Genial
Genial

15+ Pruebas de que las primeras habilidades que entrenan los padres son el ingenio y la paciencia

Probablemente todos los padres tienen sus pequeños trucos diarios a fin de preparar al bebé para el paseo, darle de comer al niño las odiosas verduras y, finalmente, hacer dormir al inquieto. Mientras los hijos crecen, los papás y las mamás pasan por la “escuela de jóvenes combatientes” y obtienen la medalla de honor en paternidad.

En Genial.guru hemos recopilado los consejos de los usuarios de Internet sobre cómo lidiar con el mal genio de sus incansables niños. Y en el bono verás cómo el chat de padres los ayuda a compartir su sabiduría entre ellos.

  • A mis caprichosos y llorones niños, les mostraba con cara de complicidad un frasco de penicilina con las palabras: “Lloren aquí, por favor. Lo llenaremos y lo venderemos”. Las lágrimas desaparecían de inmediato. © Deimos / Genial.guru
  • Un truco de vida, o una pequeña tradición familiar nuestra. Cuando mi hermano y yo éramos pequeños, nuestros padres nos hacían a menudo un “pícnic”. Cocinaban papas y huevos, recogían lo que encontraban en el refrigerador, extendían una manta en la sala y colocaban las provisiones de nuestro seudopaseo. Y nosotros, como familia, nos sentábamos cómodamente a charlar y a comer. Mi hermano y yo no éramos de gran apetito, pero todo lo que había en el “pícnic” siempre nos parecía especialmente sabroso. Ahora la hija de mi hermano tiene 4 años y también le encantan sus “pícnics” familiares. © Oídoporahí / VK
  • Junto con los niños, diseñamos un menú de desayuno para cada día. Cuando eran pequeños, utilizaba dibujos recortados y les pedía que eligieran: pan, cereales, fruta, verdura y leche para cada día de la semana. Hacíamos el menú, lo poníamos en la cocina y era válido de 4 a 8 semanas. Al cabo de 4 semanas, si se aburrían de él, lo cambiábamos. Tengo tres hijos y nunca hubo un solo desayuno sin comer hasta la escuela secundaria. © Maggie Christy / Quora
  • Mi hijo no quería ir al jardín de infantes. Le dije que el jardín de infantes era un lugar de élite al que todos los adultos querían volver, pero no podían. No los dejaban entrar. Todos los adultos quieren comer, dormir y jugar con autitos las 24 horas del día. Ahora va con gusto, y a veces incluso les muestra a escondidas la lengua a los padres de los otros chicos, como diciendo: “Envídienme en silencio”. © LupaCap / Pikabu
  • Mi hija solía trabajar como instructora de natación con niños. Les gustaba mucho repetir algún elemento nuevo después de ella, y todos querían hacerlo primero. Entonces se le ocurrió una solución: “Lo haremos todos primeros, ¡pero turnándonos!”. Con los niños fue todo un éxito. © Julia Maslova / Facebook
  • Se me ocurrió una forma de enseñarle a mi hija el valor del dinero. Tenía mi propio negocio, y cuando mi hija cumplió 9 o 10 años, la puse a trabajar. Cada mes tenía que enviar facturas a los anunciantes, que es lo que ella hacía. No era tan difícil, pero tenía que ser muy diligente y concentrarse para hacer coincidir los boletines con las facturas, calcular el envío y prepararlo todo para su despacho. Recibía entre 8 y 9 USD por hora y el trabajo le llevaba cuatro o cinco horas, por lo que ganaba unos 40 USD al mes. Con ese dinero pagaba todo lo que quería: entradas de cine y palomitas, patinaje sobre hielo, jeans o zapatos de moda. Ahora tiene 36 años, es esposa, madre y propietaria de su propio negocio. Tiene mucho éxito y sabe cómo ahorrar dinero, estamos muy orgullosos de ella. © Susan L Stewart / Quora
  • Es muy frustrante cuando un niño se porta mal y no presta atención a las amenazas, aunque se le diga: “Ya está, voy a contar hasta tres”. Esto se debe a que cuando se llega a tres, no pasa nada. Por eso, mi esposa y yo solo recurrimos al conteo cuando se nos ocurre algo que puede ocurrir al final. Ni siquiera es un castigo o una amenaza, sino una acción real. Por ejemplo, decimos algo como: “Cuento hasta tres, y si aún no empezaste a cepillarte los dientes, te los cepillaré yo mismo”. Esto funciona de maravilla, rara vez tenemos que aplicar alguna sanción, ¡los niños obedecen! © Menachem Pritzker / Quora
  • Tenía un gran juego: de joven paleontólogo. Me envolvía en un par de mantas en el sofá, escondía dos o tres de docenas de dinosaurios en los pliegues, le daba a mi hijo unos palillos de sushi y un pincel. Y listo, a desenterrar los dinosaurios. Pero había una condición: no despertar a mamá. Si lo hacía, perdía. Dos horas de paz y tranquilidad estaban aseguradas. Los dinosaurios se desenterraban correctamente, yo tenía tiempo para descansar y todos estábamos contentos. Como bono: ahora el niño come hábilmente sushi con palillos e incluso nombra las características de los saurópodos y terópodos mientras duerme. © Deliria00 / Pikabu
  • La pregunta de siempre: ¿cómo conseguir que los niños coman verduras? Simplemente haz una sopa con ellas. Al principio, puedes procesar el contenido de la olla en forma de puré. A medida que el niño crezca, empezará a preguntarse: “¿Qué le habrá puesto mamá? ¡Sabe tan bien!”. © Julia Markman / Facebook
  • Cuando era joven jugaba a la reina con mi hermana pequeña. Construía un trono con almohadas, la envolvía con una manta, le ponía una mantilla de encaje sobre la cabeza y la sentaba en el trono. Me inclinaba ante ella, la llamaba “Su Majestad” y se iba “a la guerra” a la otra habitación a ver una película. © Murzilka75 / Pikabu
  • Deja que los niños tomen sus propias decisiones: eso les enseña a ser independientes. Mi truco favorito con mis dos hijos era dejarlos dirigir al peluquero. Íbamos a la peluquería con mi hijo, él se sentaba en la silla y el peluquero me preguntaba: “¿Cómo le corto?”. Y yo respondía: “No me preguntes a mí, pregúntale a él”. © Scott Sandler / Quora
  • Cuando mi hija y yo íbamos de compras al supermercado, lo primero que hacíamos era visitar la sección de juguetes: la niña tomaba y miraba todos los juguetes que le interesaban y después de jugar, pedía que la llevara a otra sección porque la de juguetes era aburrida. © Anna Anufrieva / Facebook
  • Este es un truco que siempre ha funcionado muy bien con mi hija entre los 4 y los 6 años, cuando paseábamos por la ciudad sin cochecito. Si empezaba a quejarse de que estaba cansada y quería que la cargara, le decía: “Oh, ¿estás cansada de caminar? Entonces, ¡vamos a correr!”. Y nos tomábamos de la mano y corríamos. Esto la animaba y podía pasear un poco más. Es fácil pensar que sus pequeñas piernas están cansadas, pero en realidad los niños tienen enormes reservas de energía. Se aburren rápidamente y entonces hay que cambiar su atención. © Birgitta Berglund / Quora
  • En casa generalmente nos disculpamos, damos las gracias, etc. Mi hijo de 8 años es bastante independiente y educado. Si accidentalmente toca o empuja a alguien en una tienda o en el transporte, se disculpa. Y me he dado cuenta más de una vez de que si él choca con alguna mujer, al principio ella tiene una expresión de disgusto en la cara, e incluso está dispuesta a refunfuñar, pero en cuanto él se disculpa, ella cambia de actitud inmediatamente y dice como respuesta: “¡Ah, no, chico, no pasó nada!”. Los hombres también responden bien. © LeighLee / Pikabu
  • Durante una larga caminata o un paseo con los niños, a menudo jugábamos a un juego llamado “¿Quién puede lanzar el palo o la rama más lejos?”. Nos turnábamos para lanzarlos y poco a poco íbamos avanzando. Esto puede durar varios kilómetros. © Alexsashka Bbc / Facebook

Bono

  • El chat de padres estalló con un mensaje pidiendo ayuda para encontrar el teléfono de un chico. Varias madres indicaron el lugar: detrás de los bancos en un montón de nieve, ¡intenta encontrarlo! A última hora de la noche lo encontraron. Incluso me estremecí imaginando el trabajo de los padres, y resultó que ellos habían esperado hasta el anochecer para llamar al teléfono y buscar un punto de luz en la nieve en la oscuridad. Es decir, el sonido queda absorbido por la nieve. Pero la luz se ve, y así fue como lo encontraron. ¡Así de obstinados son los padres! © nadiashiba / Livejournal

¿Qué pequeños trucos tienes que hayan sido probados en la crianza de los hijos?

Imagen de portada nadiashiba / Livejournal
Genial/Gente/15+ Pruebas de que las primeras habilidades que entrenan los padres son el ingenio y la paciencia
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos