13 Señales que pueden revelar claramente que has llegado a la casa de una persona con buenos modales

A muchos nos gusta recibir invitados, a pesar de que no es tan fácil hacerlo, ya que es necesario realizar mucho trabajo y pensar en un montón de detalles para no caer en una situación embarazosa. Asimismo, deseamos que las personas se vayan con buenas impresiones.

En Genial.guru pensamos en por qué vamos a visitar a algunas personas con tantas ganas y cuando nos invitan otras, buscamos pretextos para rechazar cortésmente. Entonces, ¿qué hace un anfitrión cordial que no hacen los demás?

1. Darles a sus invitados los asientos más cómodos

En un mundo perfecto se recibe a los invitados con enormes mesas de comedor y con sillas suaves. Pero, de hecho, no todo el mundo tiene tanto espacio para colocar tales tipos de muebles.

En realidad, la mesa a menudo la colocan cerca del sofá y sacan del clóset las sillas plegables y los taburetes viejos. En este caso, los anfitriones corteses ocupan los lugares más incómodos y en ningún caso se los dan a sus invitados.

2. Poner la mesa antes de la llegada de los invitados

El primer lugar entre los errores que arruinan la experiencia de una fiesta lo ocupa la falta de comida en la mesa o una larga espera de alimentos y bebidas. Es de mala educación pedir a los invitados que ayuden a poner la mesa o preparar algo. Lo ideal sería que todo estuviera listo antes de que estos llegaran.

3. No obligar a jugar juegos de mesa

Los juegos de mesa ayudan a los invitados a conocerse mejor. Pero no a todo el mundo le gustan, ya que algunos prefieren la comunicación normal. E incluso si el anfitrión realmente quiere jugar, no tiene que insistir y presionar, obligando a los invitados a participar. Es suficiente ofrecer solo una vez y tratar con comprensión la respuesta negativa.

4. No pedir ayuda con la limpieza

No es una tarea fácil limpiar después de recibir invitados, especialmente si los anfitriones habían limpiado y cocinado previamente. Pero tampoco es aconsejable pedir a algunos de los visitantes que se queden y ayuden. Según las normas de etiqueta, si los invitados te ofrecen su ayuda, es mejor rechazarlos cortésmente.

5. Tirar la basura antes de la llegada de los invitados

¿Alguna vez has tenido que usar el bote de basura en una casa ajena? Seguro que sí, porque esta es una situación bastante habitual. Cuando abrimos la puerta debajo del fregadero y vemos un bote lleno de basura, la impresión se arruina, aunque sea un poco. Antes de la llegada de los invitados, vale la pena tirar la basura y poner una nueva bolsa en el bote, a pesar de que este solo se encuentre lleno hasta la mitad.

6. Vaciar el lavavajillas

Es necesario cambiar los platos de los invitados. No se recomienda perder tiempo lavándolos, porque el anfitrión tendrá que dejar a sus visitantes desatendidos durante un período. Pero al mismo tiempo, un montón de platos sucios en el fregadero no se ven tan estéticos.

Por lo tanto, si tienes un lavavajillas en casa, entonces es mejor vaciarlo con anticipación para colocar rápidamente los platos y volver a dárselos a los invitados. De lo contrario, vale la pena pensar en un lugar donde puedas poner la vajilla sucia para que no sea visible para los visitantes.

7. No verse cansado

Normalmente, un anfitrión que quiere mostrar su talento culinario se enfrenta a una elección: cocinar todo por su cuenta y cansarse incluso antes del comienzo de la fiesta o delegar la tarea a otra persona. A veces es mejor utilizar los servicios de comida a domicilio o de catering.

No debes quejarte de lo difícil que ha sido hornear un pastel o hacer una salsa francesa, porque eso es de mala educación. Los invitados nunca deben sentirse obligados o culpables de ninguna manera.

8. Quitar todo lo innecesario del cuarto de baño

La abundancia de toallas, botellas, frascos y envases es desconcertante. El invitado entra al cuarto del baño y no entiende cómo lavarse y secarse las manos. Es bueno cuando en ese recinto están colgadas más de una toalla de mano y también hay jabón líquido (es mucho más higiénico que usar uno de barra).

Asegúrate de tener suficiente papel higiénico y ambientador. Y será mejor que guardes todo lo demás en un mueble cerrado. Por supuesto, guarda todos los calzones y los calcetines colgados en el radiador.

9. Preparar de antemano los utensilios y las herramientas necesarias

Un anfitrión responsable debe preparar de antemano todos los utensilios y las herramientas necesarias para que los invitados se sirvan comida, hagan sándwiches o cócteles. Al mismo tiempo, no es necesario servir la mesa con tenedores para comer ostras a menos que estas formen parte del menú.

10. Tomar en cuenta a los niños

De acuerdo con las reglas de etiqueta, el anfitrión debe decir claramente si la presencia de niños en la fiesta está permitida. Si la respuesta es afirmativa, entonces debería pensar en el ocio de los pequeños de antemano, aunque él mismo no tenga hijos.

Un anfitrión atento descargará dibujos animados en su memoria USB, pensará en varias actividades, preparará juguetes o un sitio para dibujar. En pocas palabras, hará todo lo posible para que los niños no se aburran y no pidan regresar a casa.

11. Elegir la música correcta

La música es una parte importante de la atmósfera festiva, por eso hay que elegirla cuidadosamente. Un anfitrión atento tiene en cuenta los gustos de los invitados y no intenta imponerles sus preferencias musicales.

Por supuesto, es imposible elegir música de modo que a todos les guste a la vez, por lo que deberías escoger algo neutral. Por ejemplo, puedes descargar recopilaciones de éxitos viejos o listas de canciones de cafeterías y supermercados.

12. Prestar atención a que el espacio tenga una temperatura agradable

A la hora de invitar a un grupo de amigos a casa, se debe prestar atención a que la temperatura sea agradable. Si tienes un aire acondicionado, entonces los anfitriones experimentados recomiendan configurar la temperatura 4 grados por debajo de lo normal en la temporada de calor.

13. Encerrar a las mascotas en otra recámara en caso de que molesten a los invitados

Todo dueño cree que su mascota es espléndida. Al mismo tiempo, debe tener en cuenta que no todos los invitados pueden pensar lo mismo, sobre todo si el animal es hiperactivo, huele mal, deja pelos por todas partes, salta sobre la mesa o hace ruidos fuertes. Algunos de los visitantes pueden ser alérgicos a los perros o a los gatos.

Si no estás seguro de que todos estén encantados con tu mascota, entonces enciérrala en otra recámara u organiza un recinto especial para ella. Sin embargo, debes asegurarte de que el animal se sienta cómodo solo.

¿Prefieres ir de visita o recibir invitados en tu casa? Cuéntanos cómo te preparas para hacerlo.

Compartir este artículo