Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

16 Pruebas de que en la vida siempre hay lugar para una buena acción

9-23
871

La bondad no solo hace del mundo un lugar mejor, sino que también ayuda significativamente a quienes la crean. Los científicos han descubierto que tratar bien a las personas puede mejorar la función cerebral y reducir los niveles de ansiedad. Se trata de la hormona del estrés, el cortisol. Su exceso puede provocar un deterioro de la función cerebral y de la memoria. La ira aumenta el nivel de esta hormona en el cuerpo, mientras que la bondad y la paciencia lo disminuyen notablemente.

Genial.guru decidió combatir el estrés y la ansiedad, así que elegimos en Internet las historias más conmovedoras sobre la bondad.

  • Un hombre está reparando un coche cerca del edificio de enfrente desde hace varios días. Afuera hace frío, y está vestido con ropa ligera. Me dije, ¿por qué no hacer algo lindo por él? Preparé café caliente, me acerqué a él y se lo ofrecí. El chico se quedó clavado en el lugar, tomó el café, me agradeció. Seguí camino a la tienda. Antes de que hiciera unos 10 metros, dijo: “Gracias de nuevo, si necesitas algo, contáctame, te ayudaré con lo que sea... Ni siquiera mi esposa me trajo un café, pero una persona que ni siquiera conozco, sí”. Sonreí, asentí con la cabeza y seguí caminando. Apenas pude contener una lágrima, qué agradable que es hacer el bien. © SoulNone / Pikabu

  • Hace poco, pasé por una cafetería y una chica de unos 15 años, con manos temblorosas por el frío, me extendió un volante que decía: “1 + 1 = 3”.
    O sea que si comprabas 2 cafés iguales, obtenías el tercero de regalo. Compré uno para mí y uno para un colega, y le di el gratuito a la promotora. Espero que los tres cafés hayan sido igual de ricos, la chica estaba feliz. © APXuK / Pikabu

  • Cuando mi tío abuelo vivía, yo a menudo me compraba libros sobre vaqueros, indios y cosas por el estilo. Mi abuelo, al ser un hombre mayor, no tenía la oportunidad de salir de casa para comprarse un libro, aunque le encantaba leer, sobre todo los westerns. Un día noté que había empezado a releer su antigua biblioteca, ya que no tenía libros nuevos. Y entonces se me ocurrió un plan. Desde entonces, cada vez que iba al quiosco, compraba 2 libros. Después de haber juntado varios, los tomaba, iba a la casa de mi abuelo, dejaba los libros en la puerta, tocaba el timbre y salía corriendo. Después, cuando lo visitaba los fines de semana, él siempre me contaba sus teorías sobre quién lo estaba haciendo y cómo iba a atraparlo. Nunca olvidaré la sonrisa en su rostro cuando hablaba sobre el “bandido de los libros”. © CrazyMcCookie / Reddit

  • Llegué a la parada y vi a un perro muy hermoso que estaba sentado a un lado del camino. Triste, hambriento y con una pata rota. Mis compañeros de trabajo se fueron y yo me senté a su lado y y me puse a llorar. Cuando terminé de llorar, empecé a leer todas las páginas públicas de la ciudad. Bueno, tal vez alguien lo estaba buscando. ¡Y lo estaban buscando! Mi llamada fue respondida de inmediato, dijeron que vendrían a recogerlo ahora mismo. Le pedí a un colega que trajera mi mochila, le di al perro toda la comida que tenía, y ahora estaba llorando porque todo terminó bien y el pequeño se iría a casa. Más tarde hablé con los dueños del perro. ¡El pequeño está en casa y ya está bien! Come bien, la pata está sanando. © yadeathcoree / Twitter

  • En una época, trabajaba en el norte, lejos de mi ciudad. Un día, regresaba a casa y tenía que hacer un trasbordo que duraba 19 horas. Salí a caminar, tenía una cartera con documentos y dinero. Paseé por la ciudad, fui a un mercado, metí la mano, ¡y el dinero no estaba! Me habían cortado el bolso y me lo habían sacado. Mis piernas cedieron. No tenía dinero, no tenía boletos, no conocía a nadie en la ciudad. Y luego se me ocurrió una idea loca: pedir un préstamo. De repente, vi a una joven mujer que caminaba hacia mí junto a su hija. Me dije “sea lo que sea”, me acerqué a ellas y le conté todo tal y como había pasado. Y le pedí que me prestara dinero para el tren, prometiéndole que en cuanto llegara se lo enviaría de inmediato. La joven me dijo que esperara fuera de su casa y entró. Y cuando salió, me entregó 20 USD. Y me dijo: “Mi esposo y yo estamos ahorrando dinero, espero que no nos engañes”. No podía creer lo que veía, tomé el dinero y un papel con sus datos. Compré un boleto e incluso me alcanzó para algo de comida. Y al día siguiente, tan pronto como llegué a casa, fui inmediatamente al banco y le transferí el dinero. © Oblomingo88 / Pikabu

  • El perro de mis vecinos se cayó por un acantilado y no podían pagar una cirugía para salvar su vida. Dejamos bajo su puerta un sobre con 500 USD y una nota que decía que era ayuda para el perro. La cantidad no era suficiente para cubrir el costo total del tratamiento, pero escuchamos que el veterinario aceptó ese dinero como pago inicial. Después de eso, el perro vivió durante mucho tiempo. © handjivewilly / Reddit

  • Cayó una gran montaña de nieve en el estacionamiento cerca de nuestra casa y estuvo ahí durante 2 semanas. Naturalmente, dar la vuelta haciendo 100 metros adicionales no es para nuestra gente. Por lo tanto, durante todo este tiempo, los residentes locales trepaban encima de los ventisqueros. ¡Y hoy sucedió un milagro, del que no cualquier constructor es capaz! El conserje hizo una escalera de dos vías y rampas para nosotros. ¡Estamos mucho mejor! © aatakaya / Pikabu

  • Hace aproximadamente un mes, cuando las heladas comenzaron a notarse, mi hija me pidió que le comprara un segundo par de guantes. Dijo: “Jugamos en la nieve durante el día, los guantes se mojan, no tienen tiempo para secarse”. Bueno, fui y compré unos segundos guantes para mi pequeña y comencé a ponerlos en su mochila. Luego noté que mi hija ponía a secar ambos pares de guantes junto a la estufa. Le pregunté qué pasaba, pero ella se metió las manos en los bolsillos y guardó silencio. La miré, puso los ojos bien grandes y dijo:
    “¡Mamá, tengo una amiga que sale a jugar sin guantes! La maestra le dijo a otra maestra que su familia es disfuncional. Le pregunté y ella me dijo que su papá se olvida sus guantes en casa. Le doy mi segundo par, ¡porque si no tiene frío en las manos!”. © Bitldgys / Pikabu

  • Una amiga mía estaba en la veterinaria. Frente a ella en la fila había una mujer con un gato que se había intoxicado. No tenía suficiente dinero para el tratamiento, escribió una declaración de que pagaría antes de tal fecha y se fue. Mi amiga y su esposo pidieron pagar la cuenta de la dama con el gato. Enfatizaron que no había necesidad de devolver el dinero. Pasó más de un año, y de repente llegó dinero a la tarjeta de mi amiga con la firma “¡Gracias por tu ayuda en septiembre de 2019!”. Lo más probable es que el número de cuenta se lo diera el veterinario, ya que lo tenían para firmar el contrato. Todos derramamos una lágrima. Querían devolvérselo a la mujer, pero: 1) No encontraron cómo, porque no tenían sus contactos; 2) Aparentemente, era importante para ella regresarlo. Decidimos sumar otro tanto y donarlo al tratamiento de los animales callejeros. © aphinadt / Pikabu

  • En la escuela secundaria, tomé un trabajo de medio tiempo en el verano para ganar dinero para ropa y entretenimiento. Mi madre nos criaba a mi hermano ya mí sola y trabajaba todo el día. Y yo escondía dinero en su bolso, a veces 20 USD, a veces 100 USD, dependiendo de cuánto tuviera. © jenniferjuniper / Reddit

  • Pasé varias veces a cargar gas en una estación de servicio. Un perro viejo yacía cerca de la entrada, ladrando ocasionalmente a los transeúntes. Llegó el invierno, el perro desapareció. Ya había pensado lo peor. Y luego fui de nuevo y vi la imagen más dulce:

“Un empleado de la gasolinera me dijo que les daba lástima dejar al perro afuera. Había estado vigilando la gasolinera durante 10 años. Lo escondían durante las revisiones”.

  • Hoy vino un mensajero de una empresa de delivery a mi restaurante. El pedido era grande, lo estábamos preparando. El mensajero me pidió sentarse en el pasillo. Nuestros platos son bastante caros, el salón siempre está lleno de gente. Hacía frío afuera, decidí prepararle un té caliente. El chico era tímido, dijo que no era necesario. Yo respondí: “Vamos, bebe. Hace frío afuera, al menos te calentarás”. Volví a la cocina y pensé: “¿Y por qué, mientras espera, no le preparo un poco de comida?”. Terminé haciéndole una gran porción de la carne a la boloñesa. Se lo llevé y él se avergonzó, dijo que no tenía hambre. Puse la comida en la mesa y le dije: “Vamos, come, terminaremos tu pedido pronto”. Como resultado, el chico estaba sinceramente feliz. © erlan08 / Pikabu

  • Cuando murió mi madre, alguien llamó a mi puerta. Era el hijo de uno de sus clientes y me dio un sobre con dinero. Yo estaba confundido. Me explicó que cuando murió su madre, ellos no tenían dinero y mi madre ayudó a sus hijos a comprar boletos de avión para que pudieran venir. Ella nunca nos lo contó. Ella no era una mujer rica. Entonces me di cuenta de que el mundo había perdido a alguien generoso. © Wackydetective / Reddit

  • Vivo en Canadá. Este invierno, manejé por mi barrio en busca de personas que necesitaran ayuda para despejar sus caminos de la nieve. Simplemente conducía, salía con una pala y comenzaba a cavar. Pensé que en lugar de ir al gimnasio, también podía quemar calorías ayudando a la gente. © pethcir / Reddit

  • El fin de semana pasado encontré una licencia de conducir. Para devolverla, encontré al propietario en Facebook y le envié un montón de mensajes, pero no respondió. Al final me terminé topando con él en la calle. La expresión de su rostro cuando le pregunté: “¿Eres John Doe?”, No tiene precio. Con los ojos muy abiertos, preguntó: “¿Cómo lo supiste?”. Saqué su licencia de conducir de mi bolsillo, él dijo “¡Amigoooo!”, me abrazó con fuerza y ​​me agradeció. Ahora somos amigos en Facebook. © DrJMoDFA / Reddit

  • Todas las mañanas, cuando preparo loncheras para mí y para mi novia, le pongo la mejor manzana, la más grande y roja, con la menor cantidad de manchas. © iam4real / Reddit

Cuéntanos, ¿cuál fue el acto de mayor bondad que has hecho en tu vida?

9-23
871
Compartir este artículo