Genial
Genial

10 Métodos de crianza poco convencionales que podrían ayudar a encontrar un lenguaje común con los hijos

Nuestros hijos son un reflejo de nosotros mismos, por lo que debemos prestar especial atención a su educación. Este es un asunto bastante serio y todos tratamos de encontrar la formación más adecuada para nuestros pequeños. Lo mejor es encontrar el método más apropiado rápido, ya que su posterior desarrollo en la vida adulta depende de lo que pongamos en sus cabezas.

Genial.guru encontró algunos métodos educativos y trucos de vida muy inusuales que una usuaria observó de su hermana mayor cuando vivió con ella durante varios meses y luego los compartió en las redes sociales.

Cómo hace que los niños quieran ayudar con la limpieza

Mi hermana no limpia los sábados. Puede empezar a limpiar fácilmente un miércoles o un domingo. Pero hace una microlimpieza todos los días. No diré que su casa quede más limpia por esto. En mi opinión, hay un caos eterno. Sin embargo, los niños le ayudan a limpiar las habitaciones casi sin quejarse ni tratar de evitarlo. Ella simplemente les dice: “¡Cinco minutos de limpieza! ¿Listos? En sus marcas, listos, ¡fuera!”, y todos comienzan a recolectar juguetes, ponerlos en sus lugares y organizar cosas esparcidas en los estantes. A veces, las reglas del juego cambian: “¡Necesitamos acomodar 10 cosas urgentemente!”. Me gusta la ligereza y la alegría de este enfoque. De alguna manera, resulta divertido. Pero hay poca eficiencia en ello; en una hora, todo puede volver a esparcirse.

Pide una sola cosa a la vez

Mi hermana les pide algo a los niños solo una o dos cosas a la vez, y ellos las hacen. Dice, por ejemplo: “Gerardo, tráeme un balde grande de la terraza” o “Ve a alimentar a las gallinas”. Sin tareas incidentales, como “Agarra también una palangana rosa” o “Y de paso riega las flores”. Todo está pensado, una solicitud a la vez. El secreto es simple: mi hermana está segura de que, en estos casos, el pequeño cerebro de los niños simplemente no puede aferrarse a más de una tarea. Además, siempre le pregunta al chico si comprendió lo que debe hacer. “¿Para qué vas al patio ahora?”, “Para darles de comer a las gallinas”. O “¿Entiendes a qué vas a la terraza?”, “A traer el balde grande”.

Les permite trepar a los árboles

Mi hermana permite que los niños trepen a los árboles y no los regaña por romperse los pantalones. Solo les pide cumplir una regla: no pararse ni agarrarse de una rama que sea más delgada y más pequeña que su brazo. No lo sé, yo simplemente les prohibiría a los niños que trepen a los árboles y definitivamente no les enseñaría cómo hacerlo correctamente. Una pierna puede resbalar de una rama gruesa o pueden pincharse un ojo. ¡Nunca se sabe lo que puede pasar!

Exige un trato respetuoso

Cualquier cosa que les diga, los niños casi siempre responden: “Sí, mamá”. No como en el ejército, “¡Sí, señor!”, pero sí algo parecido, solo que es más suave y simple: “Sí, mamá”. “¡La maestra dijo que maldijiste en la escuela!”, “Sí, mamá”. “¿Entienden lo que tienen que comprar en la tienda?”, “Sí, mamá”. “¿Están satisfechos?”, “Sí, mamá”. A veces me desconcierta tanta obediencia. Por otro lado, me gusta que los niños crezcan con una actitud de respeto hacia su madre que se manifiesta hasta en las cosas más pequeñas.

Creó una lista de consecuencias por incumplimientos y desobediencia

Mi hermana les eleva la voz a los niños de vez en cuando, pero no les grita cómo una mujer frenética. En la cocina, tienen una lista de “incumplimientos” y las consecuencias para los niños en caso de desobediencia. La lista se actualiza con reglas y sanciones por incumplimiento a medida que se desarrollan diferentes precedentes. Por ejemplo, si no se lavaron las manos, no se sientan a la mesa; si no limpiaron la mesa después de comer, no comerán con todos la siguiente vez; si no ordenaron sus juguetes antes de irse a la cama, los mismos salen volando hacia el montón de estiércol detrás de la cerca. Entonces, en lugar de “Te lo advertí” o “Una vez más, y descubrirás lo que pasará”, mi hermana simplemente señala la lista con el dedo. Y nadie discute con ella.

Cuando cocina, llama a los niños

Yo llamo a mis hijos a la mesa cuando la comida está lista. Mi hermana los llama a la cocina cuando empieza a cocinar. Uno pela las papas, el otro prepara la ensalada. A mí no me gusta la multitud en la cocina, no me gusta cuando los niños se interponen en el camino. En la cocina, no quiero que los niños me distraigan. Mi hermana hace todo lo contrario. Al principio, pensé que los estaba usando para no hacer el “trabajo sucio” ella misma. Pero este enfoque probablemente tenga más sentido de lo que creo. Después de todo, su hijo mayor, a la edad de 12 años, no solo puede cocinar huevos y preparar ensaladas, sino también cocinar una sopa simple, armar y hornear una lasaña, freír papas y hacer empanadas.

Pegó horarios de deberes y listas de chequeo por la casa

En la puerta del baño, hay un horario con las responsabilidades de los niños y los cuadritos para que puedan marcar las cosas con una palomita después de completarlas. Así como se ve en los baños públicos de restaurantes u hospitales. “Lunes: carga la ropa — Valeria, cuelga la ropa — Gerardo. Martes: pasa la aspiradora — Gerardo, quita el polvo en la habitación — Alex. Hay listas de verificación en las habitaciones para todos: “Hacer la cama, hacer ejercicio, meter los calcetines a la lavadora...”.

Antes de irse a la cama, tienen una videollamada con la abuela

Mi hermana y su suegra viven en ciudades diferentes, pero en la misma zona. Entonces, varias veces a la semana, después de que mi hermana acuesta a los niños, les entrega la tableta y le hace una videollamada a su suegra. Ella habla con los niños y les lee cuentos de hadas hasta que comienzan a quedarse dormidos. Aquí también la regañé, le dije que es una madre perezosa, ni siquiera quiere leerles un cuento de hadas. Pero mi hermana no se ofendió. Dijo que la abuela debe ver a sus nietos, y como no puede venir, este método es maravilloso para que los niños no se alejen del resto de los familiares. Antes de hablar con su abuela, los chicos se van a la cama sin atrasos.

Les permite jugar en la computadora el tiempo que se ganan

Los niños también se esfuerzan mucho por hacer las tareas del hogar porque saben que, si no las hacen, su madre no los dejará jugar con la computadora. Por lo general, solo quita el teclado, y cuando llega el momento y los niños quieren jugar, entrega el teclado por el período por el que ganaron “estrellas”, que son pegatinas que los niños reciben por completar las tareas de su lista.

Encontró una forma de que los niños no tengan rabietas en la mesa

Una de las soluciones me gusta por su genialidad, pero con mi hijo mayor todavía no he podido replicar esto. Mi hermana cocina sin tener en cuenta las preferencias de los niños. Pero les dice: “Ustedes pueden no comer uno de los ingredientes, por ejemplo, el repollo o los champiñones, pero deben comer todo lo demás”. Incluso probar sabores desconocidos: “Tal vez les gustará”. Además, los niños pueden no comer algún plato frío (por ejemplo, una ensalada o un sándwich), pero no pueden rechazar platos calientes.

¿Tienes algún método de crianza secreto que te gustaría compartir?

Compartir este artículo