarme? Faltan dos semanas para que dé a luz.

— Bueno, nunca se sabe. Por si acaso. Se quedará, suegra, ¿verdad?

Y, tras darle a su esposa un beso en la punta de la nariz, Sergio comenzó a empacar. En realidad, no se iba a ningún viaje de negocios. Simplemente durante los largos meses del embarazo de Natalia se había cansado de sus caprichos, descontento frecuente y cambios de humor, y por lo tanto decidió pasar el fin de semana en la casa de un amigo que vivía fuera de la ciudad, junto al lago, para descansar de la compañía de su esposa e ir a pescar.

A la mañana siguiente, Natalia comenzó a tener una sensación rara en el estómago. No le prestó atención, pero hacia la noche el dolor se hizo muy fuerte.

“Todavía es muy pronto”, pensó Natalia. “¿Debería llamar a mi suegra?”.

Podría decirle a su mamá, ¿pero qué podría hacer su tonta madre? Solo correría como uno de los pollos a los que cuida en el trabajo. Cuando su mamá fue a bañarse, Natalia marcó el número de los padres de Sergio.

— Querida, no es a mí a quien debes llamar, sino a una ambulancia -declaró su suegra después de haber escuchado que Natalia “parecía estar a punto de dar a luz”. -¿Sergio no está allí?

— No, está en un viaje de negocios.

— Qué extraño, podría negarse en esta situación. ¿Y yo qué puedo hacer?

El repentino desinterés de su suegra hizo que Natalia sintiera aún más dolor.

Su madre cerró el agua y escuchó los débiles gritos de su hija. Saltó afuera, envuelta en una toalla, y encontró a Natalia sentada en el suelo, apoyada contra el sofá. Se estaba retorciendo de dolor.

— ¡Hijita! ¿Ha comenzado? ¡Llamaré a una ambulancia ahora mismo!

De repente, su madre se convirtió en una persona eficaz y concentrada. Llamó a una ambulancia, indicando claramente todos los datos.

— Hijita, ¿tienes el bolso armado?

Natalia sacudió la cabeza, estirando la boca con dolor, incapaz de pronunciar una palabra. Su mamá recogió todo lo necesario para el hospital.

— Aguanta, pequeña, aguanta, no es nada, no es nada — decía la mamá de Natalia, acariciándole la espalda y los hombros hasta que llegara la ambulancia.

En el hospital, Natalia fue examinada y se la llevaron rápidamente. Su madre escuchó a los médicos decir “parto en posición de nalgas”. Sabía muy bien lo que significaba aquello. Ella misma dio a luz a su Natalia así. Vaya que sufrió entonces.

— Señora, no puede sentarse aquí. Váyase a su casa.

— ¿Cómo me voy a ir? Es mi hija...

— No se puede, señora, no se puede. No está permitido.

Pero la obstinada mujer permaneció en un banco de la “sala de espera”, donde pronto se quedó dormida. Una enfermera compasiva solo sacudió la cabeza y la cubrió con una vieja manta de lana.

Por la mañana la sacudieron por el hombro.

— Ya dio a luz. ¿Me oye? Su hija dio a luz. Es un niño. Tres kilos quinientos. Todo está bien. Ella está descansando. Vaya a su casa ahora. Las visitas se permiten por la tarde.

Una sonrisa feliz se extendió por el rostro de la somnolienta mujer. Fue al departamento de Natalia, se lavó la cara, desayunó, luego corrió a las tiendas y comenzó a dar círculos alrededor del hospital a la hora del almuerzo. Finalmente, escuchó una voz familiar:

— ¡Mamá!

— ¡Hijita!

Corrió hacia la voz que salía de una ventana, detrás de la cual estaba parada Natalia, pálida y sonriente. El edificio del hospital de maternidad era viejo, las ventanas de la planta baja eran bajas, así que se podía asomar sin problemas.

— ¿Cómo estás, hijita? ¿Está todo bien? Te traje algo... -la mamá le pasó una bolsa por sobre el alféizar.

— Mamá, ¿para qué tanto? No me hace falta.

— Come, hija, come. Lo necesitas ahora. Y, ¿cómo es?

— Es pequeeeeño — Natalia dejó caer una lágrima de ternura, y su madre respondió con toda una cascada.

— Ay, mamá...

— No es nada, hija, es de felicidad. Hijita — dijo su mamá después de una pausa, — perdóname por no haberte hablado de tu padre... Él vive aquí, en la ciudad. Solo que tiene otra familia. Le mostré tu foto. Todavía estudiabas, tenías quince años. Pero él dijo: “¿Qué le diré?”.

— ¿Para qué lo queremos , mamá? Estamos bien las dos juntas, ¿verdad? Oh, mami -se rió Natalia de repente- ahora eres abuela, ¿te imaginas? ¡A los cuarenta años! Abuela — se reía Natalia.

— Es verdad -sonrió la mamá soltando una nueva porción de lágrimas.

— Mamá, te quedarás con nosotros mientras estás de vacaciones, ¿verdad?

— Me quedaré, hijita, claro que me quedaré...

Ilustró Anastasiya Glushkova para Genial.guru
Compartir este artículo