15 Historias verdaderas que alguna vez sucedieron en el transporte público

Muchos de nosotros usamos el transporte público todos los días. Algunos tienen suerte y se suelen encontrar con compañeros de viaje agradables, mientras que otros tienen que tratar con personas poco educadas y descaradas. Probablemente tú también puedas recordar cómo intentaron sacarte de tu lugar, o tal vez hayas tenido que defender a otro pasajero injustamente ofendido.

En Genial.guru podemos recordar todo tipo de anécdotas que tuvieron lugar en el metro o en los autobuses. Al igual que los protagonistas de este artículo.

  • Autobús abarrotado: hora punta. Estaba atrás de todo y, a mi lado, la multitud había apretado a una chica contra la esquina. Pelirroja como el fuego. Me puse entre ella y la gente para que no la empujaran. Llegamos a la terminal, todos se bajaron, y luego ella se quitó el guante y pasó suavemente su mano por la mía en el pasamanos y la apretó ligeramente. Han pasado muchos años, pero aún recuerdo ese sentimiento de tierna gratitud. P. D.: No, no la invité a salir. No, no me arrepiento. © sh5273 / Pikabu
  • Hace unos años, unos amigos vinieron a visitarnos y mi esposa les hizo un recorrido por la ciudad. Cuando salían del vagón del metro, una de nuestras invitadas se dio cuenta de que había dejado su bolso en el asiento. Corrió a recogerlo, pero las puertas ya se habían cerrado y el tren partió de la estación. Este bolso fue visto por una anciana y un joven que estaban sentados en el vagón. El joven le propuso a la mujer que compartieran lo que encontraran, pero ella lo regañó y se llevó el bolso. Al principio, esperó en la estación con la esperanza de que la dueña del bolso regresara, y luego trató de dejárselo al personal del metro. Después de que se negaran a aceptarlo, la mujer se fue a casa y por la dirección que figuraba en el documento, averiguó el número de teléfono de nuestra amiga. Su esposo contestó el teléfono, llamó a su mujer y a la mañana siguiente, le devolvieron el bolso a su dueña. © Ernie Murphy / Quora
  • En un autobús lleno de gente, una mujer se dirigía obstinadamente hacia donde yo estaba. Le pedí que dejara de empujarme. Ella dijo: “No, quiero estar exactamente en este lugar”. Peleamos hasta mi parada. El esposo de la señora estaba ahí de pie con expresión de “este es tu problema, muchacho”, y los pasajeros simplemente miraban, esperando a ver cómo terminaría todo. © fosse76 / Reddit
  • Estaba viajando en un autobús lleno de gente. Dos jóvenes de unos 15 a 17 años estaban sentadas a mi lado. Una de ellas estaba escuchando música a todo volumen y aullando: esa erupción de sonidos no se podía llamar de otra forma. Una parada antes de la mía, junté coraje y puse un puñado de monedas en su falda. Luego le agradecí por el concierto y me fui. Espero que me hayan entendido y que no vuelvan a hacer eso. © Oídoporahí / Ideer

“Un autobús para matemáticos. Si resuelves 56 : 56-1 : 56, obtienes 56”.

  • Vivo en una zona rural donde el transporte público se detiene bajo petición. Un día, un autobús se detuvo en una granja. Estábamos esperando a que alguien subiera o bajara. Pero resultó que esa parada solo la necesitaba el conductor del autobús, que había decidido comprar verduras. Por cierto, después algunos de los pasajeros también bajaron y compraron productos en la tienda de la granja. © David Forgan / Quora
  • Esta mañana fui a rendir un examen. Apenas estaba preparada. En la parada del autobús, una anciana me pidió que la ayudara a subir su bolso al autobús. Bajamos juntas y la ayudé a bajar el bolso y también la ayudé a cargarlo cruzando la calle. Ella me dijo que definitivamente me iría bien en el examen. Me reí. Me fue bien. © Oídoporahí / Ideer
  • Una vez me subí al tren y vi solo dos asientos vacíos. Uno al lado de una atractiva joven y el otro al lado de un hombre mayor. Como hombre casado, decidí que no impondría mi compañía a la chica y me acerqué al hombre, que había acomodado sus cosas en los dos asientos. Se dio cuenta de que quería sentarme a su lado y me insultó. No entré en una discusión, me volví hacia la señorita y le pregunté si le importaba que me sentara a su lado. Ella sonrió y dijo que no tenía nada en contra. Al final tuvimos una linda charla durante el camino. © Grant Buchan / Quora
  • Mi amigo y yo teníamos que viajar solo una estación de metro. Bajamos, nos subimos a un tren parado y comenzamos a revisar nuestros teléfonos. Después de 3 o 4 minutos se escuchó: “Precaución, las puertas se están cerrando”. Dije: “Es nuestra parada”. Salimos corriendo del vagón, las puertas se cerraron y el tren partió. Después de 5 segundos, nos dimos cuenta de que el tren había estado parado todo ese tiempo. Lo más probable es que todo el vagón se haya desternillado de la risa. © DIMANz777 / Pikabu

Se pueden ver todo tipo de rarezas en el metro. ¿Y tú todavía tienes un reproductor de casetes?

  • Aproximadamente 2 meses después de mi cirugía de cadera, tuve que hacer un viaje con un voluminoso instrumento musical. Estaba sentado en un asiento doble, porque era físicamente imposible tener una bolsa de viaje, una mochila y una gran trompeta en mi regazo. Y luego una anciana se subió al autobús y se dirigió directamente hacia mí. Quizás porque yo era el único que parecía tener menos de 40 años. La anciana me exigió que quitara mis cosas para que pudiera sentarse. Traté de explicarle que todo no cabía en un solo lugar y que no estaba dispuesto a poner una trompeta de 4 mil USD en el pasillo, a lo que me respondió que era grosero e ignorante. Al final me di por vencido y me quedé de pie con todas mis cosas durante el resto del viaje. Los otros pasajeros primero apoyaron a la anciana, pero cuando vieron mis lágrimas por el dolor en la pierna, empezaron a apartar torpemente la mirada. © Bob10294759 / Reddit
  • Estaba en el autobús y entró volando un insecto, uno enorme, una especie de escarabajo. Saltó por aquí, saltó por allá, imposible seguirlo con la mirada. Y terminó en mi cabeza. Yo, sin histeria, por supuesto, me lo quité, pero fue horroroso. El bicho desapareció, y luego lo vi en el asiento de al lado. No muy lejos de mí estaba sentado un chico que tomó al escarabajo tranquilamente y lo tiró en la siguiente parada. Y se volvió a sentar con aire de “qué cansado estoy de todos ustedes, déjenme dormir”. © Oreneta / Pikabu
  • Antes de salir de casa, mi novia y yo tuvimos una pelea, así que no hablábamos cuando estábamos en la parada. Y luego llegó el autobús. Al subir, me distraje un rato y la perdí de vista. Terminé sentado junto a una mujer cualquiera con una chaqueta azul similar. Después de estar sentado un rato, decidí reconciliarme y di el primer paso: abracé a mi vecina y estaba a punto de besarla. En ese momento escuché: “¿Qué estás haciendo? ¡Déjame en paz!”. Mi novia vio todo eso y no pudo evitar reírse. Menos mal que esa mujer resultó tener sentido del humor y se rio cuando se dio cuenta de lo que había pasado. © Athanasios Gotsopoulos / Quora
  • En nuestra ciudad hace tiempo que en un autobús trabaja de checadora una anciana. Siempre escucha música con auriculares y, como un rapero, agita las manos con los ojos cerrados. Cuando intuye que el autobús se acerca a la parada, se quita los auriculares, grita el nombre de la estación, dice “¡Bajen, tortuguitas!”, y luego vuelve a disfrutar de la música. © Oídoporahí / Ideer

"Mi esposa es conductora de un autobús escolar. Este año, en Halloween, se disfrazó de Valerie Frizzle (personaje de la serie animada El autobús mágico — aclaración de Genial.guru).

  • Una vez, mis colegas y yo viajamos en autobús a otra ciudad. Había que pasar 8 horas viajando. Tuvimos una buena charla en el camino y luego decidimos descansar. Me puse los auriculares, encendí la música, pero al cabo de un rato me dejé llevar y comencé a cantar. El horror: ni siquiera sabía que lo estaba haciendo tan fuerte. Di un verdadero concierto a la una de la madrugada. Después de un rato, abrí los ojos y me di cuenta de que todos mis compañeros de viaje estaban despiertos, mirándome y riéndose. Y mis colegas ni siquiera me advirtieron que estaba cantando en voz alta, solo se rieron junto con los otros pasajeros. Recordaré ese viaje por el resto de mi vida. © CA Mahaveer Bagra / Quora
  • Algunas personas no esperan a que los otros pasajeros salgan del vagón y se apresuran a meterse en el tren lo antes posible. Vi cómo una mujer simplemente bajó la cabeza y entró corriendo por la puerta. Desafortunadamente, la primera persona que salía del vagón resultó ser un verdadero fortachón. Así que ella simplemente se estrelló contra él y rebotó de regreso a la plataforma. © blackmist / Reddit
  • En mi ciudad no se permite comer en los trenes y autobuses. Por el placer de hacerlo, puedes perder 250 USD. A mi amigo lo multaron por una barra de chocolate. Y un conductor de autobús me hizo bajar porque estaba comiendo gelatina. Al final, decidí que solo llevaría agua embotellada en el transporte público: necesito beber mucho líquido para sentirme bien. © Jocelyn Eke / Quora

¿Qué cosas curiosas te sucedieron en el metro, el autobús o el tren? ¿Tuviste alguna experiencia que quieras compartir con nosotros?

Imagen de portada sh5273 / Pikabu
Compartir este artículo